Al Zawahiri, nuevo líder de Al Qaida, amenaza con otro 11-S

El que fue lugarteniente de Bin Laden ha sobrevivido a dos ataques de aviones no tripulados en Pakistán durante la última década

 

Seis semanas después de la muerte de Bin Laden, Al Qaida (AQ) rompió el silencio para anunciar en un comunicado en la red que «después de completar la consulta, el jeque doctor Ayman al Zawahiri, que Dios le dé éxito, ha asumido la responsabilidad para dirigir al grupo». Se trata del relevo natural del saudí, quien se convierte así en el hombre más buscado por EEUU., que ofrece 25 millones de dólares por su cabeza (15 más que por el mulá Omar, líder talibán). Como ocurriera con Osama, los expertos ubican a Al Zawahiri en el cinturón tribal paquistaní, el mismo donde a comienzos de mes murió en un ataque de un avión no tripulado Ilyas Kashmiri, jefe del aparato militar de AQ. El hasta ahora número dos ha sobrevivido a dos ataques de drones americanos. En el primero perdió a una de sus mujeres y varios hijos; y cinco años más tarde, en 2006, EE.UU. volvió a darle por muerto tras una acción similar, pero de nuevo salió ileso.

En los últimos cuarenta días la cadena CNN, citando a un ex yihadista, colocó al también egipcio Saif al-Adel como jefe interino, pero tras este tiempo de deliberación en el que la respuesta en las calles a la muerte de Osama ha sido nula la cúpula de la organización mostró ayer su respaldo a Al Zawahiri. Con su barba blanca y sus inseparables gafas de pasta, este cirujano nacido hace 59 años en El Cairo desempeña desde 2001 el papel de portavoz e ideólogo de Al Qaida. En la última década ha protagonizado medio centenar de vídeos en los que trata de mantener alto el espíritu de la organización y animar a los jóvenes a unirse a su yihad sin fronteras.

Ataques a Israel y EE.UU.

En su último mensaje en la red volvió a situar a Israel y EE.UU. como principales objetivos de una continua lucha en la que busca un nuevo 11-S. Elogió el terror que Bin Laden inspiraba en el enemigo con un poema y concluyó los treinta minutos de grabación advirtiendo a EE.UU. que «no se enfrenta a individuos, sino a una nación que se levantó de las cenizas, en un despertar yihadista». También tuvo unas palabras a favor de las revoluciones árabes que persiguen «el fin de las tiranías impuestas por Occidente», revoluciones en las que de momento Al Qaeda no ha tenido ningun presencia. La colaboración con Pakistán es clave para la caza del nuevo hombre más buscado del mundo, pero las relaciones entre los servicios de inteligencia de Islamabad y Washington no atraviesan su mejor momento, al menos ante la opinión pública. El lunes cinco personas fueron arrestadas en Pakistán bajo la acusación de haber colaborado con los norteamericanos en la caza de Osama —hay que recordar que la operación de las fuerzas especiales del pasado dos de mayo se desarrolló a espaldas de Islamabad, lo que provocó un auténtico terremoto político y militar interno en el país asiático— y las autoridades insisten en la necesidad de reducir «al máximo» la presencia militar estadounidense debido al creciente malestar en las calles. Nada dicen, sin embargo, de los 20.000 millones de dólares recibidos desde 2001 por su colaboración en una guerra contra el terror de la que son socio imprescindible.

La presencia de Bin Laden a escasos 150 kilómetros de la capital paquistaní, en el mismo pueblo donde se encuentra una de las más prestigiosas academias militares del país, ha reabierto el debate sobre el doble juego de Pakistán en la guerra contra el terror y en los medios locales especulan con la caza de Al Zawahiri o el mulá Omar como única manera de limpiar la reputación del aparato de seguridad tras lo ocurrido con Osama. «No es carismático. No se involucró en la anterior guerra de Afganistán y creo que tiene muchos detractores dentro de la organización», fue la descripción que de él hizo el consejero de seguridad estadounidense John Brennan tras hacerse pública la muerte del número uno de la organización. La primera batalla contra sus rivales, sin embargo, ya la ha ganado alzándose con el mando de AQ, una organización cuya cúpula parece seguir en la frontera entre Afganistán y Pakistán —donde los talibanes se apresuraron a reconocer la nueva autoridad de Al Zawahiri—, pero cuyo brazo más activo opera en Yemen a través de Al Qaida en la Península Arábiga (AQPA), la llamada «amenaza global» por la Casa Blanca.

 

Fuente  :  ABC

 

Recuerda…

 

La “bomba” destinada a Alemania era una prueba de seguridad ( EEUU )

Advertencia : CIA y NWO planean NUEVO ATENTADO EN BERLÍN para el 26-06-2011 ¿?

 

 

Publicado el junio 17, 2011 en Análisis, Auto Atentado, Consciencia, Conspiraciones, Control, Educación, Fascismo, Manipulación, Noticias, Planeta, Terrorismo, WAKE UP. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: