Al “nuevo orden mundial”, le sobran pobres

Decir “Cascos azules de la ONU”, perece que sea garantía de lo más sagrado. Pero…

Las veces que estos ejércitos de interposición han abusado de las poblaciones que debían proteger, han sido muchas. No vamos a poner la retahíla de casos que incluyen violaciones a las mujeres, sería muy larga.

Y ahora la población de Haití ha cargado contra los Cascos Azules a los que acusan de haber llevado el cólera a la isla. Visto desde fuera, parece que no sea esta una cosa factible. Visto desde dentro, las aguas putrefactas de las que se abastece la población es un buen caldo de cultivo para la epidemia.

El terremoto y el desastre, fue a primeros de enero pasado. Ya han pasado muchos meses y las soluciones para la población, no llegan.

Ya no hay políticos haciéndose fotos con los desheredados. Ni periodistas dando la información en directo, tampoco.

La desesperación y la desesperanza, campan a sus anchas. Y quizá los Cascos Azules, también.

Haití es un pueblo invadido por ejércitos extranjeros que lo más probable es que coman muy bien y beban agua embotellada allende los mares. La miseria, sigue siendo para los nacionales. Cuando un 80 % de la población ha vivido y vive en la más absoluta pobreza, si además están viendo al ejército invasor que no sufre ni de lejos las penurias que ellos pasan, es vergonzante, vergonzoso y cualquier reacción es predecible.

Pero una vez más nos vamos a rasgar las vestiduras; no faltará quien tache a los haitianos de desagradecidos; ¡atacar a los Cascos Azules, qué desvergüenza!, vamos, que son los Cascos Azules las hermanitas de la caridad…

Lo más normal es que los hambrientos haitianos vean en los Cascos Azules una fuerza militar al servicio de sus políticos que los han venido humillando desde siempre. Desde luego, no un ejército de salvación.

En el momento de la tragedia, es pequeño país debía al Fondo Monetario Internacional 1.850 millones de dólares. Han condonado alguna de la deuda pero a la vez han “concedido” nuevos créditos. O lo que es lo mismo, quien ha sido parte de la miseria de Haití, ha sido el FMI. Entre otras calamidades, el arroz transgénico ha sido devastador para su pobre economía.

Los muertos a causa del cólera, aumentan a diario. España ha mandado millones de pastillas. Vale, ¡que buenos que somos!.

Y las depuradoras prometidas, ¿dónde están?, ¿y el resto de infraestructuras prometidas por los políticos mundiales?. ¿Dónde está la Organización Mundial de la Salud?; ¿inventado nuevas pandemias?

Las ONG están sobre el terreno, es que ya estaba antes de la tragedia. Cuando falta la justicia social, hacen falta ONG. Sus medios son limitados. Y ya sabemos que hay ONG que son realmente transparentes y otras que son un engañabobos.

Como estamos comprobando en estos tiempos, las crisis y sus consecuencias las estamos pagando los desheredados. Y claro, a la hora de hacer recortes en el mundo entero, los que ya eran inmensamente pobres, mueren sin remedio.

Al “nuevo orden mundial”, le sobran pobres.

Publicado el noviembre 19, 2010 en Auto Atentado, Consciencia, Control, Educación, Nuevo Orden Mundial, ONU y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: