Segunda parte de un libro llamado Daemon ( Freedom) en el que el autor Pablo Suarez pone de manifiesto que la ficción y la realidad no siempre son conceptos antagónicos ya que a través de ciberintervenciones del “daemon” pretende “al igual que lo hace Anonymous” lograr un cambio social y establecer el Nuevo Orden Mundial

Los ordenadores, contra el dólar
Tras “Daemon”, Daniel Suarez contraataca con un nuevo y vibrante “techno-thriller”, “Freedom” (Umbriel), donde una revolución popular contra el sistema capitalista, apoyada por los más inimaginables avances tecnológicos, conduce a una nueva guerra civil en el corazón de Estados Unidos. texto PABLO SUÁREZ

En Daemon vimos cómo, poco después de la muerte del millonario programador de videojuegos Matthew A. Sobol, a causa de un tumor cerebral, una serie de programas informáticos implantados en los sistemas de multitud de empresas privadas, corporaciones y organismos estatales cobraban prácticamente vida para asesinar de forma selectiva a diversos e importantes hombres de negocios… y a aquellas fuerzas del orden que se interpusieran en su camino. En Freedom, a pesar de la independencia tecnológica con que inicialmente se manejaban, veremos cómo los daemon son mantenidos y transformados por grupos revolucionarios de humanos con el fin de lograr un cambio social y establecer el nuevo orden mundial ideado por el difunto programador.
Todo esto ocurre en el contexto de unos Estados Unidos que ven su imperio y su sistema político y de valores caer bajo el peso de la crisis energética y económica, y por una asfixiante tasa de paro. Una decadencia que se acentuará cada vez más y que asimismo provocará una reacción violenta de los poderosos contra los débiles con la única voluntad de salvaguardar sus privilegios.
El daemon aprovecha esta coyuntura para expandirse por el sistema económico mundial y realizar miles de millones de operaciones y transferencias económicas al día, infectando así cuanto sistema de seguridad y de información tecnológica corporativa queda a su alcance.
En medio de todo esto, resurgido de sus cenizas cual ave fénix, el detective Peter Sebeck se encuentra, sin quererlo, en la difícil tesitura de cumplir, encomendado por el avatar de Sobol, controlado a su vez por los daemon, una importante misión consistente en calibrar el nivel de libertad de la sociedad humana bajo el sistema establecido. El fin de la misión es justificar o no una intervención masiva del daemon que lleve al pretendido cambio social. Para ello se servirá de la Red Oscura, una suerte de intranet donde los seguidores humanos del daemon recopilan datos y crean sus propios sistemas de clasificación y economías alternativas. Sebeck también tendrá que seguir los hilos que le proporcionará el daemon para llegar hasta otros seguidores que colaborarán con él, aunque en algunos casos, dado su pasado en el FBI, no le será nada sencillo conseguir dicha cooperación y su confianza. De todas formas, en ningún momento podrá librarse del cumplimiento de esta misión, puesto que la venganza del daemon al detectar esa anomalía en el sistema sería terrible y removería cielo, tierra y mundos virtuales con tal de aniquilarlo sin más dilación.

Guerra abierta
Los seguidores del daemon, organizados jerárquicamente, tienen acceso limitado, según su graduación, al Espacio-D, una dimensión virtual alternativa y superpuesta al mundo real desde donde observan, analizan y cuantifican la realidad a través de los datos recopilados por la Red Oscura. Precisamente, el detective protagonista ha de llevar a buen puerto su misión partiendo del nivel básico de graduación, lo que incrementará la dificultad del encargo.
Mientras tanto, inmersos en el fragor de la batalla contra el daemon, el gobierno de los Estados Unidos y las grandes corporaciones, impotentes y sin ideas convincentes para vender cara la derrota, se ven obligados a aliarse para sumar fuerzas. Esta alianza degenera rápidamente en la aparición de multitud de pequeños ejércitos privados, muchos de los cuales se volverán contra sus amos al verse corrompidos por el propio daemon. El gobierno, que vive en medio de una nube de confusión, no tiene la menor idea de la existencia de algunas corporaciones que usarán al daemon en su beneficio. Todo estos acontecimientos desembocan en el estallido de una guerra abierta entre revolucionarios y conservadores con el Medio Oeste del país como primer escenario.

 

La amenaza cibernética

En Freedom, Daniel Suarez vuelve a sorprendernos con un fantástico catálogo de artilugios tecnológicos que de hecho existen ya en el mundo real o por lo menos se encuentran en proceso de desarrollo. Entre ellos, para delirio de los fans del mundo del motor y de las armas, encontramos los AutoM8’s (coches sin conductor, controlados por ordenador, que se utilizan como medio de transporte, claro, pero también como agresiva punta de lanza) o las Razorbacks (motocicletas con piloto semi-robótico que, espada en mano, son específicamente diseñadas para misiones de combate). Otros gadgets reseñables son las gafas HUD (que permiten ver la dimensión virtual superpuesta al mundo real), las armas LIPC (con canales de plasma inducidos por láser), el casco FLIR (equipado con una pantalla que muestra imágenes térmicas o el punto de fuga en el interior de un túnel), etc.
Suarez, que además es experto en sistemas de seguridad informática y en tecnologías de la información, y que ha trabajado tanto para la industria armamentística de las barras y estrellas como para su par del entretenimiento desarrollando videojuegos, continúa con su mordaz crítica sobre la sociedad de consumo que nos es contemporánea, así como sobre los gobiernos y corporaciones que perpetúan este sistema y la cada vez más acentuada dependencia de la tecnología en casi todos los aspectos de nuestra vida cotidiana. Por otro lado, apoyado en un ingente trabajo documental, aporta información acerca de innumerables herramientas y aplicaciones tecnológicas que actualmente existen y que casi nadie conoce, e intenta demostrar cómo podría ser posible, por medio de la utilización de dichos programas y de bots informáticos, desmontar la totalidad de un sistema social extremadamente tecnificado y computarizado. Actualmente, la sociedad percibe el sistema establecido como infalible y cómodo pero, en realidad, éste resulta ser muy vulnerable a ataques de tipo cibernético.
Estas acciones irían desde el simple objetivo de apoderarse de los datos bancarios de un ciudadano al azar hasta, incluso, vulnerar los sistemas de seguridad informática de las principales bolsas de valores del mundo, pasando por ataques a las webs de importantes empresas y organizaciones. Situaciones que hemos podido testimoniar en la realidad con la actividad del grupo ciberactivista internacional Anonimous y sus ataques a empresas como Paypal o la Sociedad General de Autores de España (SGAE), a modo de protesta por sus “prácticas poco éticas” y con el objetivo de hacer reflexionar -coincidiendo en cierto modo con Sobol- sobre la necesidad de un cambio de sistema económico y de orden social. Suarez pone de manifiesto que la ficción y la realidad no siempre son conceptos antagónicos y que, más de una vez y más de dos, van estrechamente agarradas de la mano.

 

Fuente  :    Que-leer.com

 

Publicado el octubre 16, 2011 en Análisis, Anonymous, Ciberguerra, Consciencia, Control, Control Mental, Educación, Infoguerra, Manipulación, Nuevo Orden Mundial, WAKE UP. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: