El Gobierno apura un pacto con CiU para la reforma de la negociación colectiva

El Gobierno tiene hoy una cita vital en su plan de reformas en la que, de momento, no las tiene todas consigo. El pleno del Congreso vota este mediodía la convalidación del decreto-ley de reforma de la negociación colectiva y el Ejecutivo solo tiene asegurados los votos del PSOE, porque el PP votará en contra y todavía pretende convencer a CiU y PNV. El Gobierno quiere asegurarse que estos dos partidos se abstengan y que luego pueda modificar el texto legal en el trámite parlamentario. Mientras, el grupo de unos 200 miembros del Movimiento 15-M que se había concentrado desde anoche a las puertas del Congreso ha levantado su protesta.

Por eso, el Ejecutivo está negociando contrarreloj un acuerdo con CiU que le permita sacar adelante la convalidación del decreto-ley. Pero CiU no está dispuesta a abstenerse si no se retira el artículo que da prioridad a los convenios estatales sobre los convenios autonómicos. Los nacionalistas catalanes exigen un compromiso escrito antes de la votación de que se modificará el decreto durante el trámite parlamentario. El Gobierno está intentando convencer a CiU para que como mínimo se abstenga para poder convalidar la norma.

Si el Gobierno perdiera la votación, quedaría en una situación de máxima debilidad, por eso la propia vicepresidenta Elena Salgado ha tomado las riendas de la negociación junto con el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez. En el caso de que CiU no se sume a ese acuerdo al final, el PNV, otro de los posibles socios disponibles, tampoco se abstendría, podría votar también en contra, como seguro hará el PP, y el Gobierno no sacaría adelante ese decreto y se vería abocado a una situación tremendamente crítica.

Porque un rechazo a ese decreto que flexibilizar más los convenios colectivos en estos momentos supondría no solo un duro revés político para el Gobierno, cuya principal razón para agotar la legislatura es precisamente culminar las reformas, como ayer reiteró José Luis Rodríguez Zapatero en el Senado. Además, redoblaría la presión de los mercados sobre España. Por ello, la intención es negociar hasta el mismo momento de la votación, si hiciera falta, para conseguir un acuerdo con el PNV.

CiU y PNV están dispuestos a votar en contra, lo que podría tumbar al Gobierno. El PNV, por no tener respuesta para que se retire el artículo que da prioridad a los convenios estatales, y CiU, porque no quiere ser de nuevo el único partido que en solitario salve al Gobierno. Hasta el último momento se mantendrá la negociación y la inquietud.

El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, había anunciado la abstención de su grupo por entender que el texto que propone el Gobierno es “insuficiente, muy deficitario y simplemente un maquillaje”. Pero anoche CiU estaba pendiente de lo que hiciera el PNV, porque no quiere aparecer como el partido, además del PSOE, que apoyó el decreto de negociación colectiva.

El portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, ha advertido que el PNV no puede apoyar el decreto, aunque no ha dicho si su grupo se abstendría o votaría en contra en caso de no conseguir el compromiso del Gobierno de que va a retirar el artículo en el que se da prevalencia a los convenios estatales sobre los autonómicos.

Los nacionalistas vascos, ha explicado, no pueden asumir la actual “prevalencia” que en la estructura de la negociación colectiva tiene el espacio negociador estatal en detrimento de los autonómicos. “Va en contra de nuestra filosofía política y es un planteamiento que de esa manera no podemos aceptar”, ha insistido. Por ello exige un compromiso “firme, claro y por escrito” de que va a cambiar este aspecto en caso de que la reforma se tramite como proyecto de ley.

ERC se debate todavía entre votar en contra o abstenerse, pero en cualquier caso su portavoz, Joan Ridao, ha dejado claro que esta formación no va a apoyar la convalidación del decreto.

Esquerra decidirá si vota en contra o se abstiene en función del compromiso que pueda adquirir el Gobierno para mejorar la iniciativa en su tramitación parlamentaria.

Ridao ha señalado que hay dos puntos contenidos en la reforma con los que ERC no está de acuerdo: la prevalencia de los convenios de empresa sobre los sectoriales y la de los convenios autonómicos porque a su vez pueden ser superados por los estatales.

Ambas medidas impiden a ERC, según Ridao, respaldar el nuevo modelo de negociación colectiva, pero todavía espera que el Ejecutivo pueda dar alguna garantía de mejora en la tramitación de la reforma como proyecto de ley, en cuyo caso se abstendría.

El portavoz reveló que ha hablado con los máximos dirigentes de UGT, Cándido Méndez, y CCOO, Ignacio Fernández Toxo, sobre este asunto, y los ha visto “muy preocupados” con la “presión” que pueda ejercer el PP durante la tramitación parlamentaria.

Por su parte, IU e ICV votarán en contra del decreto, como ha apuntado la diputada de Iniciativa, Nuria Buenaventura. “No nos parece lo justo”, ha señalado Buenaventura, quien ha recordado que el texto no se parece a lo que estaban negociando los sindicatos con la patronal antes de romperse el acuerdo.

Fuente  :  El Pais

 

Recuerda…

 

Ultraactividad, arbitraje… ¿En qué consiste la reforma de la negociación colectiva?

 

 

Publicado el junio 22, 2011 en Análisis, Control, Empleo, España, Fascismo, Manipulación, Noticias, Nuevo Orden Mundial, WAKE UP y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: