[….” La Nueva Era busca una transformación simultánea del hombre y de la sociedad, para crear un mundo unido, sin barreras o divisiones, con una religión, una economía y un gobierno mundial”…. ]

El ‘boom’ del espíritu: La espiritualidad, ¿está renaciendo o es una moda?

Viaje al fondo de la onda espiritual, de la que nadie, incluido usted, parece escapar. Cada 21 de junio, cuando en el hemisferio norte se cumple el solsticio de verano, Times Square, el mítico punto de encuentro de la calle Broadway y la Séptima Avenida, en Nueva York, se llena de personas que, en padmasana -posición de loto-, saludan al sol en el día más largo del año.

La idea, que nació hace ya casi una década, logró convocar en su pasada versión alrededor de 5.000 personas de más de 30 países. Lunes, primeras horas de la mañana, la ciudad a mil, y ahí, en plena vía, todos ellos respirando y meditando al tiempo que mueven su cuerpo para cumplir con cada una de las asanas o posiciones requeridas.

Al mediodía, Times Square es otra vez la de siempre, la de los taxistas que pitan histéricos y la de los ejecutivos que en su acelere por los andenes empujan a los turistas que, embobados, miran para todos lados. Pero tal vez en medio de ese fascinante caos, como pasajero de un taxi o como caminante, esté alguno de los que aquella mañana practicaban yoga en ese lugar. ¿Qué lo diferencia de los demás? Nada, al menos en apariencia.

Sin embargo, es posible que no sucumba ante el estrés, como la persona que tiene a su lado; o que sienta un gran bienestar físico y mental. O que esté en medio de una… de una experiencia espiritual. Es decir, que no asuma el yoga como un ejercicio (lo que es bastante común en occidente y mal visto por quienes saben del tema), sino que haga parte de los millones de habitantes del planeta que ponen sus ojos en las milenarias culturas orientales en busca de un camino, de una guía, de una forma de contacto con lo trascendente.

¿Estamos diciendo que la espiritualidad (no la religiosidad, dos conceptos harto distintos) está de moda? Algunos podrían considerar que sí. Otros dirían que todo esto no es más que una respuesta sintomática a las vicisitudes de los azarosos y confusos tiempos de hoy. Pero ya volveremos sobre esta discusión.

“Las religiones se fosilizan”

Por ahora digamos que una de las características de la espiritualidad de hoy es que no hay que ‘casarse’ con alguna creencia, no hay que jurarle fidelidad a una única forma de entender a Dios. Digámoslo así: hoy se puede ser (o al menos se es) católico al tiempo que se practica yoga, se cree en la reencarnación, se hacen danzas sagradas y se consultan las runas de vez en cuando. Cosas que hace unas pocas décadas se hubieran considerado absurdas y hasta pecaminosas.

Juan Fernando Lucio lleva años estudiando las expresiones religiosas orientales y acaba de presentar la tesis para obtener el título de Magíster en Teología. Al respecto comenta: “Si uno tiene una experiencia espiritual interior y en medio de ella no se encuentra con una cruz o con la Santísima Trinidad, no necesariamente piensa que eso sea malo. Hoy uno ve que quien más lo inspira es un señor que habla en hindi (idioma oficial de la India) y eso ya no es malo para nadie. Antes de 1950, no sabría si le estaba hablando Dios o tentando el diablo”.

¿Qué sucedió? ¿Cómo pasamos del rigor religioso de otros tiempos a lo que podríamos llamar la multiplicidad espiritual de hoy? Las respuestas, son varias:

El argentino Carlos Sergio Fuster, licenciado en teología y ciencias de la religión, sostiene que “… en las últimas décadas se hizo muy notorio el fracaso de las religiones tradicionales para traer sentido a la vida de las personas y dar respuestas existenciales satisfactorias. Los tiempos cambian y las religiones se fosilizan. Por otro lado, la proximidad del fin del milenio hizo aparecer una conciencia apocalíptica y varios grupos se hicieron eco de que estamos viviendo los últimos tiempos de la historia conocida”.

Por su parte, Dharmadeva (Ignacio Zuleta), un abogado que durante doce años vivió en la India y que hoy se dedica a dar clases de yoga y a escribir (hace poco publicó su primera novela, Narciso en vilo), lo enfoca desde otro punto: “Hay cierto grado de saturación con el materialismo extremo del capitalismo. Con la aparente saciedad de lo material (que es muy clara en ciertos países europeos, en los que la mirada hacia el misticismo oriental ha estado disparada en las últimas décadas), surge el descontento íntimo, como el de un niño mimado que lo ha tenido todo y quiere algo nuevo. Una vez más, hay tiempo y condiciones para retornar a la búsqueda esencial. Cuando las generaciones tienen las necesidades ya satisfechas, empiezan a preguntarse: ¿y ahora qué? ¿cuál es mi origen? ¿para dónde voy?”.

La era de Acuario

No deja de ser irónico que, ya entrado el siglo XXI, en la era de la tecnología, en tiempos que podrían ser más incrédulos, apoyados en el conocimiento científico, la espiritualidad parezca vivir un renacer. De ahí que las razones propuestas por Fuster y Dharmadeva puedan ser válidas. Crisis de las religiones, temor ante el paso de los siglos (lo que implicaría un fin global cada vez más cercano) y una vida resuelta (que se traduciría en tiempo para interesarse en lo espiritual y desconocido): he ahí, pues, algunos de los motivos.

Pero hay otra causa que no se puede dejar de considerar. Es más, muchos homologan el ímpetu espiritual de hoy con ese concepto. Hablamos, obviamente, de la llamada Nueva Era.

Apoyados en la idea de que el sol atraviesa un nuevo período cada vez que pasa por cada uno de los signos del zodiaco, los astrólogos plantean que, a mediados del siglo XX (muchos dan como fecha exacta el 4 de febrero de 1962, otros hablan de 1940), entramos en la Era de Acuario, lo que se traduciría “en un estado vibracional diferente al que hemos tenido. El proceso de soltar una era y entrar a la otra dura 72 años. Así que la Nueva Era debería empezar por completo en 2012.

Viviremos de una manera distinta. Todo cambiará, las cosas ya no serán obligatorias. Experimentaremos el despertar de la conciencia a nivel individual, el fin de las religiones y de las políticas impuestas”. Quien habla es Jaime Alberto Suaza, ingeniero civil dedicado a la medicina holística (basada en los poderes naturales de sanación que posee el organismo) y director del instituto Fractal.

¿Nuevo orden mundial?

Marilyn Furgeson, reconocida autora sobre el tema, define así a la Nueva Era: “Es un movimiento que busca un cambio de conciencia en un número crítico de individuos, lo suficiente para precipitar la renovación de la sociedad entera”. Y José Luis Bautista, en su libro La Nueva Era: una advertencia de vida, anota: “Es un proyecto para crear un nuevo orden mundial (…). La Nueva Era busca una transformación simultánea del hombre y de la sociedad, para crear un mundo unido, sin barreras o divisiones, con una religión, una economía y un gobierno mundial”.

Pero más allá de esas definiciones, lo que entiende el hombre común al oír hablar de la Nueva Era tiene más que ver con todas las formas no tradicionales de espiritualidad, misticismo y relación con lo desconocido. Allí parecen caber los cristales, las pirámides, las energías, los ángeles, el Tarot, la acupuntura, la iridología, el chamanismo… la lista es interminable. Dharmadeva anota: “El concepto está ya contaminado por el comercio. Nos han vendido, como si fueran lo mismo, la música relajante y los mantras, cuando lo primero no es más que una melodía y lo segundo, tal y como yo lo veo, es ciencia”. Mas después reconoce que, en parte, fue gracias a la Nueva Era que conceptos tan importantes como los de yoga y ayurveda consiguieron entrar en el mundo occidental. Si no fuera por el interés que, desde la década de los 60, generó Oriente en los movimientos hippies y contraculturales nada de esto habría sucedido. “Que todo se haya comercializado un tanto es otra cosa ―añade Juan Fernando Lucio―. Pero eso siempre pasa, ¿acaso en la Biblia no convirtieron el templo en un mercado? Lo que sí es innegable es que el llamado boom espiritual de hoy está íntimamente ligado al movimiento de la Nueva Era”.

El que busca encuentra

El antropólogo John Alexander Fajardo, quien hace parte del equipo de investigación en Religiosidades Orientales y Nueva Era de la Universidad Nacional, escribió en 2009 un artículo titulado Yoga, cuerpo e imagen: espiritualidad y bienestar, de la terapia a la publicidad. Allí anota: “Aquellas dos o cuatro horas de práctica semanales dejan de ser una experiencia corporal anodina, para convertirse en un estilo de vida (…). Esta es la imagen del sujeto eficiente, armonioso y espiritual, creada por los medios masivos de comunicación y la forma de vida de las estrellas que ‘tienen un Gurú’, que se toman un tiempo de retiro en la India y que diseñan su casa con Feng Shui”.

¿Es este nuevo misticismo una moda? ¿No tiene un toque de ligereza en el que la espiritualidad se mezcla con la belleza, las creencias con la bella figura y el equilibrio de la mente con hacer lo que hacen los que están in? ¿Estamos ante una espiritualidad de spa?

Juan Fernando Lucio responde: “Eso es hasta cierto punto verdad. Es inevitable que el proceso de adopción de algo no se da sin ciertas transformaciones y, obviamente, al recibir todo lo que llegó de Oriente le hicimos muchísimos cambios que lo aligeraron, si se quiere. Pero la verdad es que si uno busca en la espiritualidad un buen cuerpo, pues eso va a encontrar; pero si la toma con profundidad y busca a Dios, a Dios hallará”.

“A veces me pregunto…”

Paula Ospina es la modelo colombiana que más lejos ha llegado (en la década de los 90 desfiló para los más grandes diseñadores y fue portada de revistas de la talla de Elle). Hace un poco más de diez años decidió dejar atrás el modelaje y meterse de lleno en el mundo de la espiritualidad. Se convirtió en una amante fiel del yoga y el ayurveda, y ahora se dedica a la fotografía.

“¿Que si todo esto es moda y tiene mucho de ligero y de fácil? No en mi caso ―responde―, porque lo que me ha ocurrido ha sido uno de los procesos mas difíciles que he vivido. El tener que enfrentarme a descubrir quién soy requiere de un enorme coraje, mucha disciplina y mucho trabajo. Sólo he comenzado a mirar, pero en algunas de las experiencias que he tenido he querido salir corriendo a refugiarme en lo fácil, en ‘lo normal’, en las distracciones y el entretenimiento. Muchas veces me he sentado durante días en silencio, con una gran lupa, a ver quién soy y he tenido que develar desde lo más hermoso hasta lo más horroroso, lo que ha sido muy difícil. Sé que ahora parece haber muchas nuevas técnicas y prácticas por todas partes, pero sólo puedo hablar de lo que yo conozco: la doctrina de Vedanta (escuela filosófica hinduista), el yoga y el budismo han estado vigentes muchos siglos. Han sido estudiados y probados y cada una de estas prácticas requiere muchísimo trabajo y esfuerzo”. Después agrega: “A veces me pregunto cómo es posible que estas enseñanzas estuvieran tan fácilmente a mi disposición y que no se utilizaran más en el día a día de todo el mundo”.

De allá pa’cá y de aquí pa’llá

Algo interesante es que los ojos espirituales del mundo parecen haberse posado sobre todo en Oriente más que en las técnicas arcaicas de misticismo y éxtasis de la América aborigen, como el yagé, el chamanismo y la ayahuasca, que sólo en los 90 empezaron a generar interés. Dharmadeva despacha la pregunta fácilmente ―y acaso con razón― sentenciando: “Puro esnobismo”, y Jaime Alberto Suaza propone toda una tesis, según la cual “… mientras Oriente ha puesto históricamente su interés en imitar el desarrollo tecnológico de Occidente, nosotros nos hemos concentrado en tomar todo lo que podamos de la espiritualidad de ellos, que representan el hemisferio cerebral derecho, que es el del alma y el espíritu, mientras nosotros somos el izquierdo, el racional. Interesarnos en su misticismo era una forma de encontrar el equilibrio”. Y añade que es sólo ahora, cuando ya se ha generado cierta proporcionalidad entre los dos lados del planeta, que empezamos a mirar hacia adentro, hacia nuestras espiritualidades prehispánicas e indígenas. Lo que por cierto, algunos expertos miran con cierto temor: les preocupa que rituales milenarios terminen convirtiéndose en prácticas ligeras, como ya sucedió con algunas expresiones orientales, y como ya empieza a suceder con el yagé, por ejemplo.

En El mundo y sus demonios, Carl Sagan escribe: “Quizá cuando todo el mundo sabe que los dioses descienden a la Tierra, alucinamos sobre dioses; cuando todos estamos familiarizados con los demonios, son íncubos y súcubos; cuando las hadas son ampliamente aceptadas, vemos hadas; en una época de espiritualismo, encontramos espíritus…”.

Ahora, cuando todo ―desde la medicina hasta la decoración, pasando por la economía y la sexualidad― se ve tocado por la onda mística, es innegable que la idea se reproduce, crece de una forma casi viral y nos lleva a terminar dándole un toque espiritual a todo, hasta lo más mínimo.

¿Está, entonces, de moda la espiritualidad? Por ahora respondamos que, vaya ironía, en el mundo tecnológico y cargado de positivismo científico de hoy, nadie parece escapar de ella.

Fuente: Andrés Arias /
http://www.revistacredencial.com.co/el-boom-del-espiritu-la-espiritualid…

 

Fuente  :    Informe21.com

Publicado el febrero 14, 2011 en Análisis, Consciencia, Control, Educación, Globalización, Infoguerra, Manipulación, Noticias, Nuevo Orden Mundial, Programación Mental, WAKE UP y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. hola a tod@s
    para perder el tiempo viendo LOS DE PROGRAMAS DEMENCIALES SERIES Y PELICULAS QUE PROGRAMAN LA MENTE CON INVENTOS SANGRIENTOS DE SED SE SANGREQUE QUIEREN QUE SEAMOS COMO ZOMBIS QUE NO PENSEMOS MAS QUE LA DROGA ELECTRONICA DE LOS BOBRIOS DE LA TV

    EL YOGASANA ES LO MEJOR.
    LA MEDITACION PERO BIEN HECHA
    LAS FRUTAS EL ALIMENTO IDEAL PARA CUERPOMENTE

    Y PARA TU COCHE EL HIDROGENO POR DEMANDA PARA AHORRAR

    Genepax, auto de 80km con 1 litro de agua

    espero que os guste y podrias hacerte uno para tu coche los videos algunos estan en ingles y el ultimo esta en italiano muy comprensible
    ES LA HERA DEL HIDROJENO
    gracias a todos un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: