Más multas y menos puntos

Tráfico aplicará la escala de sanciones proporcionalmente a la reducción, desde las seis de mañana lunes

La reducción del límite de velocidad en autovías y autopistas para automóviles y motocicletas de 120 a 110 km/h entrará en vigor a las 6 horas del lunes, según publicó ayer el Boletín Oficial del Estado (BOE) en el Real Decreto 303/2011 por el que se modifica el Reglamento General de Circulación.

Además, y contrariamente a lo anunciado por el vicepresidente del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, las infracciones sobre el nuevo límite de velocidad sí que llevarán aparejada la pérdida de puntos del carné de conducir. El propio Real Decreto señala que «en los supuestos de reducción del límite genérico de velocidad en autopistas y autovías de 120 km/h a 110 km/h, resultará de aplicación la pérdida de puntos establecida en el anexo IV (de la ley de Tráfico) para el límite de velocidad de 120 km/h».

Esto quiere decir que hasta los 115 km/h (radar fijo) o 117 km/h (radar móvil) no habrá sanción, pero entre esa velocidad y los 140km/h la multa será ya de 100 euros. Si el exceso de velocidad está entre 141 y 160 km/h. la sanción es de 300 euros y retirada de 2 puntos. Entre 161 y 170 km/h, 500 euros y 6 puntos. De 181 a 190 km/h, 600 euros y 6 puntos; y a partir de 191 km/h, será delito (prisión de 3 a 6 meses, retirada del carné, trabajos en beneficio de la comunidad y multa de 360 a 144.000 euros).

La nueva tabla de sanciones confirma las opiniones vertidas por muchos conductores y expertos, que han advertido que el nuevo límite de velocidad generará más multas y, por lo tanto, más ingresos para Tráfico. Actualmente, las sanciones por exceso de velocidad suman más de 700.000 al año, cifra que podría alcanzar el millón con la nueva normativa, según Automovilistas Europeos Asociados. Su presidente, Mario Arnaldo, calcula que Tráfico recaudará unos 21 millones de euros extras con el nuevo límite de velocidad. A partir de ahora, las sanciones son más elevadas puesto que se ha hecho una traslación a escala de las actuales multas con el límite de 120 km/h al nuevo de 110 km/h. Un ejemplo: si circulamos a 141 kms/h, ahora nos sancionarían con solo 100 euros y, a partir del lunes, serían 300 euros y la retirada de 2 puntos del carné. Y así sucesivamente.

Hay que recordar que a partir de las 6 horas de mañana, cuando entra en vigor la limitación de 110 km/h, todos los conductores de automóviles y motocicletas tendrán que saber que es ese el nuevo límite de velocidad en autopistas y autovías y que aunque se encuentren todavía una señal a 120 km/h o, por ejemplo, una placa tapada, la velocidad máxima autorizada es 110 km/h. Lo que manda es el Reglamento de Circulación, no una señal incorrecta.

Preguntas y respuestas

¿Qué otras soluciones se podrían plantear?

Los expertos creen que es más eficaz fomentar la renovación del parque automovilístico. Según los últimos datos de la DGT, de octubre de 2010, en España circulan 22,2 millones de turismos, de los cuales un 42,5% tiene más de diez años de antigüedad y el 73,5% más de cinco; porcentaje incluso superior en el caso de furgonetas y autobuses, más contaminantes. «Los coches con menos de cinco años consumen un 30% menos», estima Conductores Europeos Asociados (CEA). Las asociaciones apuestan además por formar en «eco-conducción»; calculan que conduciendo de modo inteligente se ahorra hasta un 15% de combustible.

¿Cuánto le cuesta al Estado esta medida?

Fomento pegará láminas imantadas con el nuevo límite legal sobre las 6.000 señales de 120 km/h que hay en las autovías y autopistas del Estado. A un precio de entre 35 y 50 euros cada una, según el diámetro, la «obra» costará a las arcas públicas 250.000 euros. A ese montante hay que sumar los 100.000 euros que gastarán autonomías, diputaciones y cabildos en las redes de su titularidad. Así, la factura total asciende a unos 350.000 euros. Además, los técnicos de Hacienda advierten de que si el consumo de carburante baja lo estimado, el Estado dejará de ingresar de 620 millones de euros en concepto de impuestos.

¿Se traducirá en más multas al conductor?

Las asociaciones de automovilistas creen que sí. «Porque se va a producir un incumplimiento generalizado de la norma y consolidará el carácter de las multas como un pequeño impuesto», explica Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados. La AEA cree que el aumento supondrá 210.000 multas al año, que se suman a las 750.000 que se impusieron en el pasado ejercicio. Así, si se aplica la sanción mínima —de 100 euros, cuando se sobrepasa el límite de 110 km/h en una escala que va desde los 111 a 140 kilómetros—, la Dirección General de Tráfico recaudaría 21 millones de euros más por sanciones.

¿Afectará a la productividad del país?

El presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero, aseguró tras aprobar el nuevo límite que «no se trata de algo tan grave» llegar 10 o 15 minutos tarde. Sin embargo, el Gobierno británico estudia aumentar la velocidad máxima permitida en autovías de 112 a 128 km/h porque estima que tendría un efecto estimulante en la productividad de los trabajadores de su país. «Reduciría los tiempos de viaje, impulsando la economía», explicó Philip Hammond, secretario de Transporte, quien cree que el ahorro de combustible es una elección personal de cada individuo. «Ellos sabrán si necesitan o no ahorrar dinero», dijo.

¿Cuál es la velocidad máxima en otros países?

España se situará entre los países europeos con el tope legal de velocidad en autopistas y autovías más bajo cuando mañana entre en vigor el límite de 110 km/h. Zapatero destacó que es algo que ya se aplica en algunos países «de los más avanzados», y citó como ejemplo a los Estados del norte de la Unión Europea. De hecho, en Suecia, el máximo legal oscila entre los 90 y 110 km/h en autopista. En el lado contrario están Francia e Italia, donde el máximo permitido es de 130 kilómetros por hora; también en Alemania, aunque es sólo una recomendación oficial. En Holanda, Grecia y Portugal el límite en autopista es de 120 km/h.

¿Menos contaminación y menos accidentes?

Ni reducir la contaminación ni salvar vidas forma parte del objetivo final del Ejecutivo al limitar la velocidad máxima. Pero podrían ser dos de los efectos secundarios de la medida. «Aunque la velocidad no siempre tiene que ver con la seguridad, influyen más factores», dice Mario Arnaldo, de AEA. De hecho, los automovilistas avisan de que reducir la velocidad cansará más a los conductores y se dormirán al volante según el tipo de vía. En cuanto a la reducción de las emisiones, las asociaciones piden otras fórmulas como el uso responsable del vehículo o de coches con motores modernos, como los híbridos.

Fuente  :  ABC

Publicado el marzo 6, 2011 en Análisis, Capitalismo, Consciencia, Conspiraciones, Control, Educación, España, Fascismo, Infoguerra, Manipulación, Noticias, Nuevo Orden Mundial, Politica. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: