Un obispo noruego que dimitió en 2009 abusó de un monaguillo

La Iglesia católica noruega y el Vaticano reconocieron hoy que el obispo que dimitió el año pasado presentó su renuncia después de que se descubriera que había abusado sexualmente de un monaguillo dos décadas atrás.

El Vaticano emitió un comunicado confirmando la información subida al sitio web de la Iglesia católica noruega sobre las circunstancias que hay detrás de la renuncia en junio pasado del obispo Georg Müller de Trondheim. Los abusos ocurrieron hace 20 años, cuando Mueller era tan sólo un sacerdote.

El caso es la última acusación de abusos a menores al que se enfrenta la Iglesia católica, tras acusaciones presentadas en Irlanda, Estados Unidos, Alemania y otros países.

Müller es uno de los pocos casos en Europa en donde un obispo ha dimitido por haber cometido abusos sexuales en el pasado.

El arzobispo Juliusz Paetz de Poznan (Polonia) renunció en 2002 y el cardenal Hans Hermann Groer de Viena también dimitió en 1995, ambos por acusaciones de haber abusado sexualmente de seminaristas.

En junio de 2009, el Vaticano anunció que el Papa Benedicto XVI había aceptado la renuncia de Müller, pero no precisó la razón, que se mantuvo en secreto.

Siguiendo la costumbre, en ese momento el Vaticano solo citó la ley canónica 401/2, que establece que un obispo debe presentar su renuncia al Pontífice en casos en los que se vuelve incompatible con el cumplimiento de su labor.

La Iglesia Católica en Noruega y el Vaticano admitieron los detalles del caso sólo después de que éstos fueron revelados el miércoles por el periódico noruego ‘Adresseavisen’.

“La Iglesia católica noruega está conmocionada en sus cimientos. En primer lugar quiero expresar mi compasión con la víctima y luego la vergüenza por parte de la Iglesia, destacando que Müller actuó contra todas las orientaciones y promesas que ha jurado”, señaló en un comunicado Bernt Eidsvig, arzobispo de Trondheim y Oslo.

Apartado de la actividad pastoral

Müller, quien nació en Alemania, fue obispo de Trondheim de 1997 al 2009. El Vaticano dijo que las autoridades eclesiales se enteraron de los abusos en enero de 2009. Müller presentó su renuncia en mayo de ese año y “el Papa rápidamente la aceptó”.

Más tarde el obispo se sometió a terapia y ya no está involucrado en actividades pastorales, precisó el Vaticano.

Actualmente la víctima tiene alrededor de 30 años y ha escogido permanecer en el anonimato. El caso fue conocido demasiado tiempo atrás como para que lleve a un proceso judicial bajo la ley noruega.

Publicado el abril 8, 2010 en EL Vaticano, Noticias y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: