Transición en Egipto, traición asegurada

Piedad para Egipto. Se han librado de Mubarak, pero nadie conoce quien será su Juan Carlos de Borbón, lo que viene a ser aún más dramático.

 

 

Egipto ignora cómo se pelaron las barbas en España

Millones de españoles (y yo entre ellos) celebramos en su día el fracaso del presunto golpe de estado del 23-F, sobre el que ya se han escrito miles de artículos acerca de una supuesta participación de la Corona en la gestación del mismo. En aquellos momentos, fueron escasas las mentes privilegiadas que sospecharon aquella posibilidad. Los incautos como yo, a regañadientes, estábamos más pendientes de una noche de cuchillos largos, que de pergeñar tramas de ese calibre.

La ingenuidad es patrimonio de los jóvenes, como ahora la de esos millones de ciudadanos que celebraron durante toda la noche de ayer, 11 de febrero, en la plaza Tahrir, de El Cairo, la salida del presidente Mubarak; jolgorio que contagiaba a los millones que contemplaban el espectáculo por las pantallas de la televisión, en la convicción de que el ejército les estaba apoyando en sus demandas. Sin embargo, ese mismo cuerpo permitió y amparó al hasta ahora presidente, para que hoy disfrute de un hermoso y confortable retiro al sur del Sinaí, en un complejo turístico de cinco estrellas.

No podemos censurar esa candidez, habida cuenta de que también fuimos millones de personas, los que confiábamos en una transición desde la dictadura, aquella por la que murieron violentamente cientos de miles de personas, a este régimen que se dice democrático.

Comienza ahora la Operación Acoso (pero con mano de seda) del refugiado. El banco suizo, donde se presume que Mubarak esconde una fortuna, ha congelado las cuentas del mentado ex presidente. Me pregunto la razón por la cual no se hizo o exigió idéntico procedimiento con Pinochet, Videla, Duvalier, la familia Franco, Somoza, Batista, con todos los políticos que sirvieron al franquismo, con los empresarios que aún mantienen en secreto bienes calculados de miles de millones de euros, que aun no siendo responsables directos de la represión de un pueblo, fueron coautores de la estafa más monumental que se dio en nuestro país, desde que Felipe González comenzó a montar su estrategia de corrupción intelectual, policial, mediática y sindical, sirviendo en bandeja a Amedos, Dominguez o Roldanes, las llaves donde se guardan los fondos reservados, para que jugaran en los casinos de Francia, contrataran servicios sexuales, o asesinaran ciudadanos refugiados en otras áreas geográficas, presuntos miembros de ETA, GRAPO y otras personas que jamás tuvieron el derecho de ser escuchadas.

¿Qué importa ya Mubarak, cuando el régimen sigue intacto, ni es presa de ataques mediáticos, como en los casos de Cuba o Irán, Venezuela o Bolivia? Todos los periodistas españoles o extranjeros, destacados en El Cairo, parecían hallarse en un festejo mitad tenso, mitad esperanzador, como en la Carrera de San Jerónimo aguardando la rendición de Tejero y sus Armadas, hasta que llegara el Elefante de la Zarzuela y preguntara si merecía la pena erigirse en sátrapa descarado u optar por el teatro, encarnando el papel de rey amigote del pueblo llano, para sentarse ufano en el trono que desde hace decenios le proporciona 9 millones de euros anuales. Y, para colmo, parecer demócrata… pero sin condenar el terrorismo de quien le nombró sucesor del Caudillo. O sea, el mismo Franco.

Un mensaje de la misma enjundia  es el que hoy recibe el pueblo egipcio, jubiloso por la huída de Mubarak, satisfecho del eco de sus protestas,   pero tuerto, sordo e ignorante de que el neo liberalismo, ese capitalismo salvaje que protegió hasta ayer a su mandatario, no va a consentir que el panorama económico, laboral, cultural, sindical, religioso y social, vire el rumbo hacia un terreno que rechazan tanto Israel como Obama, aún cuando el de la Casa Blanca simule alborozado, pero manteniendo línea abierta con Tel Aviv, para serenar los ánimos de los asesinos sionistas que no van a consentir que el futuro gobierno egipcio se parezca, ni un tantito así, al de Irán.

Las experiencias propias, por desgracia, no son traspantables. Aquella sociedad seguirá a otro Faraón con rostro diferente al de Mubarak, que iniciará su mandato dirigiendo bellos discursos a la población, pero abriendo cuentas secretas en Suiza, en las islas Caimán o donde le convenga a la Mafia de Wall Street.

Si tuviera dinero, invitaría a miles de amigos españoles, vascos, catalanes, gallegos, canarios o andaluces, a viajar en masa  hacia la tierra de La Esfinge, para advertir del peligro a los alegres jóvenes de aquellas tierras, a quienes no se consentirá que saquen a relucir su orgullo de creyentes en la doctrina del Islam, pero sí se les animará a que vistan Adidas, calcen Nike, consuman Coca-Cola, canten a Lady Gagá, almuercen una hamburguesa de carne podrida en el Mac Donald más cercano e ingieran, por cualquier vía corporal, sustancias habituales en la dieta de un ejecutivo agresivo.   Todo ello no tendría menor importancia, si el sistema tuviera como soporte y cimiento una verdadera democracia, cuya política sociocultural tratase de evitar en lo posible el consumo irresponsable de ese tipo de basura. Hoy el enemigo del fascismo no es Lenin, sino el profeta Mahoma.

Egipto no va a caminar por la senda de Vietnam. Ni por la de Venezuela. No festeja una Revolución de los Claveles. No hay  lugar todavía para los sueños de democracia, porque son los asesinos de ese sistema quienes anhelan dirigir los destinos de aquella otrora monumental civilización, jaleando al pueblo desde los medios de comunicación, soltando proclamas que subliminalmente parecen decir: “¡Viva la transición¡”, “No temáis, pueblo egipcio, que un Juan Carlos de Borbón es la solución a vuestros males”, “Mubarak ya se ha ido, cantad, jóvenes, cantad”…

Y es que las cadenas de televisión estaban felices, mostrando cómo era aquella Revolución de los Jóvenes, en la certeza de que era algo parecido a la transición española, entregada a los telespectadores más como una telenovela, que como una protesta con contenido verdaderamente rupturista. Los programas en los que jamás se denunció tal dictadura, se alegraban de la huída de Mubarak, aunque hiciera diez minutos que conocían de la existencia. Ni una sola referencia al rey Mohamed VI de Marruecos, tan criminal y ladrón como Mubarak. El régimen sabe cambiar el nombre y al hombre, para que nada cambie.

Lo cierto es que ya desde la CE y la Casa Blanca, siempre contando con el beneplácito del Mossad y del gobierno de Israel, se han lanzado de lleno a convocar al ejército, en el más absoluto de los secretos, para determinar varios objetivos, de los que los más cruciales son organizar las elecciones para que gane el previsto, encontrar a ese líder creíble y sumiso, asegurar los bienes de aquellos que ayudaron a Mubarak a mantenerse 30 años en el poder (lleva más el Rey de España), pactar con Netanyahu la continuidad de la misma política que diseñaron en EEUU para el gobierno anterior, asegurar el libre mercado y evitar un solo paso hacia el socialismo, viniera de las fuerzas islámicas, del mismo ejército (no caerá esa breva) o de un partido político escorado a la izquierda.

¡Pero qué digo¡… No quiero aguar la fiesta a los descendientes de Cleopatra. Los egipcios tienen hoy todo el derecho a celebrar la renuncia de Hosni Mubarak, eufóricos en plazas y calles, mientras su ejército continúa retirando barricadas y alambres de púas con los que se había rodeado a la multitud, llevándose decenas de cadáveres que se hallaron dentro de algunos coches quemados, que forman parte de los 300 muertos con que se ha saldado la protesta ciudadana. Y ese dolor merece una compensación moral, económica y política, que dudo se produzca en el futuro inmediato.

Un portavoz del Partido Nacional Democrático, en el que figura aún Hosni Mubarak, declaraba hace menos de 48 horas que el jefe de Estado había salido de El Cairo hacia la localidad de Sharm el-Sheikh, al sur de la península del Sinaí, donde posee una residencia a lo Borbón, rodeada de hoteles 5 estrellas, varios puertos en los que anclan yates de lujo, donde existen varios restaurantes para millonarios, todo ello digno de un dictador al que la Casa Blanca y la Comunidad Europea no abandonarán nunca, no sea que se vaya de la lengua en un ataque de dignidad tardía, revelando asuntos que podrían involucrar a personalidades hoy respetadas.

Supongamos que Mubarak se enfada por lo del bloqueo de su caja fuerte en un Banco de Suiza, entregando a la prensa un listado de las prostitutas del harén de Berlusconi, los manuales para abrir cuentas en paraísos fiscales, que le llegaron desde la presidencia del BBV o del Santander, así cómo dónde refugiarse de las probables iras de los talibanes, entre los que, para tranquilidad del ex presidente, hay infiltrados agentes españoles, franceses, británicos, alemanes, que conocen a la perfección dónde hay que golpear para seguir metiendo pánico a los incautos. Eso sí, todos ellos son morenos, llevan turbante y hablan inglés.

Piedad para Egipto. Se han librado de Mubarak, pero nadie conoce quien será su Juan Carlos de Borbón, lo que viene a ser aún más dramático. Lo único cierto es que el nuevo hombre fuerte del país tiene nombre y apellido: Mohamed Hussein Tantawi, actual Ministro de Defensa (por cierto, algo más recio y menos crispado que Carme Chacón), quien a sus 75 años es el Jefe del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, un comité de líderes uniformados que ha tomado el control político del país, dispuesto a afilar las navajas para afeitar los sueños de democracia y participación. Transición se llama a esa figura. Me suena la historia.

Piedad para Egipto. Una nación cuyo pueblo ignora cómo se pelaron las barbas en España, por lo que  no han tenido tiempo de poner las suyas a remojar.

Fuente  :    Kaosenlared.net

Publicado el febrero 14, 2011 en Análisis, Capitalismo, Consciencia, Control, Corrupción, Educación, Egipto, España, Fascismo, Infoguerra, Manipulación, Noticias, Nuevo Orden Mundial, Politica, Revolución y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. hola a tod@ss
    SI SEÑORRR.CON UN PAR DE COJONESSS
    PARA DECIR LA VERDADDDDD
    EL VATICANO LOS IRAELITAS Y SUS EMPRESAS HACIENDOSE LA MALETA ACOSTA DE LOS INGENUOS QUE COMPRAN SUS PRODUCTOSSSS..

    un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: