Glaxo realizó experimentos ilegales de vacunas con bebés de familias pobres

Un tribunal de Buenos Aires confirmó la multa de un millón de pesos (unos 230.000 dólares) impuesta por el ente regulador de medicamentos de este país a la firma farmacéutica británica Glaxo y a dos médicos encargados de administrar el uso experimental de unas vacunas.

14 bebés a quienes les fueron aplicadas murieron.

El laboratorio y los dos investigadores incumplieron requisitos legales básicos para llevar adelante en 2007 y 2008 unos ensayos clínicos en niños de familias con escasos recursos, como parte del estudio de una vacuna para prevenir la neumonía adquirida y la otitis aguda.

La multa fue decretada por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) tras investigar estos ensayos, y fue confirmada por el juez Marcelo Aguinsky. “Es del caso señalar que en toda investigación en farmacología clínica debe prevalecer el bienestar de las personas sometidas a estudio. Dicha prevalencia lo es aún por sobre los intereses de la ciencia y la comunidad”, expresó el juez Aguinsky al ratificar las multas.

El dictamen afirma que en el caso de uno de los menores se determinó que no podía comprobarse “el adecuado cumplimiento de los requerimientos del protocolo debido a que la abuela, analfabeta, fue quien otorgó el consentimiento” para someterlo al ensayo clínico.

GlaxoSmithKline fue castigada con una multa de 400.000 pesos (unos 93.000 dólares), mientras que a los médicos Héctor Abate y Miguel Tregnaghi se les impuso el pago de 300.000 pesos (unos 69.800 dólares) a cada uno, mediante una resolución que fue apelada por los acusados.

El laboratorio, por su parte, anunció que apelará el fallo porque considera que las pruebas se rigieron por “los más altos estándares éticos y científicos internacionales” y teniendo en cuenta “las leyes y costumbres del país” según informó el diario español El País.

Además, señaló que el Ministerio de Salud “en ningún momento cuestionó la seguridad de la vacuna ni del estudio”, que “se encuentra en etapa de cierre”, y que la vacuna en cuestión, la Antineumocócica conjugada 10 valente, fue aprobada en más de 85 países (incluidos los 27 de la UE) a partir de 40 estudios hechos en países como España, Francia y Alemania.

Por su parte, la Federación de Profesionales de la Salud de la Argentina (Fesprosa) reclamó la sanción de una ley que regule la investigación biomédica y establezca la responsabilidad penal de los profesionales y empresas que no actúen con ética. El llamado surge tras la difusión de un fallo judicial que condena al laboratorio multinacional GlaxoSmithKline (GSK) a pagar un millón de pesos por graves irregularidades cometidas durante los ensayos clínicos realizados para la aprobación de una vacuna pediátrica, en los que se utilizaron medios ilegales de cooptación de niños de sectores vulnerables para probar en ellos la medicina experimental.

La resolución del juez en lo penal económico Marcelo Aguinsky, que ratificó la multa dispuesta por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat), “resulta importante, pero insuficiente”, aseguró Jorge Yabkowski, presidente de Fesprosa, organización que apoya a los médicos y las familias que denunciaron al laboratorio. La droga ya se utiliza en 85 países y en 2011 fue incluida en el Calendario de Vacunación obligatoria nacional.

“Sólo se les aplican sanciones administrativas, que para las empresas no representan ninguna amenaza. Están exentas de un juicio penal”, explicó el dirigente sindical. GlaxoSmithKline comenzó a realizar en 2007 la última fase de pruebas de la droga Synflorix en niños de las provincias de Santiago del Estero, Mendoza y San Juan, donde se registraron al menos catorce muertes de bebés que habían sido utilizados en el protocolo –aunque no pudiera comprobarse la relación del estudio con los fallecimientos–. Ya se había experimentado en una etapa anterior en Córdoba. En todos los puntos donde se aplicó el protocolo de investigación Compas, profesionales y familiares de las víctimas señalaron que la empresa realizaba los procedimientos “sin la documentación de los padres de los niños ni datos de historias clínicas de los pacientes, con firmas falsas o desautorizadas”, dijo Yabkowski.

La vacuna Synflorix apunta a prevenir la neumonía adquirida y la otitis media aguda en niños. En total se realizaron pruebas en 14 mil niños de Argentina, Panamá y Colombia –en los dos últimos Estados el laboratorio comenzó a operar cuando se vio dificultado por las suspensiones de la Anmat a continuar con el protocolo en el país–. Actualmente, la vacuna fue incorporada para todos los bebés al Calendario de Vacunación nacional, cuyo carácter es obligatorio.

La polémica se inició en Córdoba donde, en 2004, fueron cesanteados 14 profesionales y se desmanteló un centro médico donde se hacían las pruebas. Se habían detectado firmas de analfabetos prestando consentimiento a los experimentos o de los mismos profesionales que avalaban las pruebas como testigos y pagos a profesionales de instituciones públicas que en su horario de trabajo cobraban entre 380 y 400 dólares por cada niño incorporado.

“Después de que el proyecto fuera suspendido allí, el laboratorio se mudó a las otras provincias”, contó Yabkowski. En Santiago del Estero, las irregularidades se repitieron. “En ese entonces, el gobernador Gerardo Zamora avaló el estudio con decretos y el jefe del equipo investigador, Miguel Tregnaghi, que había sido expulsado de Córdoba, recaló allí donde, a cambio de los jugosos euros, de la multinacional Glaxo, cometió toda clase de tropelías contra la ética de la investigación. Inventó consentimientos de pacientes analfabetos, amenazó a madres, impidió que los médicos atendieran a niños del protocolo.”

El caso se replicó en Mendoza. Luego de una serie de visitas de la Anmat en 2007, el organismo determinó la apertura de un sumario que derivó en una multa de 400 mil pesos a pagar por GlaxoSmithKline, 300 mil para el investigador principal en esa provincia, Héctor Abate, y una suma igual para Tregnaghi, en su carácter de coordinador para el estudio en Argentina. Apelaron la sanción pero el juez Aguinsky la ratificó.

La multa de un millón de pesos se encuentra entre las sanciones de mayor gravedad que puede aplicar la Anmat. Pero en Estados Unidos la misma empresa fue sancionada en 2010 por 750 millones de dólares por vender medicamentos defectuosos. “Es importante –dijo Yabkowski–, pero el ansia de ganancias de los laboratorios es mucho más fuerte. Argentina sigue sin ley nacional de investigación biomédica. No hay figura del Código Penal que castigue a los investigadores inmorales. Glaxo ganará con la vacuna el valor de cien mil multas. Y los culpables de usar a nuestros niños pobres como conejitos de Indias ni siquiera pasarán por un juzgado.” 

http://www.rnv.gov.ve/noticias/?act=ST&;f=29&t=173371

 

Fuente  :     Kaosenlared

 

 

Publicado el enero 5, 2012 en Análisis, Consciencia, Farmacéuticas, Genocidio Mundial, Noticias, Salud, Vacunas, WAKE UP. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. la investigacion

    podemos aclarar algunos puntos de este informe: en principio esta mal el titulo, el experimento no es “ilegal” ya que ANMAT, un Comité de Ética independiente nacional y un Comité de Etica provincial autorizó y aprobó el estudio para realizarlo en Argentina, por lo tanto no es “ilegal”.
    El estudio tuvo durante toda la duracion del mismo periodicas inspecciones de la ANMAT, del comite de Etica y del mismo patrocinador con las auditorias de control de calidad.
    La cantidad de 14 niños dentro de la investigacion clinica que fallecieron es en un marco total de 24.000 niños que participaron en el proyecto y no de 14.000 como dice el informe es mucho inferior que la mortalidad infantil de “todo el pais” con la misma cantidad de niños, los invito a corroborarlo en la fuente que sea de vuestro agrado. Por otro lado el sumario y la sentencia esta muy clara y es solo por irregularidades administrativas por lo cual no se debe acusar penalmente a ninguna de las partes.
    ANMAT en su derecho a inspeccionar e investigar las 14 muertes observo cual era el componente que se utilizo en el niño (abrio el ciego) y en ninguno de los casos los niños recibieron la medicacion en estudio, por lo cual la misma Administración Nacional no observa ninguna objesion en incorporala al calendario oficial deVacunacion ya que es mejor que la hasta el momento estaba en el mercado (prevenar- de laboratorio wyeth) y costaba cerca de los $200.-.
    El Dr. Miguel Tregnaghi y parte del equipo de investigadores, durante el estudio, trabajo en y desde Cordoba, contando en cada una de las provincias donde se desarrollo el estudio con un medico investigador que tenia un gran equipo desde administrativo hasta medico para llevar adelante el proyecto.
    Ya que el informe menciona la provincia de Sgo del Estero, los invito a quien este interesado a visitar las UPAs de la capital provincial para corroborar cual es la forma de trabajo, los horarios y las condiciones de trabajo de los investigadores y monitores, sin contar con la caracterstica propia climatica de la provincia. (las mismas funcionaban por la mañana en los consultorios para la poblacion general y por la tarde generalmete entre 2 a 4 hs 1 dia a la semana para los pacientes citados especialmete para el estudio)
    Administrativamente los centros eran monitoreados por personal que revisaba HC y los consentimientos informados y enviaba a ANMAT, a GSK y al Dr. Miguel Tregnaghi los hallazgos de cada una de las visitas,semanalmete, para que los mismos esten enterados de los avances e inconvenientes de cada uno de los centros y es por este monitoreo que ANMAT inspecciono las irregularidades ya dectadas, pero claro esto es demasiado tecnico y aburrido como para ponerlo en un informe donde se intenta desprestigiar a la investigación clinica en todas sus formas y que es tan beneficiosa para tanta gente.
    mi humilde consejo es, informarse, interesarse y despues hablar objetivamente.
    Saludos

  2. Para este individuo que defiende a Glaxo,
    Le digo que sigue siendo un inconsciente al decir “Sólo 14 niños murieron de 24,000” verguenza le debería dar. Además, si este laboratorio GLAXO quiere hacer investigación en niñññooosss que los haga con los de su País y que no venga a joder a los Sudamericanos pues CARAJO!!! y con tu humilde consejo me limpio el trasero y te lo paso x tu cara para que la prñoxima uses a tus hijos y familiares y no a gente humilde y necesitada.
    Cuando Tñu mueras te darñan el JUICIO que te mereces, por ahora sigue intentando defender tu porqueria de investigación, cuando mueran El señor del Gran Poder les dará el Juicio y sentencia que Ud y todos los implicados se merecen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: