¿Escuelas o Prisiones?

La reforma educativa de Obama incluye crear un estándar nacional de educación, que ya han adoptado 27 estados. Se espera que por lo menos otra docena de estados se apunte antes del 2 de agosto, fecha límite para recibir “puntos” en una competición por llevarse un pedacito del pastel de 3.400 millones de dólares que repartirá el gobierno federal. Antes de esta reforma, cada estado establecía su propio nivel educativo, en algunos casos muy bajo para que los estudiantes pudieran pasar los exámenes y no ser castigados por la ley No Child Left Behind (Ningún Niño Rezagado) de George W. Bush. Los colegios que no mejoraran las notas en los exámenes estatales eran castigados y a veces cerrados. Bush prefería el palo, Obama la zanahoria.

La crisis financiera ha empujado al gobernador Arnold Schwarzenegger a recortar presupuestos en los colegios y universidades públicas, mientras que la industria carcelera sigue creciendo. Por eso ahora California se gasta más en encarcelar a sus hijos que en prepararlos. El estado gasta 216.000 dólares al año en mantener a un joven entre rejas. En contraste, la ciudad californiana de Oakland gasta 8.000 dólares al año por estudiante de escuela pública.

“Cortar el presupuesto de educación es un ahorro falso”, dice la ex-alcaldesa de Santa Bárbara Marty Blum. “El 17% del presupuesto del estado iba destinado a la educación hace 20 años. Ahora está en un 8%. El presupuesto de las prisiones era un 2% hace 20 años, y ha subido por encima del presupuesto de educación, hasta el 9%. Te van a pagar más si vas a prisión, ¡Qué locura!”.

Algunos colegios de Estados Unidos han sido diseñados por  arquitectos de cárceles, con la idea de mantener a los niños dentro y que no se escapen. En muchas ciudades de EEUU existe una “guerra preventiva” contra los adolescentes, con un toque de queda para los menores de 18 años. En Santa Bárbara, si son “cazados”  por la policía después de las 10 de la noche pululando por la ciudad, o conduciendo por sus calles sin la compañía de un adulto, la policía podrá ponerles una multa y avisar a los padres. El toque de queda se extiende también durante el horario escolar.

Este ¨toque de queda¨, curfew en inglés, es aceptado por la sociedad como una manera de proteger a los jóvenes del crimen, tanto de ser víctimas, como de caer en la tentación de cometer crímenes. Como padre es una manera fácil de forzar a los hijos a regresar a casa a una hora “decente”. Muchos padres españoles quizás envidien el toque de queda americano.

¿Pero estamos de verdad protegiendo a nuestra juventud tratándoles como criminales por salir y poniendo multas a los pequeños? Recuerdo la noticia de una niñera de Nueva York multada porque el niño hizo pis en un árbol del Central Park. No había cumplido un año la criatura y ya tenía “historial delictivo”.

Más allá de orinar en la calle, los crímenes se pagan caros, a diferencia de España. En California existe la ley Three Strikes, según la cual, como en el beisbol, si cometes tres faltas te sacan, pero no del campo, sino de la sociedad, para siempre. Según esta ley, queda en manos del juez decidir si te concede la cadena perpetua por tu tercer crimen, aunque este sea simplemente robar una pizza.

Uno de cada cien adultos en los EEUU está en la cárcel. En el 2008, más de dos millones de chavales fueron arrestados en los EEUU, la mayoría hispanos y afroamericanos. Según Children’s Defense Fund (CDF), si seguimos la misma trayectoria, uno de cada tres niños negros nacidos en 2001 acabará encarcelado durante su vida.

Existe ahora en el Congreso un proyecto de ley  bautizado como PROMESA Juvenil (Youth PROMISE, por sus siglas en inglés: Youth Prison Reduction through Opportunities, Mentoring, Intervention, Support, and Education Act, traducido algo así como Ley de Reducción de Prisión Juvenil a través de Oportunidades, Mentoring, Intervención, Apoyo, y Educación), presentado por Bobby Scott, Congresista por el Tercer Distrito de Virginia. La ley distribuiría fondos federales a los gobiernos locales para que inviertan en proyectos que ayuden a los jóvenes a mantenerse alejados de los juzgados. Según el congresista, el programa ahorrará más dinero de lo que cuesta. El Sheriff del Condado de Los Ángeles, Lee Baca, habló ante el congreso apoyando dicho proyecto de ley, como “una de las leyes más importantes que nuestra nación pudiera aprobar”.

En la educación, como en el sistema judicial, quizás la solución no sea exclusivamente el palo ni la zanahoria, sino una combinación de las dos cosas. ¿Ustedes qué opinan?

Fuente :  El Mundo

Publicado el julio 22, 2010 en Ciberguerra, Consciencia, Conspiraciones, Control, Educación, Manipulación, Noticias, Nuevo Orden Mundial y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: