Rajoy, el más apoyado por la banca

El negocio de la banca es el de la discreción y el de guardar las apariencias. Sobre todo con el poder, al menos hasta que está constituido. Por eso ha resultado chocante en el sector financiero que el presidente del BBVA, Francisco González, se adelantara incluso al Partido Popular en aplaudir la decisión de Zapatero. Menos de 20 minutos tardó el banquero de Chantada (Lugo) en lanzar un comunicado. “Es una buena noticia. El presidente del Gobierno ha tomado una decisión adecuada. España necesita un Gobierno fuerte que tome decisiones que la sitúen otra vez a la altura de los países más importantes de Europa”. Para todos, la lectura fue un apoyo al candidato gallego, Mariano Rajoy.

Nadie duda de la afinidad ideológica de Francisco González con el PP. Hace 15 años llegó a la banca (como presidente de Argentaria) por el apoyo de José María Aznar y, sobre todo, de Rodrigo Rato, actual presidente de Bankia, la cuarta entidad financiera. Desde ahí saltó a la copresidencia del BBVA, y un año después se hizo con el poder total de la entidad aprovechando el escándalo de las cuentas secretas de Jersey que tenían los consejeros del banco vasco.

González traspasó una línea y realizó un movimiento inédito en el sistema financiero: el apoyo a un partido en disputa por el Gobierno. Sin embargo, hay que reconocer que este movimiento es coherente con lo que ha hecho González en las últimas semanas, en las que ha estado muy activo con dos entrevistas (El Mundo y Actualidad Económica) en las que reclamó un Gobierno fuerte y capaz de tomar decisiones rápidas para cambiar el rumbo de España. Esta actitud proactiva ha disparado los rumores sobre cuáles son sus intenciones. Circulan dos teorías. Según algunos, pretende dar visibilidad a su figura como futuro banquero del Gobierno del PP, aprovechando los difíciles momentos que atraviesa Emilio Botín. El banquero cántabro ha sido denunciado por la fiscalía por un patrimonio descubierto en Suiza y ha visto cómo su consejero delegado, Alfredo Sáenz, ha sido condenado por denuncia falsa por un caso de Banesto de hace más de 15 años. Ahora espera el indulto.

Otros apuntan que González se postula para ser candidato a formar parte de un posible futuro Gobierno de Rajoy, quizá una vicepresidencia económica. Sin embargo, el BBVA lo ha desmentido oficialmente y asegura que lo único que hace es reclamar medidas para la mejora de la economía. El banco dice que paga muy caro su condición de entidad española porque su financiación es más costosa que la de otros rivales europeos. Algunos ejecutivos del BBVA no han visto con buenos ojos este alineamiento de su presidente. “Un banco tiene millones de clientes, de todas las ideologías. No hace falta posicionarse tanto”, dicen. Además del BBVA, Rajoy también contará con el apoyo de Rato. El que fuera vicepresidente económico con Aznar fue criticado internamente por su presencia en la sede de Génova tras la victoria del PP en las elecciones autonómicas. Tras una campaña para intentar despolitizar las cajas, no se entendía que Rato remarcara su condición política. Su respuesta es que asiste a estos actos en calidad de ciudadano “con todos los derechos políticos, como cualquiera”. Bankia no está en los mejores momentos, pero será otro baluarte para Rajoy.

El otro polo de poder es La Caixa, tradicionalmente discreta en sus acercamientos políticos. Isidro Fainé, presidente de la mayor caja de Europa, se mueve bien entre convergentes, socialistas y populares, aunque se le considera cercano a las filas conservadoras.

La gran duda es qué movimientos hará Botín si llega Rajoy. No ha ocultado su simpatía por Zapatero, al que no ha dudado en apoyar en los momentos más difíciles. Esta cercanía llegó al punto álgido con la visita del presidente del Gobierno a la Ciudad Financiera de Botín en Boadilla del Monte (Madrid). “Ahora tendrá que maniobrar, pero eso lo hace con maestría y pronto estará junto a Rajoy, si es el que gana. Incluso con Rubalcaba, pese a las críticas que está lanzándole ahora”, dice un experto ejecutivo del sector.

De cualquier forma, la banca siempre está con el poder, sea del partido de que sea. En este caso, Rajoy parte de salida con el apoyo de dos incondicionales. Tras la crisis, las ayudas del Estado y los ataques sociales que ha recibido por su responsabilidad en el hundimiento de la economía, contar con el apoyo de la banca ¿es una ventaja o un inconveniente?

 

Fuente  :  El Pais

 

 

Publicado el julio 31, 2011 en Análisis, Capitalismo, Consciencia, Economía, España, Politica y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: