Archivo de la categoría: Felicidad

EL PLANETA LIBRE (La Belle Verte) [pelicula prohibida]

Verde hermoso en español.
Esta película fue prohibida por la Unión Europea (UE).
Green Beautiful in spanish.
This film was BANNED by the E.U. European Union.

 

 

 

Syneidesis

Víctor Brossa y producciones la Línea nos traen un vídeo para reflexionar y sobretodo para ayudar a la activación desde la coherencia.
Con excelente música de David Salvans, Brossa nos invita a usar nuestra syneidesis, o lo que es lo mismo, nuestra capacidad de imaginar, para acceder a los recuerdos donde somos consciencia, donde somos uno, donde la Totalidad y nosotros vivimos fundidos en un abrazo.
Una obra inspiradora con prefacio y epílogo en el que algunos mensajes e imágenes se repiten para programar el subconsciente en la frecuencia del despertar, limpiando y arrancando al ego del apoltronamiento. Un documento imprescindible para la familia de luz despierta de la humanidad, encargada de tirar del carro en este momento clave de nuestra historia planetaria. No es casualidad que el texto canalizado por el creador español empiece con estas palabras:

“Muchos dicen que el mundo se cambia empezando por uno mismo desde dentro, desde la meditación y todo lo relacionado con lo espiritual.
Otros en cambio dicen que eso es muy bonito pero que no sirve de nada si uno no sale a la calle y se activa afuera cambiando el mundo con hechos palpables.

Interiorizar es Ying/femenino y exteriorizar es Yang/masculino. Son pues dos partes de la misma cosa.

Nos han enfrentado siempre desde la dualidad, haciéndonos percibir y sentir la separación desde la agresión.

Vivimos en un mundo de mentira, en un paradigma absurdo y está en nuestra mano cambiarlo. Pero para eso debemos despertar y soltar lastre. Hacernos conscientes y actuar en coherencia afuera. Dejar de sentirse separado y enfrentado.

No es necesario que todos nos unamos pensando la misma cosa. No somos robots aunque quieran convertirnos en iguales. Somos distintos y cada uno puede brillar desde donde solo el es capaz, pero si podemos unirnos desde el corazón, allí donde no somos manipulables, allí donde solo escuchamos nuestra propia voz. Allí donde la guerra de sexos, la guerra entre razas y culturas, o la guerra en cualquier otro sentido no existe. Esa guerra que hemos permitido creernos y que nos mantienen siempre enfrentados afuera desde lo que sentimos dentro.

Sin cambio interior no hay realmente un cambio afuera. Seguiremos atrapados en el mismo paradigma, en el mismo tablero de juego aunque las reglas varíen un poco o las caras sean otras. Más de lo mismo en definitiva, porque incluso las revoluciones son parte de esta matriz enfermiza.

Vivimos ahora un momento clave y se trata de algo más espiritual que otra cosa, pero hemos venido a reflejarlo en lo físico, o no estaríamos aquí.
Por tanto, si cambiamos dentro, es nuestro deber actuar afuera en coherencia con esa recuperación de memoria, porque cambiar dentro es recuperar la soberanía. La tuya y la mía. Y precisamente es desde ese lugar interior que sentiremos la fuerza, la sabiduría, el poder y la ausencia de miedos, que nos impulsarán a ser fieles a lo que sentimos y dejaremos entonces de colaborar con todo lo que no vibre con nuestro estado interno.
Si cada uno hace eso desde si mismo, entonces, damas y caballeros… LA MATRIZ…HA MUERTO”

Un vídeo para unirse de una vez desd el lugar adecuado y proyectarlo en nuestro día a día en acciones concretas, por pequeñas que parezcan. Ha llegado la hora de governarnos. Ha llegado la hora de la Voz de la Consciencia.

 

Eduardo Punset: “La felicidad es la ausencia de miedo”

Nos recibe Punset con un golpe de inteligencia emocional maestro: “Si ellos no pueden subir a la vez que yo, me quedo aquí con ellos”. Se lo dice al de seguridad que, siguiendo algún tipo de protocolo que ni el propio Punset conoce, ha querido que subiéramos a la sala donde se desarrollará la entrevista por separado. Pero el divulgador científico, con su nuevo libro bajo el brazo, Excusas para no pensar (Destino), lo tiene claro. Igual de claro que, mientras lo fotografía Jorge París, nos cuenta la razón de esta obra en la que aborda todos los avances que la ciencia ha ido haciendo acerca de nuestro cerebro y, por supuesto, nuestras emociones.

La raíz de la infelicidad

“Con mi anterior libro me preguntaba sobre las dimensiones de la felicidad, y entonces lo vi: realmente lo que tenemos es una capacidad infinita para ser infelices”, nos dice Punset. “Era urgente analizar lo que sucede por dentro, qué pasa para que pese a que el entorno podría permitir a muchos ser felices, no lo sean”.

La pregunta surge y se adelanta a todas las que queríamos hacerle : ¿Y qué es lo que dice la ciencia de esto? “La ciencia es la que está permitiendo, junto a la tecnología, que salgamos de este pozo de infelicidad. Porque ellas nos dan las pautas para nuestros comportamientos futuros. Un ejemplo: la intuición”.

Al fin podemos hacerle caso, ¿es eso? Ya no está demonizada. Porque hasta hace muy poco casi nadie se atrevía a comportarse según sus mandatos, pero eso definitivamente ha cambiado. “Es fundamental para tomar decisiones. Solo si tienes toda la información y todo el tiempo del mundo para decidir, el pensamiento racional es el indicado”. Pero, claro, esas condiciones nunca se dan. “Y la posibilidad de error, usando la intuición es mil veces menor que usando la razón”. Así que adiós a aquello que nos enseñaron de: piensa bien y piénsalo mucho antes de decidirlo.

Otra de las cosas que nos hace tan infelices es, según ha descubierto Punset, la cantidad de desencuentros (gente que no acaba de encontrarse por presiones sociales, miedos, vergüenzas) que se dan a lo largo de la vida. Y, por supuesto, la mala gestión emocional que seguimos arrastrando, pese a que ya hace tiempo que se intenta dar el mensaje correcto. “Es una de las nuevas pautas que deberán aprender las generaciones venideras: gestionar sus emociones, porque seguimos sin explicar la naturaleza de las emociones básicas con las que uno viene al mundo”. Porque, y así ha quedado constatado, todos venimos con las mismas, lo que cambia es la manera en que las expresamos.

Lee el resto de esta entrada