El boom de la energía ‘verde’ destruye a los pueblos indígenas

Un indígena junto al río Omo, al sur de Etiopía. | Survival

Con motivo del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, Survival International ha publicado un nuevo informe acerca del impacto devastador que vive la construcción de presas hidroeléctricas.

Los pueblos indígenas han sufrido de manera desproporcionada los impactos negativos de las presas hidroeléctricas construidas en su territorio, mientras que rara vez participan en el reparto de beneficios.

A través de casos reales de Asia, África y América, el informe de Survival, Presos del desarrollo , expone el coste oculto de obtener electricidad “verde” por medio de grandes presas hidroeléctricas.

Transcurrida ya una década desde que la Comisión Mundial de Presas reconociera que los proyectos de grandes presas “han conducido al empobrecimiento y al sufrimiento de millones de personas”, seguimos asistiendo a un rápido incremento global en la construcción de las mismas, liderado por un grupo de presión internacional de esta industria que trabaja intensamente para presentar las presas hidroeléctricas como la panacea en la lucha contra el cambio climático, según ha presentado el informe.

Sólo el Banco Mundial destinará once mil millones de dólares a la construcción de 211 proyectos hidroeléctricos en todo el mundo.

Presa realizada por los indígenas en la Amazonía. | Survival

Los pueblos indígenas de todo el mundo se encuentran de nuevo al margen, viendo sus derechos violados y sus tierras destruidas.

Los indígenas amazónicos enawene nawe, viven en una zona de sabana y pluviselva tropical en el estado de Mato Grosso, al oeste de Brasil, donde las autoridades del país proyectan construir 29 presas en sus ríos.

A lo largo y ancho de la Amazonia, los territorios de cinco pueblos indígenas no contactados se verán afectados.

El pueblo indígena penan Sarawak, en la parte de malasia de la isla de Borneo, se enfrenta a ser expulsado de sus tierras para dejar paso a una presa. Los indígenas cazadores-recolectores están luchando para detener la destrucción de lo que queda de sus selvas y su modo de vida.

Otros pueblos indígenas de Etiopía también podrían verse forzados a depender de la ayuda alimentaria si no se paraliza la construcción de una presa en el famoso río Omo.

Un hombre del pueblo kwegu, en el valle del Omo, ha declarado: “Nuestra tierra se ha estropeado. Cercaron el agua y ahora pasamos hambre. Abrid la presa y dejad que fluya el agua”.

Cientos de indígenas brasileños se reunirán esta semana para mostrar su oposición a la polémica presa de Belo Monte , la tercera más grande del mundo, pues amenaza el territorio de varios pueblos indígenas y sus vitales fuentes de alimentos.

Fuente  :  El Mundo

Publicado el agosto 11, 2010 en Consciencia, Control, Educación, Energía, Manipulación, Noticias, Salud, Terrorismo y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: