Arizona aprueba la polémica ley que criminaliza la inmigración ilegal

Permite a la policía detener a cualquiera si hay duda de que sea indocumentado

Da derecho a los ciudadanos a instar a la policía a realizar controles

La medida es criticada por los defensores de los derechos civiles

La gobernadora de Arizona, Jan Brewer, ha promulgado este viernes la polémica ley que convierte en delincuentes a los inmigrantes indocumentados, pocas horas después de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, considerara que dicha ley iba “mal encaminada”.

Esta ley permite a la policía detener a cualquier persona si hay “sospecha razonable” de que es inmigrante ilegal, lo que los críticos han calificado como una puerta abierta hacia diferenciar a las personas por sus perfiles racial.

Otorga, además, derecho a la población civil a instar a la policía a realizar controles en caso de sospechar que alguien no se encuentra de manera legal en el país. Además, la medida obligará a los inmigrantes a llevar siempre consigo documentación que compruebe cuál es su estatus legal.

Es un arma más para atajar un problema que el Gobierno federal se ha negado resolver”, dijo la gobernadora, del Partido Republicano, antes de firmar la medida.

Brewer firmó la ley mientras frente a la sede del Capitolio estatal centenares de manifestantes protestaban por la iniciativa que pocas horas antes el presidente Barack Obama había calificado de “mal encaminada”.

La gobernadora manifestó que la ley servirá para proteger a todos los residentes del estado, no sólo de la inmigración ilegal sino también de la actividad de los cárteles de la droga que operan a través de la frontera con México.

También prometió que, cuando entre en vigor la ley, los que se encarguen de aplicarla no actuarán contra los inmigrantes que residen legalmente en el país. “No habrá medidas de la policía dirigidas contra ciertos sectores étnicos”, indicó.

Inmediatamente después de promulgar la ley la gobernadora empezó a recibir críticas. Le preguntaron cómo podrán los agentes del orden identificar a los indocumentados y cómo luce un inmigrante indocumentado a lo que la gobernadora respondió que no sabía la respuesta.

Cálculos oficiales señalan que en Arizona viven unos 460.000 inmigrantes indocumentados, la mayoría de los cuales son de origen mexicano.

En tanto, la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México (CNDH) expresó este viernes su preocupación.

“De acuerdo con la Declaración Universal de los Derechos Humanos y los demás instrumentos internacionales en la materia, toda persona tiene derecho a ejercer sus prerrogativas más esenciales bajo el principio de no discriminación“, señaló la CNDH, un organismo público autónomo.

México ya había manifestado su preocupación a través de su embajada en Washington. “Las iniciativas que se limitan a criminalizar el fenómeno migratorio crean espacios para la aplicación indebida de la ley en función del perfil racial”, afirmó la sede diplomática.

El Senado mexicano había instado el jueves a la gobernadora Jen Brewer a vetar la iniciativa.

Muchos ciudadanos de Arizona han formado grupos llamados los “minutemen”, quienes han asumido el control de la región limítrofe para capturar a individuos que crucen la frontera de manera ilegal.

Fuente  :  El Mundo

Publicado el abril 24, 2010 en Control, Noticias, Politica y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: