Archivo del sitio

Argentina crea una vaca clonada para producir leche casi humana

Argentina ha presentado en sociedad a la ternera Isa, fruto de una clonación de genes bovinos con humanos llevada a cabo por científicos locales con el fin de obtener una vaca que produzca leche maternizada.

Isa, nacida en abril pasado en un campo del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria(INTA), producirá cuando sea adulta una leche similar a la humana.

La clonación fue llevada a cabo por científicos del INTA y de laUniversidad de San Martín (USAM). La ternera, según el INTA, es el resultado de una clonación “con dos genes humanos quecodifican proteínas presentes en la leche humana y de gran importancia para la nutrición de los lactantes”.

Esas proteínas son la lactoferrina y la lisozima humanas. Isa producirá leche “que se asemejará a la humana, ya que la leche de vaca casi no contiene lisozima y la actividad de la lactoferrina es específica de cada especie”.

Isa es el nombre que los científicos pusieron a la ternera mediante un acrónimo de las siglas del INTA y la USAM. Pero tal vez no sea la primera.

En abril, un grupo de científicos de la Universidad Agrícola de China anunciaron que habían logrado introducir genes humanos en embriones de unas vacas lecheras, creando un rebaño de unas 300 vacas capaces de producir leche con similares características.

El club de la clonación

Argentina entró en el club de la clonación destinada a crear vacas transgénicas con fines medicinales en agosto de 2002, cuando nació Pampa, con la que expertos del laboratorio local Bio Sidus pretendían obtener leche bovina con la proteína de crecimiento humano “hGH”.

Las descendientes de Pampa, considerada como la primera ternera clonada en América Latina, producen leche de la que se extrae esa proteína para producir a menor coste las medicinas para niños con deficiencias de crecimiento.

En los últimos años, científicos argentinos también han clonado caballos y toros con el fin de obtener ejemplares de mejor rendimiento.

 

Fuente  :  20  Minutos

 

 

Recuerda….

 

La UE entierra la negociación para aprobar la comida clonada

Clonando vacas para producir medicamentos

El primer toro bravo clonado se prepara viajar a Utrera

Carne de un buey clonado se vendió en el Reino Unido

Chuletón clonado en la mesa de la UE

Nace el primer toro bravo clonado

“Casi todas las frutas que comemos hoy en día son clones”

 

 

La UE entierra la negociación para aprobar la comida clonada

Las negociaciones en la UE para aprobar la comida clonada etiquetada se fueron a pique ayer después de tres años de debates. Los Veintisiete decidieron que la propuesta del Parlamento Europeo que obligaba a etiquetar toda la comida procedente de animales clonados podría derivar en una guerra comercial con países como EE UU, que ya exportan estos productos.

“El Parlamento Europeo intentó que el Consejo aprobase una solución confusa e inaceptable que, en la práctica, habría obligado a dibujar un árbol genealógico para cada loncha de queso o de salami”, declaró el ministro húngaro de Agricultura, Sandor Fazakas, en nombre de la presidencia de turno.

Los negociadores de la Eurocámara acusaron a los Gobiernos de ignorar a la opinión pública. “No estábamos dispuestos a traicionar a los consumidores”, declararon las diputadas Gianni Pittella y Kartika Liotard.

Fuente  :   El Pais

Clonando vacas para producir medicamentos

Los alimentos de bovinos clonados suelen aparecer en los titulares de prensa, cuando lo hacen, como una alerta sanitaria. Productos cuyo consumo no está regulado y se teme que lleguen de algún modo hasta nuestra mesa. Pero la asombrosa capacidad de las vacas para dar gran cantidad de leche, unida a la posibilidad de manipular sus genes, podría convertir a estas reconocidas ‘fábricas’ de alimentos en auténticas factorías de medicamentos.

La idea es modificar genéticamente a las hembras vacunas para que produzcan en su leche una serie de proteínas humanas, que después podrían extraerse y usarse en el desarrollo de nuevas terapias para enfermedades autoinmunes, como el lupus o la artritis reumatoide. El proyecto, que aún tardará unos años en germinar, se está llevando a cabo desde el departamento de Veterinaria de la Universidad Nacional de Corea del Sur, reconocido por logros como el primer perro clonado, pero cuya fama quedó ensombrecida por acusaciones de fraude en la clonación de células humanas.

Allí trabaja como investigadora contratada la científica española Begoña Roibas da Torre, nacida en Lugo en 1982 y a quien llegó la oferta de trabajar en Corea, concretamente en Seul, tras una estancia en el hospital Mount Sinai de Toronto (Canadá). Allí participó en un estudio que evaluaba la respuesta de tumores cancerígenos a la manipulación genética de vasos sanguíneos en ratones. Su grupo descubrió que si el crecimiento de los vasos se detenía y se limitaba la llegada de sangre al tumor, éste respondía invadiendo tejidos adyacentes y produciendo metástasis, por lo que mejor “no enfadarlo”.

Pero lo más importante para la carrera de Roibas da Torre es que su jefe en Toronto le habló de un trabajo en el famoso laboratorio de clonación coreano, y la investigadora no se lo pensó. “No clono directamente a los animales, pero hago la parte molecular del trabajo, que es la creación de líneas celulares transgénicas”, aclara. “Lo que queremos conseguir es una vaca transgénica que exprese proteínas humanas en la leche, para luego purificarlas y poder comercializarlas”.

Este enfoque para el desarrollo de nuevos medicamentos podría ser prometedor si se demuestra económicamente viable en un futuro. El problema de las terapias con proteínas es que muchas veces es demasiado costoso fabricarlas desde cero, aunque así se hace, por ejemplo, con la insulina para los diabéticos. En el caso de las citocinas (proteínas que median en los procesos inflamatorios involucrados en enfermedades autoinmunes), “sintetizarlas artificialmente no sale rentable”, comenta esta investigadora. “Sin embargo, si las purificas de la leche de la vaca sale más barato”.

Pruebas con ratones

Es decir, la leche clonada en ningún momento se consume: “Es sólo un método de cultivo de la proteína”, y la parte buena es que “las vacas producen mucha leche”. En esta alta productividad radica la clave para que la idea sea eficaz, aunque, por supuesto, aún quedan muchas cosas por hacer, entre ellas comprobar la seguridad del procedimiento. “Se ha hecho ya en ratones y se ha visto que las proteínas no sufren ningún tipo de modificación, con lo cual son válidas para usar en terapias”, explica Roibas da Torre.

El paso de los ratones es importante porque demuestra que varias especies, y presumiblemente también los bovinos, pueden generar estas proteínas sin alterar peligrosamente su naturaleza.”El problema son las modificaciones que sufren las proteínas dependiendo del animal que las produzca. Pero, en este caso, esas modificaciones no existen, así que tenemos un problema menos”, explica desde Seul la investigadora gallega. “Por supuesto, hay que estudiar si pueden tener realmente efectos beneficiosos en los pacientes con estas enfermedades. Todavía no lo sabemos”, comenta.

Con todo, estima que en tres o cuatro años podría nacer la vaca transgénica -que no será la primera de su especie en ser clonada- y, a partir de ahí, se podrían estudiar tanto la rentabilidad del procedimiento como la utilidad de las nuevas terapias en humanos. “Todo nos dice que sí, pero en ciencia nunca se sabe”, concluye la investigadora, cuya carrera -aún temprana- ha sido hasta ahora muy distinta de los estándares españoles. “Es que no quise seguir el estándar”, sostiene.

Lee el resto de esta entrada

El primer toro bravo clonado se prepara viajar a Utrera

Nació el 18 de marzo de 2010 en una explotación ganadera de Melgar de Yuso (Palencia). Pesó 25 kilos y le llamaron Got. Fue fotografiado, filmado, visitado y casi entrevistado, porque se convirtió en el primer toro bravo clonado y en la demostración viva de otro gran salto de la ciencia.

Got fue el único superviviente de los tres clones bravos, hijos de un semental andaluz, que se gestaron en vientres de alquiler, y todo un éxito de la genética animal firmado por un equipo de científicos de la Fundación Valenciana de Investigación Veterinaria, liderado por su presidente Vicente Torrent y la investigadora del Centro Príncipe Felipe de Valencia, Rita Cervera.

Un éxito que no hubiera sido posible sin la colaboración de Javier Azpeleta, dueño de la explotación ganadera en la que Got vio la luz y donde ha crecido todo este tiempo, rodeado de vacas frisonas.

Bravura y poderío

Ahora, con tan solo nueve meses, está preparado para su traslado a la finca ‘El Toruño’ en Utrera (Sevilla), propiedad del ganadero Alfonso Guardiola, donde campará a sus anchas y se preparará para cumplir su destino, hacer honor a su padre y convertirse en un gran semental capaz de trasmitir bravura y poderío a todos sus vástagos.

“Está sano y en forma”, aseguró Torrent convencido de que Got es la viva imagen de su padre, Vasito, un toro de lidia, robusto y con cuernos afilados que le cedió sus genes. Nueve meses después, el cerco que hay alrededor de sus ojos confirma que la replica es exacta.

En este tiempo Got se ha convertido en todo un jovencito y en el único superviviente de un experimento que necesitó 28.000 euros y tres años de trabajo. Ya pesa 140 kilos y aunque sus cuernos no miden más de diez centímetros, “le sale la raza”, afirmó Torrent, más que satisfecho con el desarrollo del animal.

“Got ha tenido un desarrollo absolutamente normal”, subrayó el científico. Y además “ha sido el toro mejor cuidado de la historia” con un seguimiento veterinario muy riguroso y todos los mimos del mundo. De hecho, se gestó en el vientre de Leonis, una vaca lechera, y entre vacas, terneros y novillas ha pasado toda su infancia, en Melgar de Yuso, un pueblo que no llega a los 350 habitantes.

Allí ha tenido una vida muy tranquila, en el corral improvisado con enormes pacas por Javier Azpeleta, para lo que iba a ser una estancia provisional, de apenas doce semanas, y que se está alargando más de la cuenta.

No es que al ganadero le importe tener a Got entre sus frisonas, aunque cada vez le de mas trabajo, pero considera que “lo lógico sería que se criase en una dehesa entre toros de su raza”. Más que nada porque, entre tanto mimo se le va a suavizar el carácter y “parece que cada vez es menos bravo”, señaló Azpeleta.

Hijo de Leonis y Vasito

Porque aunque el tiempo del estrellato se le haya pasado, Got sigue recibiendo visitas de mucha gente, y posa ante los flashes de todo el que se acerca a Melgar de Yuso, un pueblo cerrateño orgulloso de tener un inquilino tan insigne. Sin embargo para Torrent lo importante es que Got esté “sano y fuerte” para ser trasladado, en el mes de marzo, a la finca de Guardiola, porque en ningún caso el hijo de Leonis y Vasito será lidiado.

Allí cumplirá, cuando llegue el momento, en dos o tres años, con el papel que le depara el destino y será en su vida adulta un gran semental de toros de lidia. Porque a pesar de que Got nunca pisará la arena del coso taurino, sus genes bravíos y su casta dejarán huella en todos sus descendientes.

Solo así dará la razón a la ciencia y abrirá la puerta a otras investigaciones que, según Torrent, “serán espectaculares”. Por ejemplo se podría crear un banco de tejidos para clonar cualquier mamífero en peligro de extinción. O se podría clonar a las mejores vacas lecheras y mejorar así la rentabilidad de las explotaciones ganaderas, que no es poco.

Pero esto ya es otra historia y ahora toca darle a Got su protagonismo, el de ser el primer semental clonado, un toro bravo que se forjo un férreo carácter, muy castellano, en sus primeros meses de vida en una finca palentina.

Fuente  :  El Mundo

Científicos creen que podrán «resucitar» a un mamut dentro de cinco años

Los investigadores utilizarán ADN del tejido de un ejemplar congelado en Siberia. De lograr su objetivo, sería el primero que vuelve a la vida desde que la especie desapareció de la faz de la Tierra hace cerca de 10.000 años

 

 

Un equipo de investigadores japoneses asegura estar en condiciones de llevar a cabo un experimento científico sin precedentes: el nacimiento en laboratorio de un mamut lanudo, el primer ejemplar vivo de una especie que desapareció de la faz de la Tierra hace cerca de 10.000 años. Si todo marcha según lo previsto, el primer mamut de la era moderna podría ser una realidad en un plazo de cinco o seis años.

Están a punto de hacerlo. Y están convencidos de que, esta vez, tendrán éxito en su intento de “resucitar” una especie extinguida hace ya miles de años. Un paso crucial se ha dado ya: fue el pasado verano, cuando los investigadores consiguieron extraer ADN viable del tejido de un mamut congelado en los hielos perpetuos de Siberia y conservado en un laboratorio ruso especializado en los restos de este antiguo pariente de los elefantes.

“Los preparativos para llevar a cabo este objetivo ya se han realizado”, afirma Akira Iritani, profesor emérito de la Universidad de Kyoto y director de las investigaciones.

Óvulos de elefante

Según los planes del científico, los núcleos de varias células obtenidas del mamut congelado se insertarán en óvulos de elefante (previa extracción de sus núcleos originales), para crear un embrión que contenga los genes del gigante desaparecido. Después, el embrión se implantará en el útero de una elefanta y, si todo marcha según lo previsto, la naturaleza hará el resto y nacerá el primer mamut que vive en la Tierra desde los lejanos tiempos de su extinción.

El camino para llegar hasta aquí ha sido largo y tortuoso, y a pesar de que la idea de la sustitución nuclear no es nueva, lo cierto es que hasta ahora no había sido posible extraer núcleos celulares de mamut viables, que resultaran adecuados para llevar a cabo el ambicioso experimento.

Desde 1997, en efecto, un equipo de la Universidad de Kinski había logrado obtener, hasta en tres ocasiones diferentes, tejido de la piel y músculos de mamuts congelados en Siberia. Sin embargo, y a pesar de la buena conservación de los tejidos, la mayor parte de los núcleos celulares resultaron estar dañados por los cristales de hielo del permafrost siberiano. Razón por la que el proyecto de clonación de un mamut fue finalmente abandonado.

Pero en 2008, un biólogo japonés, Teruhiko Wakayama, del centro Riken para la Biología del Desarrollo, en Kobe, dio un enorme paso al conseguir, por primera vez en el mundo, clonar con éxito un ratón a partir de células que habían permanecido congeladas durante dieciséis años.

Células intactas

Ahora, y basándose en las técnicas de Wakayama, el equipo de Iritani ha logrado desarrollar un método eficaz para extraer los núcleos celulares de mamut sin dañarlos. Algo extremadamente difícil, ya que apenas entre el 2 y el 3% de las células obtenidas reunían las condiciones adecuadas para intentarlo.

Lee el resto de esta entrada

Descubren un lagarto capaz de clonarse a sí mismo

La especie, que forma parte del menú de los restaurantes vietnamitas pero era desconocida para la ciencia, puede tener descendencia sin sexo

La especie forma parte de los menús tradicionales de los restaurantes de la región del delta del Mekong, al sur de Vietnam, pero hasta hace poco había pasado totalmente inadvertida para la ciencia. Cuando los investigadores dieron con este lagarto en el tanque de agua de un local de comidas, no solo descubrieron una nueva especie, sino que también quedaron impresionados por su formidable capacidad: las hembras pueden reproducirse «clonándose» a sí mismas, sin necesidad de sexo. La investigación ha sido publicada en la revista especilizada Zootaxa.

L.Grismer

La nueva especie de lagarto, compuesta solo por hembras

 

Varios especímenes de este lagarto, denominado Leiolepis ngovantrii, fueron descubiertos por un miembro de la Academia Vietnamita de Ciencia y Tecnología en un restaurante de la provincia de Ba Ria-Vung Tau. El científico notó que todos los ejemplares eran idénticos, y envió fotografías a un herpetólogo de la Universidad La Sierra en Riverside (California), L. Lee Grismer. El investigador clasificó el lagarto dentro del género Leiolepis, pero en este grupo machos y hembras tienen una coloración diferente, y se percató de que en la fotografía solo aparecían animales de un color. Todas eran hembras.

Entusiasmado con su hallazgo, Grismer contactó con el dueño del restaurante para que mantuviera vivas a sus criaturas y viajó a Vietnam en su busca. Cuando llegó, el hombre había vendido los lagartos, pero el científico consiguió localizarlos en otros establecimientos. Ayudado por ciudadanos de la zona, encontró 70 ejemplares, algunos de ellos vivían en libertad. De nuevo, todas eran hembras.

El parto de una virgen

Grismer cree que la especie puede ser un híbrido entre dos especies de lagartos que se desarrollan en hábitats distintos. Este animal es capaz de reproducirse mediante clonación, sin la necesidad de un macho, un proceso conocido como partenogénesis, por el que el óvulo se convierte en un embrión sin ser fertilizado. La partenogénesis también se produce en alguna otra especie de lagarto y, en ocasiones, en los peces y otros invertebrados. Además, ha sido inducida artificialmente en ratones y otras especies.

Algunos investigadores creen que esta especie, que habita entre las dunas costeras y los matorrales, es más propensa a la extinción debido a su reducida variación genética de una generación a la siguiente.

 

Fuente  :  ABC