Archivo de la categoría: Biología

Muerte misteriosa de peces se expande a Suramérica y de aves a Europa

Las autoridades de Brasil reportaron este miércoles la muerte de al menos cien toneladas de peces en el estado de Paraná, al sur del país, hecho que se suma al misterioso fallecimiento masivo de aves ocurrido en Estados Unidos, donde al menos diez mil pájaros perecieron en extrañas circunstancias.

Así lo dieron a conocer el pasado 30 de diciembre las autoridades de Sao Paulo, que además reportaron  la muerte de 15 toneladas de sardinas, corvinas y peces gato.

Un episodio similar ocurrió en esa misma fecha en Nueva Zelanda, donde los residentes cercanos a las playa de Coromandel (noroeste) informaron a las organizaciones de protección animal que se encontraron montones de peces pargo muertos en las costas.

Por otro lado, en Suecia, específicamente en la localidad de Falköping (sur) , este miércoles se informó sobre la aparición de aproximadamente 100 aves muertas, cuyas causas están siendo investigadas.

Este año, el primer caso de muerte masiva de aves y peces se registró el 1 de enero en la localidad de Arkansas (centro- sur). Tres días después, se anunció que el fallecimiento de estos animales también había ocurrido en el estado de Louisiana; donde más de 500 pájaros fueron encontrados sin vida en varios lugares de la región.

Para intentar dar explicación al acontecimiento, han surgido varias hipótesis, la principal fue presentada por el veterinario de Estado de Estados Unidos, George Badley, quien explicó que “las aves volaron en estampida por miedo a los fuegos artificiales lanzados en diciembre y, por la rapidez, chocaron contra edificios en la noche de fin de año”.

Aunque Bradley argumentó afirmando que “las hemorragias internas detectadas en las autopsias dan fuerza a esa teoría”, el director del laboratorio ornitológico de la Universidad de Cornell, John Fitzpatrick, indicó que la muerte de esas especies “pudieron responder a un efecto de fuerza centrífuga, provocado por las tormentas invernales de los últimos días”.

No obstante, también se han encontrado organizaciones científicas que han sugerido que pudo tratarse de alguna especie de experimento llevado a cabo a través del Haarp, un programa que investiga la ionosfera financiado por la Fuerza Aérea y la Marina de Estados Unido, cuyas actividades no se limitarían a radiotransmisiones y detección de misiles, sino que irían hasta el control climático y el desarrollo de armas biológicas y electromagnéticas.

Hasta el momento ningún organismo ha logrado encontrar la causa exacta de los misteriosos casos, que continúan siendo investigados con el fin de ofrecer a la población alguna respuesta.

Fuente  :   Telesurtv.net

Con el 2010 la naturaleza pierde la primera década del siglo XXI

En el balance de estos primeros 10 años de inicio del milenio, el tema ambiental evidencia múltiples esfuerzos y acuerdos declarativos realizados por la ONU y pocas o ningunas acciones posteriores, de los mismos países convocados para detener la vil agresión que hoy se le infringe a la naturaleza. A continuación se reseñan los hechos más notorios de esta década perdida.

 

Cambio Climático y el Club de los contaminadores

13 Cumbres para tratar el Cambio Climático. Cumbre de Trieste Marzo 2001, Cumbre de Marrakech Noviembre 2001, Cumbre de Johannesburgo Agosto 2002, Cumbre de Nueva Delhi Noviembre 2002, Cumbre de Milán Noviembre 2003, Cumbre de Buenos Aires Noviembre 2004, Cumbre de Canadá Diciembre 2005, Cumbre de Nairobi Noviembre 2006, Cumbre de Bali Diciembre 2007, Cumbre de Polonia Diciembre 2008, Cumbre de Copenhague Diciembre 2009 y Cumbre de Cancún Noviembre 2010. A pesar de este importante número de convocatorias, donde el Cambio Climático fue una “verdad incomoda”, el club de los países contaminantes, “eficientemente” si logró ponerse de acuerdo, pero solo entre ellos, para bloquear todas las iniciativas mundiales y no permitir avanzar ninguna resolución obligante y coordinada contra el calentamiento global.

La década de la impunidad ambiental.

La contaminación de las aguas por petróleo, mercurio y sustancias toxicas en estos últimos años, aun con el gran avance de las tecnologías, fue terriblemente desproporcionada en comparación a décadas anteriores. Donde ademàs de los mares y lagos, más de la mitad de los ríos del mundo están contaminados. El derrame en el Golfo de México, es señalado como la mayor tragedia ambiental de la historia. Cientos de derrámense de importantes magnitudes ocurrieron alrededor del mundo en esta década y no hubo ningún tribunal internacional que juzgara a los responsables de estos genocidios ambientales. La administración de justicia para los contaminantes no existió. Estos diez años serán recordados como la década de la impunidad ambiental.

Desastres naturales

La naturaleza nos devolvió con creces tanto castigo recibido y en esta década por lo menos cada año 250 millones de personas se vieron afectadas. Sufrimos acontecimientos únicos en su magnitud, como el tsunami de Indonesia en el 2004, de 8,9 grados Richter con epicentro frente a la isla indonesia de Sumatra, el mayor tsunami de la Historia causando 226.408 muertos en doce países ribereños del océano Indico, en el 2006 el tsunami de la isla indonesia de Java, dejando cerca de mil muertos y 110.000 desplazados, de 7,7 grados de magnitud, en el 2007 el tsunami en las Islas Salomón, provocado por dos terremotos, uno de 8,1 grados Richter seguido de otro de 7,6 grados, con mas de un centenar de muertos y màs de 5.409 desplazados.

Vivimos escalofriantes inundaciones como la del 2000 en Mozambique, las cuales dejaron como resultado cinco millones de personas afectadas. Entre el 2001 y el 2006, el mundo fue testigo de las inundaciones masivas en Vietnam, Laos, Camboya, Malasia y Tailandia, igual en el 2007 en los estados de Tabasco y Veracruz en México, con más de 25 mil evacuados. Paquistan, India, Rusia y Centroamerica, sufrieron en el 2008 fuertes inundaciones con perdidas de cientos de vidas y millares de desplazados. Uruguay y Brasil tambièn presentaron importantes movimientos de desplazados por inundaciones en el 2009, al cierre del 2010 al Norte de Colombia y Venezuela las inundaciones desplazaron a màs de medio millon de personas.

Huracanes como el Julitt en el 2001, Isidoro y Kenna en el 2002, Charley, Frances, Ivan y Jeanne en el 2004, Wilman, Katrina, Junior, Emili y Stan en el 2005, sembraron el terror en el Caribe y sismos como el de Aceh Indonesia en el 2004 con 230 mil muertos de 9,5 grados, Pakistán Cachemira en el 2005 con 73.275 muertos de 7.6 grados, Làquila Italia en el 2007 de 6,3 grados, China Sicuani en el 2008 con 87.587 muertos de 7.9 grados, en Piscu Perú en el 2009 de 7,9 grados y el de Haití con 250 mil muertos de 7 grados y Chile de 8 grados en la escala de Richter en el 2010, entre otros.

Los países contaminantes, no conformes con todas las emanaciones de CO2 que su parque automotor y fábricas movidas por combustibles fósiles, envían a la atmosfera, se dedicaron a ensayar nuevas tecnologías nucleares en los Océanos, produciendo alteraciones sísmicas. Así, como múltiples experimentos secretos realizados en la troposfera, que también, ha traído como consecuencia, trastornos en la dinámica climática del planeta.

Lee el resto de esta entrada

LAS ‘BACTERIAS EXTRATERRESTRES’: UN ENGAÑO DE LA NASA

El «sensacional» descubrimiento de la NASA de las bacterias que supuestamente contienen ADN extraterrestre, no es nada más que una «pompa de jabón» de los científicos estadounidenses, según afirma el Instituto de Investigación Biomédica (IBMP RAS) de la Academia de las Ciencias de Rusia.

«Creo que la declaración de la NASA no es nada más que una conclusión prematura. Esta bacteria no es de naturaleza extraterrestre», dijo a Interfax el 4 de diciembre la jefa del Laboratorio del IBMP RAS, Natalia Novikova.

Según ella, la declaración de que la bacteria tiene origen extraterrestre es inverosímil. «En la Tierra hay una variedad de bacterias que pueden crecer y desarrollarse en las condiciones más extremas. Se puede utilizar, por ejemplo, el cianuro para su reciclaje. Son diferentes, asimilan diferentes materias. Hasta ahora, hay miles de especies sin descubrir. Y este es sólo un descubrimiento de una nueva especie de bacterias», explica Novikova.

También recordó que las bacterias pueden vivir en el circuito de agua de un reactor nuclear, que tiene altos niveles de radiación o sobrevivir a temperaturas bajo cero en la Antártida, en condiciones similares a las existentes en Marte.

La jefa de Laboratorio de IBMP RAS afirma que en la naturaleza no hay ni un material que, en condiciones adecuadas, no pueda ser asimilado por las bacterias. También recordó otro ejemplo anterior de «sensacionalismo» de la NASA, cuando en 1970 científicos estadounidenses descubrieron en la cápsula del Apolo que regresó de la Luna, una bacteria viva. Al final resultó ser de la Tierra, por lo que podría considerarse un caso de negligencia flagrante de la agencia espacial.

Otro científico, físico francés y autor de ‘La nueva conquista del espacio’, Alain Dupal, reconoce el valor del descubrimiento, pero también alberga dudas sobre el hecho de que esta bacteria proceda de otros planetas.

«Muchos dicen que esta es una nueva forma de vida, incluso hablan de vida extraterrestre. No, no lo es. Estamos hablando de formas de vida de la Tierra, después de todo. Esta forma de vida se detectó en un lago de California, donde las condiciones de vida de los organismos, las bacterias, son muy desfavorables: existe una alta acidez y la presencia de arsénico. Arsénico, una sustancia tóxica. En el lago se encuentra una bacteria que no sólo puede absorber el arsénico, sino también reemplazar el fósforo en su ADN. De hecho, esto es algo sin precedentes. Pero decir que esto es una evidencia de vida extraterrestre es una generalización peligrosa. Este hallazgo sugiere, en primer lugar, que la vida en la Tierra tiene una extraordinaria capacidad para adaptarse al entorno. Esto demuestra que la vida puede existir allí donde no estaba previsto», afirma Alain Dupla de la Universidad de París V René Descartes.

Lee el resto de esta entrada

La NASA: «Buscaremos nuevas señales de vida en el Sistema Solar»

La NASA ampliará la forma en la que rastrea la posible existencia de seres vivientes en otros planetas después de hallar una bacteria que crece con arsénico

«La definición de vida se acaba de ampliar». El descubrimiento de un microorganismo único en el mundo, una bacteria capaz de prosperar y reproducirse con arsénico, uno de los venenos más dañinos que se conocen, tendrá importantes repercusiones no solo en el campo de la biología, donde con toda seguridad cambiará los libros de texto, sino también en la búsqueda de vida en otros planetas. Así lo ha reconocido la NASA en una rueda de prensa que ha levantado una gran expectación. «A la hora de buscar señales de vida en el Sistema Solar, tendremos que pensar de una manera más amplia, más diversa, y considerar la vida como no la conocemos», ha indicado Ed Weiler, administrador asociado de la agencia norteamericana para el Directorio de Misiones Científicas.

Y es que todo ha cambiado. La cepa bacteriana GFAJ-1 encontrada en el lago Mono en California por la investigadora Felisa Wolfe-Simon, del Instituto de Astrobiología de la NASA, y su equipo, ha demostrado ser capaz de sustituir en sus moléculas, incluido el ADN, uno de los seis ingredientes fundamentales, el fósforo, por el venenoso arsénico. Nunca se había visto algo semejante, una prueba palpable de que la vida puede desarrollarse de formas muy distintas a la que conocemos. Como explica la astrobióloga Pamela Conrad, del Centro Goddar de Vuelo Espacial, el hallazgo demuestra que todavía no sabemos todo «acerca de las condiciones esenciales para sustentar la vida». A partir de ahora, puede que el arsénico sea «uno de los elementos que sí sustentan la vida».

En definitiva, puede existir la vida en otros mundos en los que hasta ahora, por sus terribles condiciones, nos parecía imposible que se desarrollara algún tipo de criatura.

El hallazgo puede influir también en otras áreas como el estudio de la evolución de la Tierra, la química orgánica, los ciclos biogeoquímicos, la microbiología y la investigación del sistema terrestre. «La idea de bioquímicas alternativas para la vida es común en la ciencia ficción», apunta Carl Pilcher, director del Instituto de Astrobiología de la NASA. «Hasta ahora, una forma de vida con arsénico era sólo teórica, ahora sabemos que este tipo de vida existe».

 

Fuente  :  ABC

La NASA anuncia el hallazgo de una forma de vida «diferente»

Se trata de una extraña bacteria que utiliza el arsénico para crecer y que cambiará por completo la forma en que buscamos seres vivientes fuera de la Tierra

 

 

Hace dos días, la NASA anunciaba «un hallazgo en astrobiología que tendrá un gran impacto en la búsqueda de pruebas de vida extraterrestre». Se dispararon las especulaciones sobre el posible contenido de ese anuncio, llegando a apuntarse la posibilidad de que los investigadores de la agencia espacial norteamericana hubieran encontrado, por fin, pruebas irrefutables de alguna forma de vida fuera de la Tierra, quizá en Titán, la mayor de las lunas de Saturno. El descubrimiento de la NASA, sin embargo, no procede de ningún planeta o satélite lejano. Se ha producido aquí, en la Tierra, aunque no por ello es menos espectacular. Se trata de una nueva y extraña criatura, una nueva forma de «estar vivo» que desafía todo lo que creíamos saber hasta ahora sobre el complicado y delicado proceso bioquímico que conocemos como vida. Algo que cambiará por completo la manera en que, a partir de ahora, busquemos seres vivientes fuera de nuestro propio mundo.

Desde las bacterias a las ballenas, las moscas, los elefantes o los seres humanos, todas y cada una de las formas de vida que hay en la Tierra dependen de una cuidadosa combinación de los mismos seis elementos: oxígeno, carbono, hidrógeno, nitrógeno, fósforo y azufre. En forma de ADN, grasas y proteínas, esos elementos se encuentran en cada criatura viviente conocida. La «química de la vida», además, es tan delicada y específica que cualquier alteración en esta «receta mágica» afecta a la estabilidad molecular hasta tal punto de hacer que la vida, sencillamente, deje de ser posible. Por eso el hallazgo que hoy se publica en la revista Science ha causado tanta expectación y sorpresa. Porque se trata de una excepción, la primera a la que se enfrenta la Ciencia, a esta regla considerada hasta ahora como universal.

Arsénico para crecer

Los investigadores, en efecto, han encontrado una cepa bacteriana, la GFAJ-1, que ha demostrado ser capaz de sustituir en sus moléculas, incluído el ADN, uno de los seis ingredientes fundamentales, el fósforo, por el que se considera como uno de los peores y más dañinos venenos que existen, el arsénico. Algo que, según los científicos, constituye una prueba palpable de que la vida puede desarrollarse de formas muy distintas a las que conocemos. Formas que nos ayudarán a perfeccionar las actuales técnicas de búsqueda de vida fuera de nuestro planeta.

«La vida -reza el artículo de Science- está mayoritariamente compuesta por los elementos carbono, hidrógeno, nitrógeno, oxígeno, azufre y fósforo. Pero a pesar de que estos seis elementos forman los ácidos nucléicos, las proteínas y las grasas, y por lo tanto la mayor parte de la materia viviente, resulta teóricamente posible que algunos otros elementos de la tabla periódica puedan desempeñar las mismas funciones. Aquí describimos una bacteria, de la cepa GFAJ-1 de las Halomonadaceae, obtenida en el Lago Mono, en California, que ha sustituido el fósforo por el arsénico para sustentar su crecimiento. Nuestros datos revelan la presencia de arseniato en macromoléculas que normalmente contienen fosfatos y, más notablemente, en ácidos nucleicos y proteínas. La sustitución de uno de los mayores bioelementos puede tener una gran relevancia geoquímica y evolutiva».

Alternativas a la vida

Desde hace ya algunos años, la autora principal de este artículo, Felisa Wolfe-Simon, del Instituto de Astrobiología de la NASA en Menlo Park, California, junto a algunos otros de los firmantes, como Ariel Anbar y Paul Davies, estaban explorando la posibilidad de que existieran «formas alternativas» de vida. «La vida como la conocemos -explica Anbar- requiere unos elementos químicos concretos y excluye otros. Pero son esas las únicas opciones? Cómo de diferente puede ser la vida?» Wolfe-Simon y sus colegas ya intuían que el arsénico podría haber sustituido al fósforo (el elemento contiguo en la tabla periódica) en las formas de vida más primitivas de nuestro planeta. De hecho, el arsénico tiene propiedades químicas muy similares a las del fósforo, aunque su gran toxicidad no permite su uso a la inmensa mayoría de los seres vivos.

Lee el resto de esta entrada

Gusanos Transgénicos Que Producen Seda de Araña

Foto: UNDEl trabajo de investigación y desarrollo llevado a cabo por la Universidad de Notre Dame, la Universidad de Wyoming, y la empresa Kraig Biocraft Laboratories Inc., ha tenido éxito en la producción de gusanos transgénicos capaces de generar seda de araña.

Esta investigación representa un importante avance en el desarrollo de fibras de seda de calidad superior para aplicaciones médicas y de otras clases. La generación de fibras de seda con las propiedades de la seda de las arañas ha sido uno de los objetivos más importantes en la ciencia de los materiales.

La seda natural producida por las arañas tiene una serie de propiedades físicas inusuales, incluyendo una resistencia significativamente mayor a las tensiones estructurales y más elasticidad, en comparación con las fibras de seda natural producidas por los gusanos. La seda de araña producida en estos gusanos transgénicos tiene propiedades similares a las de la seda genuina de araña, en cuanto a fuerza y flexibilidad.

Las fibras de seda tienen muchas aplicaciones biomédicas en la actualidad y posiblemente aún más en el futuro. Entre las utilidades de este material, figuran su uso en suturas muy finas, la mejora de las vendas para la curación de heridas, o la creación de andamios naturales para la reparación o el reemplazo de ligamentos y tendones.

Estas fibras de seda de araña obtenidas de gusanos transgénicos también pueden tener aplicaciones más allá del campo biomédico, por ejemplo en los chalecos antibala, en tejidos estructurales resistentes y ligeros, para una nueva generación de ropa deportiva, y para mejores airbags destinados a automóviles.

Hasta este descubrimiento, sólo cantidades muy pequeñas de seda artificial de araña habían sido producidas en laboratorios, pero no existía una manera comercialmente viable para fabricar estas proteínas de seda artificial y preparar materiales con ellas.

La investigación llevada a cabo por el equipo del biólogo Malcolm J. Fraser Jr. de la Universidad de Notre Dame ha confirmado que los gusanos de seda transgénicos pueden ser una plataforma comercialmente viable para la producción de proteínas de la seda a través de la ingeniería genética. Además, es posible ajustar a voluntad algunas propiedades, dentro de unos límites, para regular la fortaleza y la elasticidad del producto resultante. Sería posible incluso producir fibras que superasen en algunas propiedades a las de la seda de araña auténtica.

Dado que los gusanos de seda ya son una plataforma de producción de seda comercialmente viable, estos nuevos gusanos genéticamente manipulados pueden resolver con eficacia y viabilidad comercial el problema de la producción a gran escala de proteínas artificiales para fibras.

Fuente  : Amazings.com