EE UU presiona a Libia reubicando sus fuerzas militares en el Mediterráneo

Washington ha aumentado este lunes la presión contra el régimen del dictador libio, Muamar el Gadafi, de quien la embajadora de EE UU ante la ONU, Susan Rice, dijo que está enajenado. Rice asistió a la reunión en el Despacho Oval entre el presidente estadounidense, Barack Obama, y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, sobre la crisis en el país árabe.

Las dos partes hablaron también sobre los pasos que deber darse después de que el Consejo de Seguridad aprobara este fin de semana sanciones que incluyen un embargo de armas y congelación de bienes del régimen libio. Al tiempo que se celebraba esa reunión, el Departamento del Tesoro anunciaba la congelación de 30.000 millones de dólares de activos libios bajo jurisdicción de EE UU, la mayor cantidad en la historia que se bloquea dentro de un programa de sanciones, según este organismo.

El subsecretario del Tesoro para la lucha contra el terrorismo, David Cohen, dijo que la mayoría de los fondos congelados pertenecen al Banco Central de Libia y al Fondo de Inversión Soberano, Libyan Investment Authority, que EE UU considera que están controlados por Gadafi y su familia. El Pentágono informó también del desplazamiento de unidades navales y de la Fuerza Aérea a las cercanías de Libia, como parte de una “planificación de contingencia”.

“Como parte de nuestra planificación de contingencia estamos reposicionando algunas unidades en la región de manera que tengamos flexibilidad una vez que se tome alguna decisión en relación con Libia”, dijo el portavoz del Departamento de Defensa Dave Lapan. Este desplazamiento tiene lugar cuando tanto EE UU como el Reino Unido han reconocido que se considera la imposición de una zona de exclusión aérea sobre territorio libio.

“Es una opción que consideramos activa y seriamente”, indicó Rice, quien no obstante se mostró cautelosa a la hora de pronunciarse sobre una hipotética asistencia militar estadounidense a los rebeldes, algo que consideró prematuro.

Lo que sí ha confirmado el Departamento de Estado, por boca de su responsable, Hillary Clinton, quien este lunes participó en Ginebra en la sesión extraordinaria del Consejo de Derechos Humanos de la ONU sobre Libia, es el envío de ayuda humanitaria a las frontera con Túnez y Egipto, donde la “principal prioridad es mantener el suministro de medicamentos”. Como había indicado Clinton en Ginebra, Rice confirmó el establecimiento de contactos con representantes de la oposición y de la sociedad civil libia.

Un Gobierno alternativo

“Nos encontramos en contacto con todo tipo de elementos de la sociedad civil, para asegurarnos de que apoyamos lo mejor posible las aspiraciones libias en favor de la justicia y la libertad”, señaló la embajadora. No obstante, rechazó identificar a un grupo en concreto, al indicar que la oposición libia está dispersa y no cuenta con un líder claro.

En Bengasi, la principal ciudad bajo control de los rebeldes, el ex ministro de Justicia libio Mustafa Abdel Jalil ha anunciado la formación de un gobierno alternativo, aunque hasta el momento EEUU ha tenido buen cuidado en no pronunciarse acerca de un posible apoyo. Las declaraciones de la embajadora se producen después de que el gobernante libio haya asegurado, en una entrevista concedida a la cadena de televisión ABC, que su pueblo le ama y negara que su Gobierno ha atacado a quienes se le oponen, cuando los rebeldes se acercan cada vez más a Trípoli.

Esas declaraciones, señaló Rice, muestran a un Gadafi enajenado y muestran “lo incapacitado que está para gobernar y cuán desconectado de la realidad se encuentra”. En adelantos de la entrevista, la periodista Christiane Amanpour indicó que, entre otras declaraciones, Gadafi había afirmado: “mi pueblo me ama y morirían para protegerme”, y rechazó reconocer que hubiera habido manifestaciones en las calles de Trípoli.

Asimismo, Gadafi calificó al presidente de EE UU, Barack Obama, de “una buena persona” pero al que quizá se le ha dado “información equivocada”. El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, consideró hoy que el exilio podría ser una posibilidad para solucionar la crisis, de manera que se pusiera fin al baño de sangre en el país magrebí.

Fuente  :  20  Minutos

Publicado el marzo 1, 2011 en Análisis, Armas, Consciencia, Control, Infoguerra, Manipulación, Noticias, Nuevo Orden Mundial, ONU, Politica, Programación Mental, Revolución y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: