¿Agua en Mercurio?

Los puntos “brillantes” de Mercurio.

 

Los astrónomos afirman que los puntos “brillantes” que se ven en los polos de Mercurio son en realidad cercos de hielo.

 

Encontrar hielo en Mercurio es raro. La superficie del planeta cuando encara al Sol se calienta tanto que podría fundir hasta el plomo.  Pero el planeta no se inclina mucho sobre su eje. Esto deja la posibilidad de que haya zonas del planeta que estén constantemente a la sombra.

Ya que Mercurio no dispone de una atmósfera que retenga el calor estos cráteres que se encuentran constantemente en la sombra se pueden convertir en “trampas frías”: lugares donde se condensan los vapores interplanetarios que van a la deriva.

 

Descubiertas en 1991, los puntos “brillantes” de Mercurio se apodaron así por cómo rebotan en ellos las ondas de radar. Anthony Colaprete, un científico planetario del centro de investigación de la NASA,  Ames en Moffett Field, Califronia, explica que es probable que el hielo sea el culpable de que las ondas reboten de esata manera.

 

 

Mirando en la oscuridad

 

La misión desde Marzo de la astronave Messenger de la NASA es orbitar alrededor de Mercurio para averiguar más acerca de las trampas frías del planeta.

El estudio del polo sur de Mercurio ha concluido en que todas las zonas que hacen rebotar con fuerza las ondas se encuentran permanentemente a la sombra.

 

Llegar hasta el agua

Los investigadores se siguen preguntando si el hielo de los cráteres es de agua.   Hace tiempo, Ann Sprague, una científica planetaria de la universidad de Arizona, sugirió que el hielo podría estar ser de dióxido de azufre. El hielo de dióxido de azufre también puede provocar que las ondas reboten con fuerza.

 

El siguiente paso es buscar hidrógeno en Mercurio examinando los neutrones (neutrones de partículas neutras) que emite la superficie del planeta.

Los científicos pueden determinar la abundancia de hidrógeno en Mercurio asignando el relativo flujo de neutrones  a diferentes niveles de energéticos. te la asignación del flujo de neutrones con respecto a los niveles de energía diferentes.

El hidrógeno del suelo de Mercurio frena las partículas y las hace menos energéticas.

 

Actualmente los científicos están trabajando para calibrar la astronave Messenger con un espectrómetro de neutrones para obtener del flujo de neutrones.

 

Fuente  :     Nationalgeographic

 

 

Publicado el diciembre 16, 2011 en Análisis, Noticias, Planeta y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: