¿Quién ha ganado realmente las elecciones del 20-N?

 

 

Zeitgeist = NWO Propaganda para un Régimen Totalitario Global

 

 

El fin de la soberanía nacional y las naciones-Estado

Parece que nadie ha reparado, hasta ahora, en una de las principales consecuencias de la globalización económica: la desaparición de las soberanías nacionales, el fin de la era de las naciones-Estado iniciada con la Independencia de los Estados Unidos en 1783 y la Revolución Francesa en 1789.

La ONU está integrada por 193 países. Sin embargo, más allá de las apariencias y los formalismos, ya no se trata de naciones-Estado sino de administraciones territoriales desprovistas de soberanía plena.

Lo que en realidad estamos contemplando en este momento histórico es el nacimiento de un nuevo modelo político, destinado a sustituir al viejo modelo de las naciones-Estado. Un modelo que se consolida a medida que la globalización despoja a los países de su soberanía y se configura un sistema de gobernanza mundial.

El “Nuevo Orden Mundial” que todos los últimos presidentes de Estados Unidos y de los países europeos anuncian efusiva y reiteradamente desde el atentado de 2001 contra las Torres Gemelas no es más que el nombre con el que la elite de las altas finanzas ha bautizado a su proyecto político cuya finalidad última es el establecimiento de un Gobierno Mundial, lo que implica la desaparición, después de dos siglos, de las naciones-Estado, los países soberanos.

En última instancia, la globalización es un proceso de transferencia de soberanía desde las naciones-Estado hacia corporaciones privadas o instituciones transnacionales o internacionales.

El concepto de “soberanía nacional” fue acuñado en la Revolución Francesa y tuvo su plasmación por primera vez en el artículo 3 de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano: “toda soberanía reside esencialmente en la nación”. La soberanía es el ejercicio de la autoridad. El diccionario de la Real Academia Española define la soberanía como la autoridad suprema del poder público.

Si bien Rousseau fue el creador del concepto de soberanía popular, fue Sieyès, uno de los teóricos de las constituciones de la Revolución Francesa y de la era napoleónica, quien se encargó de desarrollar la noción de soberanía nacional. Para Sieyès, la soberanía está radicada en la nación y no en el pueblo, ya que también se debe tener en cuenta el legado histórico y cultural, y los valores bajo los cuales se ha fundado dicha nación.

En el ámbito del derecho internacional, la soberanía se refiere al derecho de un Estado para ejercer sus poderes. La violación de la soberanía de un país puede dar lugar a un conflicto bélico.

En la actualidad las naciones-Estado tiene una capacidad cada vez más limitada para “ejercer su autoridad”, mientras que las grandes corporaciones privadas y las instituciones globales o multinacionales tienen cada vez mayor poder de decisión sobre las cuestiones fundamentales que afectan a la ciudadanía.

Las naciones-Estado -y sus órganos “soberanos”- han quedado reducidas a su mínima expresión, se han convertido en una caricatura de lo que antaño fueron. Ningún país tiene verdadera libertad para legislar, no ya solo por la obligatoriedad de respetar multitud de acuerdos y tratados internacionales o transnacionales sino por el chantaje permanente al que se ven sometidos por parte de los mercados y los lobbies privados. La interdependencia económica y tecnológica instituida a través de la globalización convierte a las naciones-Estado en rehenes de los poderes fácticos. Por otra parte, el creciente endeudamiento de los Estados acentúa su subordinación respecto a “los mercados” eufemismo utilizado para referirse a los banqueros internacionales.

La crisis sistémica -económica y financiera- que estalló en 2008 está acelerando aún más esa transferencia de soberanía, el “Gobierno Mundial” ha dejado de ser una quimera y ha empezado a tomar cuerpo a través de corporaciones privadas que ejercen auténticos oligopolios sobre sectores estratégicos de la economía gracias al imparable proceso privatizador inherente a la globalización.

Las naciones- Estado ya no controlan la gestión de los recursos naturales, las materias primas, la energía. Por ejemplo, la soberanía alimentaria les ha sido arrebatada a través de multinacionales como Monsanto que controlan la producción agropecuaria, la distribución de los productos y el mercado de las semillas. Un grupo de 10 megacorporaciones semisecretas, que ni siquiera cotizan en bolsa, controlan casi por completo el mercado mundial de materias primas.

Otro ejemplo paradigmático lo tenemos en la producción energética, cada vez más alejada del control público. El abastecimiento energético es vital y está en manos de muy pocas megacorporaciones privadas, lo que convierte a los Estados en dependientes de los poderes privados, limitando su soberanía.

Por otra parte, las multinacionales químico-farmacéuticas poseen la patente de los principales medicamentos y ejercen un monopolio efectivo sobre la salud, lo que invalida la capacidad de los Estados para gestionar el ámbito sanitario, máxime cuando la enseñanza y la investigación dependen por completo de las aportaciones de estas empresas privadas.

También podemos hablar del agua potable, que por imposición del Banco Mundial, el FMI y el G-8 está siendo sometida a un acelerado proceso de privatización en todo el mundo. Si las naciones-Estado ni siquiera pueden gestionar sus acuíferos, ¿qué queda de su soberanía?

Instituciones como la OTAN o el Consejo de Seguridad de la ONU, con sus cada vez más pertrechados y activos Cascos Azules, limitan la soberanía de las naciones en materia de seguridad. Ya no son necesarios los ejércitos nacionales. Los conflictos internacionales e incluso los propios de cada nación (como vimos en el caso del derrocamiento del gobierno libio de Gadafi), son cada vez más competencia de estas instituciones militares que tienden a configurar un Ejército Mundial único. De hecho existe un proceso silencioso y silenciado de desmantelamiento de las estructuras militares nacionales, cada vez más subordinadas a organismos globales.

Pero quizás donde se hace más patente la merma de la soberanía nacional es en política monetaria. Muchos gobiernos han cedido la capacidad legal de emisión de moneda a corporaciones privadas o semiprivadas. El público en general desconoce esta realidad, pero lo cierto es que la Reserva Federal de los Estados Unidos es un consorcio privado, integrado desde su fundación por 13 bancos privados de Europa y América. Otros muchos Bancos Centrales, como el de Inglaterra, son igualmente privados. También es poco conocido el papel que juega el Banco Internacional de Pagos (el BIS o Banco de Basilea, con sede en Suiza), que es el Banco Central de los Bancos Centrales, y del que dependen en buena medida las políticas monetarias de la mayoría de los países. El BIS es una poderosa herramienta globalizadora en manos de corporaciones privadas y trabaja en detrimento de las soberanías nacionales.

Tampoco podemos olvidar que 27 países europeos han cedido su soberanía monetaria al Banco Central Europeo con sede en Frankfurt, Alemania. Y todos los economistas coinciden en señalar que sin soberanía monetaria no puede existir independencia económica ni soberanía política. De ahí que la crisis del euro solo pueda tener como desenlace lo que se conoce como “gobernanza económica europea”, que consiste en la cesión de la soberanía fiscal y económica de los países europeos a una entidad no democrática cuyo funcionamiento no es transparente ni está expuesto al escrutinio público: la Comisión Europea.

En un mundo sometido a la dictadura de los mercados, donde el verdadero poder efectivo no reside en el pueblo, ni siquiera en las naciones, sino en corporaciones privadas globales, ¿qué soberanía, qué autoridad, le queda a los Estados? Los políticos ya no gobiernan, solo administran, son meros gestores al servicio de las grandes corporaciones que, por otra parte, son quienes financian sus campañas electorales. Las “democracias” han dejado de serlo. Mientras los Estados adelgazan, las corporaciones engordan. La facturación de algunas corporaciones es infinitamente superior a los presupuestos anuales de muchos gobiernos medianos y grandes, incluso supera el Producto Interior Bruto de muchos países. Por volumen de negocios (ingresos versus IPC), Nestlé es más grande que Nigeria, Unilever es más grande que Pakistán, Volkswagen es más grande que Nueva Zelanda, BP es más grande que Venezuela, IBM es más grande que Egipto, General Electric es más grande que Filipinas, Ford es más grande que Portugal, Exxon es más grande que Grecia, Shell es más grande que Arabia Saudí, General Motors es más grande que Dinamarca.

Vacías de contenido, de competencias efectivas, las naciones-Estado son cáscaras huecas, cadáveres, un emergente poder privado global ha decretado su caducidad y tenderán progresivamente a desaparecer. Por tanto, después de 200 años de vigencia de un modelo político mundial basado en los Estados-nación, nos encontramos por primera vez ante la aparición de un nuevo modelo que amenaza a la humanidad con desmantelar el Estado del Bienestar (consolidado a través de un siglo de luchas y conquistas sociales), y con la instauración de un Gobierno Mundial privado de corte plutocrático.

La caída del muro de Berlín en 1989 puso fin a la guerra fría y a un mundo geopolíticamente bipolar. Muchos creyeron adivinar el advenimiento de un mundo unipolar dominado por occidente con Estados Unidos a la cabeza. Sin embargo la globalización ha tenido también otra consecuencia colateral: la irrupción de los llamados “países emergentes” en la escena internacional. Con el BRIC (Brasil, Rusia, India y China) el mundo es geopolíticamente multipolar.

Obviamente, un mundo multipolar es una amenaza para el proyecto de la elite globalista: el Nuevo Orden Mundial es, por definición, unipolar. Esta es la razón por la que estamos ante una especie de segunda guerra fría y existe una creciente tensión entre las fuerzas globalistas plutocráticas y los países emergentes, en cuyo campo no solo militan los países del BRIC, sino también muchos otros como Venezuela, Irán Sudáfrica, Myanmar (Birmania),Vietnam, etc., que por sus recursos confieren un extraordinario poder al polo opuesto al cártel plutocrático de los banqueros internacionales.

En medio de este escenario geopolítico, ¿debemos oponernos al   Nuevo Orden Mundial, a un Gobierno Mundial que implica la desaparición definitiva de las naciones-Estado? La globalización económica ha sido, está siendo, catastrófica para la mayoría de las economías nacionales y para la biodiversidad, y nos conduce irremediablemente al colapso social, económico y ecológico generalizado. Sin embargo, es cierto que los problemas sociales y ambientales no tienen fronteras, por lo que necesitamos instituciones políticas globales, incluso un cuerpo legislativo global. Por tanto, debemos ser “nacionalistas” en lo económico, otorgando el máximo poder en éste ámbito a las instituciones locales y regionales, pero favoreciendo una cierta globalización política en materia de derechos, de justicia social y ambiental.

Cierto es que las naciones-Estado es un modelo artificial, agotado e inapropiado para el mundo del siglo XXI. Lo que en ningún caso podemos favorecer es la plutocracia, el advenimiento de un gobierno mundial privado de las elites globalistas que quieren acabar con el Estado del Bienestar y retrotraernos al feudalismo, reinstaurando la esclavitud, aunque sea una esclavitud consentida gracias a sus sofisticadas técnicas de distracción y control social. En ese sentido, el polo que configuran los BRIC y sus aliados potenciales supone un antídoto para frenar el peligrosísimo avance del proyecto político plutocrático de las oligarquías euro-americanas.

Hoy por hoy el BRIC no constituye un proyecto global alternativo, no existe el riesgo de que transitemos de forma abrupta desde la hegemonía de los Estados Unidos y sus aliados hacia la hegemonía de una nueva superpotencia como China. Desde luego, no podemos compartir el modelo político de China, ni de Rusia, ni de ninguno de los países emergentes, tanto por sus déficits democráticos como por su insuficiente sensibilidad social y ecológica; no podemos alinearnos sin más a favor de los BRIC, pero debemos ser conscientes de que su fuerza aleja el fantasma de la pesadilla orweliana que representa el cártel de los banqueros internacionales y las megacorporaciones.

A estas alturas de la crisis mundial, económica, energética y ecológica, es obvio que necesitamos un nuevo modelo de desarrollo, un sistema productivo más sostenible, lo que ineludiblemente pasa por el decrecimiento. Esto implica acabar con la economía de casino, la desregulación y la especulación sin límites que nos ha llevado al divorcio entre la riqueza real y la masa monetaria en su sentido más amplio. Hay que poner fin al actual sistema bancario y monetario, a la supremacía del dólar como moneda internacional, acabar con el mercado de los derivados financieros, con la delirante megaestafa de los CDS cuyo volumen de negocios es superior a toda la riqueza mundial, eliminar los paraísos fiscales que custodian 10 billones de euros de dinero negro, los privilegios de las grandes fortunas, y tal vez suprimir los Bancos Centrales, racionalizar la producción y el consumo, frenar el deterioro ecológico y buscar solución al inminente fin del petróleo barato (el pico petrolero), cambiando el modelo económico y energético petrodependiente por un modelo basado en la equidad social, la responsabilidad ambiental, la descentralización económica y energética, implementando necesariamente la eficiencia y las energías renovables.

Esto que parece tan evidente constituye el mayor desafío de la humanidad en este siglo XXI. Pero tampoco debemos olvidar que el sistema capitalista actual, tal como nos revela el poco conocido Informe Iron Mountain, es un sistema basado en el miedo y la guerra permanente, y que sustituirlo por un sistema más justo, basado en la solidaridad, los derechos humanos y la paz, es un reto impostergable que sólo puede ser afrontado con éxito desde un cambio radical de conciencia, erradicando la usura y la corrupción, impregnando de nuevos valores a las instituciones políticas y económicas, lo que requiere enormes dosis de sentido común y perspicacia.

El capitalismo puede y debe ser sustituido porque es incompatible con la paz y los derechos humanos. Pero la alternativa a la “soberanía nacional” de Sieyés sigue siendo la “soberanía popular” de Rousseau, la democracia directa, transparente, participativa, y de ningún modo nos podemos encomendar al gobierno plutocrático de las elites. A la sociedad de consumo sólo puede sucederle la sociedad del conocimiento.

 

Fuente  :     Kaosenlared

 

 

Dos cohetes impactan en Damasco contra la sede del partido Baaz de Al Asad

Otro paso más hacia la guerra civil pues sería el primer ataque opositor en la capital siria contra el regimen del tirano

 

Al menos dos cohetes propulsados han impactado en la sede principal del Partido Baaz, liderado por el presidente de Siria, Bachar al Asad, este domingo en Damasco, según han asegurado varios residentes. De confirmarse así, este supondría el primer ataque opositor reportado hasta el momento en la capital siria desde el comienzo de los levantamientos contra el régimen de Bachar al Asad hace ocho meses. «Las fuerzas de seguridad han cerrado la plaza donde está la sede del Partido Baaz en Damasco», ha declarado un testigo presencial bajo la condición de anonimato. «He visto humo saliendo del edificio y camiones de bomberos alrededor», ha agregado.

Esta misma fuente ha precisado que «este ataque se registró poco antes del amanecer y el edificio estaba prácticamente vacío». «Parece haber sido intencionado, a modo de mensaje para el régimen», ha apostillado.

Autoría

El Ejército para la Liberación Siria, compuesto por militares disidentes y activistas turcos, se han atribuido la responsabilidad de este ataque. No obstante, no se ha podido corroborar debido a que las autoridades sirias no han permitido el acceso al país a la mayoría de los periodistas independientes. Esta ofensiva se registra pocas horas después de que el ultimátum lanzado por la Liga Árabe al régimen de Al Asad expirara.

En una entrevista concedida al diario británico ‘The Sunday Times’, el presidente sirio ha hecho alusión a este grupo y ha prometido atajar sus acciones. Ha insistido en que la «única vía es buscar a la gente armada, perseguir a los bandidos armados, impedir la entrada de armas y armamento de países vecinos, así como de prevenir el sabotaje mediante el refuerzo de la ley y el orden». Hace dos días, el Ejército para la Liberación Siria atacó contra el Complejo de Inteligencia de las Fuerzas Aéreas, cerca de Damasco, causando decenas de muertos y heridos.

 

Fuente  :   ABC

 

Recuerda…

Siria asegura que la presión de la Liga Árabe está preparada en “cocinas sionistas y de EE UU”

EE. UU. y Europa planean debilitar el régimen de Siria

Kabchi: medios han manipulado la situación real de Siria

El “gran propósito” [..León Panetta, de visita en Tel Aviv, reiteró que la máxima prioridad de los Estados Unidos es garantizar la “seguridad y estabilidad” sionista… (.. ) Así, la manipulación absoluta de la titulada “primavera árabe” …]

Arzobispo de Jerusalén denuncia conspiración contra Siria

Denuncia Assad conspiración contra Siria a fin de fragmentarla

[…Ahmadineyad ; “La esperanza de Occidente es llevar a cabo un asalto sobre Siria similar al de Libia” …]

Clinton pide que China, India y Rusia aumenten la presión sobre Asad ( Siria )

Obama advierte a Asad: ‘Hay que llevar un cambio verdadero a Siria’

Anonymous ataca la web del Ministerio de Defensa sirio en apoyo al pueblo

( Anonymous está ayudando al Gobierno Mundial )  – Si Clinton y Obama presionan al gobierno de Siria y Anonymous también lo hace será por algo que tienen en común…. Uno, EEUU, presionándo políticamente y Anonymous presionando cibernéticamente….

Siria: Al igual que EE. UU. manipula los hechos en Oriente Medio, lo hará en otros lugares

La UE acuerda un embargo sobre el crudo sirio para presionar al régimen

Amnistía Internacional denuncia la tortura y muerte de los detenidos en Siria

[…Uno de los exponentes del Nuevo Orden Mundial es Amnistía Internacional, una organización empeñada en extender el crimen del aborto por todo el mundo…]

“Siria es hoy objeto de una conspiración”

 

Sarkozy y Merkel quieren hablar esta misma noche con Rajoy

Si gana, el presidente del PP prevé lanzar desde Génova su primer mensaje de unidad contra la crisis

 

Los principales dirigentes europeos dan por hecho que Mariano Rajoy será elegido hoy presidente del Gobierno y tanto Nicolas Sarkozy como Angela Merkel o David Cameron ya han expresado su interés por hablar esta misma noche con el que creen será sucesor de Rodríguez Zapatero, según han asegurado a ABC fuentes del PP. La situación económica europea es tan complicada que los jefes de Gobierno europeos quieren mantener esta misma noche la primera conversación personal con Rajoy, en el caso de que se confirme la victoria electoral.

La conversación con estos líderes europeos será una de las primeras gestiones que realizará Rajoy una vez sea elegido presidente por la mayoría de los ciudadanos, aunque antes tendrá que pronunciar un significativo discurso desde el balcón de la sede nacional en Madrid. El contenido de este discurso se estaba ultimando ayer, aunque ABC ha podido saber que el presidente del PP hará un llamamiento a la «unidad y a la responsabilidad» de todos para salir de la crisis. Los populares dan mucha relevancia a las palabras de Rajoy, ya que «serán examinadas con mucha atención dentro y fuera del país», reconociendo que «hay que medir mucho lo que se dice», dada la situación económica de España.

Si la victoria se confirma, los populares se pondrán a trabajar mañana para iniciar el traspaso de poderes con el Ejecutivo de Zapatero. Antes, el Partido Popular tiene previsto celebrar un Comité Ejecutivo Nacional el lunes por la tarde o el martes por la mañana. En esta reunión de la dirección de los populares, Mariano Rajoy hará pública su «hoja de ruta» y desvelará algunos aspectos importantes de su futura gestión.

El siguiente paso que dará Rajoy será la puesta en marcha de dos equipos. Uno que tendrá que trabajar en la configuración y el diseño de la futura Administración y otro que iniciará el traspaso de poderes con el Gobierno de Rodríguez Zapatero. En relación a este último, el presidente del PP todavía no ha designado a las personas e interlocutores que se responsabilizarán de las distintas áreas del Gobierno para elaborar los informes sobre los temas pendientes. El diseño de este equipo comenzará a realizarse la próxima semana.

Otra de las principales medidas que podría adoptar Mariano Rajoy es adelantar el nombre del próximo ministro de Economía, con el objetivo de emitir señales a los mercados. No hay tomada ninguna decisión al respecto y todo dependerá de la situación de la deuda española y de la prima de riesgo. «Sólo se hará si los mercados y la situación así lo exigen». Si llegara el caso, Mariano Rajoy se lo comunicaría previamente a Su Majestad el Rey y después lo daría a conocer.

 

Fuente  :  ABC

 

PD  :   No les votes ! es más… no votes a nadie !, porque si al fin y al cabo, el que salga no va a gobernar.. entonces.. para qué ir ??

 

 

Herman Cain sobre Libia: Al Qaeda forma parte del nuevo Gobierno libio

El empresario Herman Cain, uno de los contendientes por la candidatura republicana para la Presidencia de Estados Unidos, vuelve a equivocarse sobre Libia al señalar que hay talibanes en el nuevo gobierno de Trípoli.

Cain, representante del movimiento conservador Tea Party, indicó que “hay miembros de los talibanes y Al Qaeda” en el nuevo gobierno libio, en un nuevo error tras tratar de explicar por qué en una reciente entrevista se quedó en blanco ante una pregunta sobre Libia y tras preguntar si el presidente Obama respaldó el levantamiento del pueblo.

¿Estoy de acuerdo afirmando que Gadafi se debería ir? ¿Estoy de acuerdo en que ahora hay un país donde los talibanes y Al Qaeda van a ser parte del nuevo gobierno?”, se preguntó Cain retóricamente en un acto este viernes en Florida.

El aspirante republicano criticaba así las continuas preguntas a las que le había sometido el entrevistador que, a su juicio, eran poco “específicas”, e incluyó por error a los talibanes, que actúan en Afganistán, entre los miembros del gobierno libio.

Cain eludió referirse este sábado al error durante una intervención también en Florida en la que confirmó que el Departamento e Seguridad Nacional de Estados Unidos accedió a proporcionarle escolta federal.

Acusación de abusos sexuales

“Estábamos en New Hampshire y había algunas cosas que, para ser sinceros, nos hacían sentir algo incómodos. Así que estamos contentos de que la petición haya sido aprobada y es una buena noticia porque hacen un gran trabajo”, aseguró.

Cain, quien ha llegado a liderar las encuestas de apoyo republicano, ha tenido que enfrentar estas últimas semanas varias acusaciones de abusos sexuales en el pasado y numerosas críticas por sus errores acerca de política exterior.

“Queríamos pasar al siguiente nivel (de seguridad) debido a mi situación en las encuestas y el creciente escrutinio adicional que estoy teniendo”, explicó.

Normalmente, los aspirantes presidenciales no cuentan con protección del Servicio Secreto de Estados Unidos, aunque en 2007 también Barack Obama recibió de manera excepcional escolta federal durante su campaña presidencial.

 

Fuente  :   El Mundo

 

 

“El nuevo orden mundial del que se hablaba antes va a consistir realmente en una nueva era del capitalismo. Y en una era sobradamente peligrosa”

“Ante lo que pasa estoy perplejo, entre atónito y desconcertado”

 

 

José Manuel Caballero Bonald. Poeta. Autor de Manual de infractores. 85 años recién cumplidos. Está atónito ante lo que pasa. Aquí lo dice.

Pregunta. ¿Cómo se siente ahora en este país?

Respuesta. Quizá el calificativo que mejor me defina ahora sea el de perplejo, entendiendo por perplejo una especie de punto intermedio entre el atónito y el desconcertado. Habría que actualizar la Guía de perplejos de Maimónides. La perplejidad incluye la indecisión, y creo que más de la cuarta parte de los españoles está indecisa. Estamos asistiendo a un desplazamiento de lo que se entiende por política. El politikós de los griegos, o sea, el ciudadano, está entrando en una zona de desconcierto, una vez que la política ha sido sustituida por la economía. Es el fin de las ideologías, se ha borrado la ideología de los partidos, los gobernantes están siendo sustituidos por tecnócratas, ha ocurrido en Grecia, ha ocurrido en Italia y va a ocurrir en muchos otros países. Los políticos de lo único que hablan ya es de economía, de la crisis de la deuda, de la prima de riesgo, de los recortes, de los eurobonos, ¡qué sé yo!, de todos esos desbarajustes económicos que provocaron hace 30 años más o menos la señora Thatcher y el señor Reagan, ese capitalismo desaforado que ha traído como consecuencia unos desequilibrios realmente escandalosos.

P. Emilio Lledó evocó en esta serie la palabra guerra (“una guerra europea sin cañones”) para definir lo que pasa.

R. Lledó tiene en parte razón. Aunque mejor que a ese concepto bélico, yo me referiría a un trasfondo de violencia innegable, como si se estuviera fraguando una especie de dominio absoluto de la oligarquía financiera en el mundo. El nuevo orden mundial del que se hablaba antes va a consistir realmente en una nueva era del capitalismo. Y en una era sobradamente peligrosa, porque nadie duda ya de que los grandes núcleos de poder económico son los que dominan el mundo y van a dominarlo cada vez más. El ciudadano como tal, en sentido clásico, ya no va a existir, van a existir subordinados a ese capitalismo. El PP ya ha hablado de la supresión de esa asignatura necesaria, de la Educación para la Ciudadanía —todo un síntoma,— como si eso fuera innecesario. El sentido del político, como tal gobernante dedicado a la gestión de una sociedad orientada al bien común, se ha extinguido.

P. ¿Qué nos lleva a esta situación que requiere adjetivos tan inquietantes?

R. Eso tiene sus raíces en la Transición. La Transición fue un apaño de urgencia, como bien se sabe. La derecha cedió algo para conservarlo todo y la izquierda consiguió algo para no perderlo todo. Y de ahí surgió un franquismo latente que reaparece de cuando en cuando, a la vista está. Ahí está sin ir más lejos la historia del PP, cuyo presidente ha sido hasta ayer mismo el señor Fraga Iribarne, uno de los máximos exponentes de la represión franquista… El PP es un conglomerado de grupos de derechas, muchas derechas formando un bloque, desde los moderados a los extremistas, desde los demócratas a los ultras. Por ahí sigue funcionando lo más retrógrado de nuestra derecha: el inmovilismo, el nacionalcatolicismo, el oscurantismo…

P. Una derecha junta frente a una izquierda atomizada. ¿Cómo ve esa división de la izquierda?

R. No tengo eso muy claro… Pero supongo que sí, que hay una división, o una subdivisión, en el seno de la verdadera izquierda, quizá previsible por razones de oportunidad histórica. La derecha ha sabido mantener una unidad monolítica, que como ha ocurrido siempre en España con ese tipo de alianzas conservadoras, va a seguir anquilosada en una tradición deplorable. Las lacras históricas de nuestro conservadurismo están ahí, no se han acabado nunca de extirpar; una situación muy peculiar, muy española, que viene de los Reyes Católicos y llega hasta el general Franco.

P. Con excepciones, no parece que esta vez el mundo de la cultura haya sentido la necesidad de pronunciarse con respecto al porvenir político, como si hubiera habido una desbandada…

R. Más que de una desbandada yo hablaría de una actitud acomodaticia, como si la preocupación política quedara a trasmano de la preocupación cultural; algo así. Yo puedo separar mi gestión personal como escritor de mi actividad como ciudadano, como político, que no tienen por qué coincidir, pero que constituyen dos aspectos fundamentales de mi biografía, y más en tiempos tan complejos como los actuales. Por eso cada vez me resulta más significativo el movimiento de los indignados del 15-M, que si era necesario hace meses más va a serlo después del 20-N. Bueno, a pesar de todo, yo tiendo a ser optimista, en el sentido de pensar que todo es empeorable.

P. En sus memorias (Tiempo de guerras perdidas, sobre todo) usted recrea aquel color sepia del franquismo rancio… ¿De qué color es España ahora?

R. No sé, quizá sea una especie de claroscuro… Antes era más bien gris, un gris marengo, un color mortecino, triste; ahora tiende al violeta, al malva… El malva puede ser un síntoma de cierta decadencia, de cierta despreocupación, de una variante dañina de la apatía… Me da la impresión de que estamos haciendo de testigos neutrales, negligentes, frente a un desbarajuste general. El improperio parece que es la única estrategia posible de los políticos, y una de las cosas que hay que recuperar son las buenas maneras, las actitudes dialogantes frente al insulto o la zafiedad. La figura de la persona decente ha ido perdiendo significación…

P. Un tiempo triste.

R. Quizá haya como un doble fondo en la vida cotidiana, aunque no lo parezca. En la superficie, digamos que en la calle de los sábados, hay mucha desenvoltura, mucho aire de despreocupación, pero en el fondo hay también mucho malestar, alguna tristeza. En general, cunde el desaliento, la desconfianza, ya nadie cree en las palabrerías de los políticos…

P. En un periodo, el final de Aznar, usted escribió Manual de infractores. Una bofetada de realidad. Ahora escribe otro libro. ¿Exasperado?

R. Bueno, sí, hace años empecé a experimentar una nueva forma de exasperación, de indignación frente a los desafueros de la historia inmediata, la guerra de Irak, las mentiras de los gobernantes, las violaciones de los derechos humanos, las ilegalidades, los abusos de poder… Todo eso supuso como el sustrato de una rebeldía frente a los estropicios de la historia y, de paso, un desprecio por los sumisos, los gregarios, los obedientes… No es que en mi poesía de entonces esté incorporado todo eso de una forma directa, sino como un trasvase interior, como una tentativa de oponer a la hostilidad ambiental la hostilidad de las palabras.

P. Esa hostilidad ambiental se nota otra vez.

R. Es algo que se nota de pronto, creo yo. Además, todo parece ir acentuando esa sensación de desconcierto, de violencia… Empezando por esos cuatro millones largos de parados, que es un auténtico desastre social, un desequilibrio gravísimo… Y no deja de ser curioso que estén constantemente haciendo hincapié en esa situación las fuerzas de la oposición, es decir, esa derecha que la ha provocado de alguna manera a través de la codicia, los manejos injustos, la ambición… Entre el Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial del Comercio y el Banco Central Europeo están consiguiendo que la ruina del común de los ciudadanos esté garantizada.

P. Y esa sensación entra en su libro nuevo…

R. En mi próximo libro de poemas hago una especie de recuento irregular, al ritmo entrecortado de la propia memoria, de mi biografía, o de algunos aspectos significativos de mi biografía. He andado revisando de algún modo mi experiencia encajada en una sociedad que vivió por largo el franquismo y el difícil acceso a la democracia. Se titula Entreguerras o De la naturaleza de las cosas (copiando el título del gran poema didáctico de Lucrecio), y vuelvo otra vez a recuperar la memoria de muchas andanzas vividas, intentando explicarme el sentido de ciertas cosas, con una especie de mirada testamentaria.

P. La memoria histórica es una de las partes lesionadas de la última etapa de este país.

R. Aquí se ha producido una oposición evidente para que se canalizara la justa recuperación de los crímenes del franquismo, esa sistemática persecución hasta la muerte del vencido. La derecha recurrió a esos tópicos de que es mejor no abrir las heridas, decretar el olvido, la historia sin culpables y todo eso. Y ya que no hubo en su día un tribunal que juzgara esos crímenes, había que tratar de constituirlo a estas alturas. Y resulta que al juez que quería hacerlo lo llevan a los tribunales los herederos de los culpables. En qué cabeza cabe semejante atrocidad.

 

Fuente  :  El Pais

 

 

Google Earth: Descubren figuras extrañas en el desierto de China

 

 

 

 

“Las empresas de Wall Street están detrás del 15M y de los indignados”

El Instituto Tavistock se creó como centro de control mental tras la Segunda Guerra Mundial, auspiciado por la familia Rockefeller, para realizar cambios forzados en nuestro modelo de vida y controlar nuestra conducta a través de las drogas y los medios de comunicación de masas. Tras el éxito obtenido con La verdadera historia del Club Bilderberg (Ed. Planeta), Daniel Estulin vuelve a la carga con esta obra que intentará desgranar quién mueve los hilos en la sociedad actual y que hará pensar a más de uno. El escritor ha repasado con El Confidecial los asuntos de más actualidad en su obra El Instituto Tavistock (Ediciones B) y la influencia de las élites a partir del concepto del centro de control en nuestra vida diaria y en nuestro futuro.

 

Pregunta: ¿Qué está controlando y cómo nos está influyendo el Instituto Tavistock en la actualidad?

Respuesta: Hablamos de modificación de la conducta. En este sentido, están tratando de implantar cambios forzados en nuestro modo de vida sin que nosotros lo sepamos. El motivo es destripar el sentido de identidad del ser humano y sustituirlo por algo artificial. Si tú quieres controlar el mundo, necesitas que los humanos nos volvamos cada vez más infantiles para que sea más fácil, y los medios de comunicación de masas juegan un papel muy importante.

En la actualidad,  con todos los parados que hay, y que son más de los que dicen las cifras oficiales, los políticos ya han dejado de actuar en nuestro nombre y lo hacen en el de la élite. La gente no se levanta y derroca a los que trabajan en contra del ser humano porque no sabemos lo que es el concepto de dignidad humana, no creemos en nada y no tenemos ninguna escala de valores. Sólo tenemos el instinto animal para aceptar esta bestialidad.

Por ejemplo, lo que está ocurriendo en EEUU es brutalidad de seres humanos contra seres humanos y es la misma que hemos visto en la Alemania nazi cuando se mataba a niños y ancianos sin que nadie levantase la voz por las mismas razones que hoy en día. En ese sentido, si tú necesitas controlar el mundo feliz en el que estamos metidos, obviamente lo que tienes que hacer es controlar al ser humano en todos los sentidos.

P: Entonces, ¿El Instituto Tavistock está detrás de la ausencia de conflictividad social que debería haber por las consecuencias de la crisis y de las medidas gubernamentales?

R: Tavistock es un centro neurálgico. Es decir, no hay cuatro viejos sentados en una sala oscura planificando el futuro del mundo, eso sería una teoría conspiranoica. Me refiero al concepto que tiene el instituto para controlar las tendencias sociales, la degeneración del sistema educativo, manipular la forma la que nos presentan la información, el uso de las drogas para eliminar esa chispa de vida que nos da la razón y nos hace únicos e irrepetibles…

Se crean tendencias sociales basadas en conjeturas y sentimientos, por eso en el libro hablo de cómo nos controlan a través de las películas de Disney. No tienen nada de concepto intelectual, son algo infantil, tanto que los adultos al verlas se ponen al mismo nivel emocional que los niños y esto crea un gran retraso mental en adultos. Estamos hablando de grandes dosis de simbolismo junguiano cuando vemos a los muy buenos contra los muy malos. Lo mismo pasa con la serie Cuéntame. No quiero decir que sea un producto de Tavistock, sino de que el concepto de cómo lo hacen es el de goma de borrar porque tienes una visión retrospectiva controlada.  Para que los hijos de baby boom vean qué fueron los años 60 y 70, se sacan a la luz los sentimientos banales e infantiles y te dicen ‘en estos tiempos difíciles mejor que nos aferremos a los recuerdos de nuestra infancia’, lo que pasa es que te cuentan la típica historia de chico ama a chica y conceptos como ese borran la realidad de aquella época y crear un nuevo tiempo, que es el cambio de paradigma de la sociedad.

Por eso, la gente que ha vivido esa época, cada vez que escucha la canción que sonaba cuando se dieron su primer beso enseguida le vienen a la cabeza esos recuerdos dulces. A los que tomaban drogas en esa época, por ejemplo, cada vez que ahora escuchan las canciones de los 40 principales se les activa la misma parte del cerebro que se activaba cuando tomaban LSD, aunque ya no se droguen. Todos estos conceptos vienen de un centro neurálgico que está vinculado con universidades americanas e inglesas, con fundaciones y organizaciones como las del gobierno americano, Greenpeace, WWF, etc. vinculadas entre sí en forma de tela de araña.

P: ¿Cómo se han utilizado todos estos conceptos en España de cara a las elecciones generales del 20N?

R: Hay varias cuestiones. Entre ellas, la forma de entender las informaciones. Si tú coges cualquier noticia, verás que te dan un titular de cuatro palabras como ‘Rajoy ve un futuro mejor’, pero el pensamiento humano no está hecho para conceptos simples porque se reducen ideas muy difíciles a frases muy fáciles y llamativas. Esto es manipulación pura y dura. Si, por ejemplo, ves un telediario con varias secciones e informaciones de segundos, ¿de cuántas cosas te acuerdas cuando termina? De casi ninguna. Esta es nuestra forma de percibir las noticias porque cuando la gente ve la tele no está pensando, está mirando con la boca abierta. El objetivo es que no pienses porque racionalizar conlleva conceptos peligrosos para la élite porque luego son muy difíciles de manipular. Si es gente con sentimientos infantiles, es mucho más fácil de controlar.

P: ¿Qué ocurre con movimientos sociales como el 15M en España?

R: Voy a escribir un libro sobre este asunto que se va a llamar El negocio de la revolución. Todo este movimiento empezó en 1999 en Yugoslavia, de hecho el símbolo que se está viendo en estas protestas lo utilizaron en ese país cuando derrotaron a Milosevic, también se usó en Rusia, Ucrania,  Egipto, Argelia, Baréin, España… Por eso desde el PP se lanzan mensajes básicos, sencillos e infantiles, porque no entienden lo que está pasando y no saben pensar de forma abstracta.

El símbolo del puño se creó por el movimiento serbio OTPOR, que estaba financiado por George Soros y la CIA para derrocar a Milosevic. Cuando se dieron cuenta que funcionaba de maravilla crearon otra organización CANVAS (Centro de Acción No Violenta y Estrategias Aplicadas), como brazo ejecutor de OTPOR. Éstos tratan de derrocar a los gobiernos que están en contra del poder de la élite. Hacen creer a la masa mundial que el pueblo se ha levantado contra los opresores. Es una cosa absolutamente absurda cuando te das cuenta de quién los financia, quién los organiza, cómo utilizan las redes sociales… es una cosa bien pensada. Esto es lo que está pasando en EEUU o España.

 

 

Una seguidora del movimiento árabe 6 de abril con el logo de OTPUT

 

Yo conozco a Vlad Teichberg, que vino a mediados de febrero y dijo que en mayo habría una revolución en España. Éste, que salió en muchos medios de comunicación, iba de indignado, pero es un genio informático y matemático que trabaja para grandes empresas de Wall Street como JP Morgan diseñando programas informáticos para que ganen más dinero en la Bolsa. Vive en un loft de Nueva York construido por Frank Wright, de 250m2, y por el que paga 37.000 dólares al mes. Yo estuve en el palacete que tenía alquilado en la calle Pez de Madrid, donde tenía medio millón de dólares sólo en ordenadores y 100.000 dólares en cableado. Cuando lo desenmascaré en mi programa de radio recibí un SMS en mi teléfono ocho segundos después en el que me decía ‘te estoy oyendo desde Nueva York’.

Esa gente está muy bien conectada con el poder y lo que están haciendo es romper países desde dentro. ¿Por qué? El planeta es un espacio pequeño con recursos naturales limitados. Si la población sigue creciendo no habrá comida para todos, ni para la descendencia de las élites. Esto no quiere decir que todos los que están en el movimiento pertenezcan a esta élite, sino que hay unos cuantos líderes de este grupo que están al tanto hasta cierto punto, pero los indignados no entienden que a ellos también les están manipulando.  Aquí el problema es que no hay cabezas visibles, igual que en la contracultura hippie o en Anonymous. Es muy difícil entender la causa, que es muy complicada y que choca con lo que está viendo la gente.

P: ¿Cómo van a despoblar el mundo las élites?

R: Lo que necesitan es reducir la población mundial, algo que se consigue destrozando la economía mundial a propósito. Hace trescientos años se dieron cuenta de que el progreso y el desarrollo son directamente proporcionales a la densidad de población. Si hay riqueza en el mundo, va a haber más tecnología y va a aumentar la población. Si no, nunca habrá progreso.

Por ejemplo, en EEUU han destrozado Nasdaq porque por cada dólar que invertía el gobierno norteamericano en la empresa, ésta lo devolvía multiplicado por quince en progreso a la población y si tú eres la élite no puedes permitirte este lujo. Por eso, todo lo que vivimos a nuestro alrededor está vinculado a estos conceptos para poder controlar el mundo y los recursos naturales. Las películas de Hollywood, el calentamiento global… o los programas de planificación en África, detrás de los que están el gobierno americano o la ONU, y con los que pretenden despoblar el continente. Quieren que no haya población para que los recursos pasen a manos de Rockefeller.

P: Entonces, ¿se puede solucionar la situación? ¿Qué podemos hacer?

R: Gran parte depende de nosotros. Podemos hacer entender a los líderes que tienen una obligación con los países y los ciudadanos. Rajoy, por ejemplo, ha dicho que va a seguir las pautas del Banco Central Europeo, y eso no es trabajar para España. Tampoco lo que hizo Zapatero. La única solución es que el mismo día que haya un nuevo gobierno, España salga del Euro, desmantele todos los bancos que han quebrado porque tienen un agujero negro que nunca podrá pagarse, y se empiece a invertir en la infraestructura del país, en industria pesada, recursos naturales, etc. Pensar que alguien de Bruselas que trabaja para la élite piensa en el bienestar de España es totalmente absurdo.

Hay que mirar al futuro para la supervivencia de la especie humana, que vendrá de la colonización de otros planetas, y evitar que Rockefeller consiga lo que quiere, matarnos para que él pueda comer.

P: ¿En quiénes podemos confiar?

R: A nivel conocido en nadie. Aunque yo conozco a mucha gente y a partidos minoritarios europeos que tienen buenas ideas. Pero queremos genios como Roosevelt y hacer en España lo mismo que él hizo después de la Gran Depresión, reconstruir países invirtiendo en ellos. Pero si no se sale del Euro y no se empieza a controlar la propia política financiera acabaremos muchísimo peor que Grecia, que es un protectorado de Europa donde se están rifando quién va a controlar las islas griegas, y esto es irreversible. Es lo que debemos evitar a toda costa, la desaparición del estado-nación.

En España es muy complicado. Ningún partido está hablando de salir del Euro, ni de imponer la Ley Glass-Steagall –que establece una división entre la banca que invierte nuestro dinero como si fuese un casino de Las Vegas y que luego lo pierde y piden que se lo devuelvas, y la de depósito para mantener a salvo nuestros ahorros-.

 

Fuente  :     Elconfidencial.com

 

 

Y después del 20-N ¿que?