Archivo del sitio

El Pentágono pondrá en órbita un ‘ojo que todo lo ve’

Lo que tan solo hace unos años parecía ciencia ficción ahora se convierte en realidad. La compañía estadounidense Ball Aerospace & Technologies Corp. está desarrollando un prototipo de satélite espacial espía de nueva generación. Un MOIRE (Membrane Optic Imager Real-Time Exploitation, por sus siglas en inglés) será capaz de proveer imágenes y vídeos en tiempo real a cualquier hora de cualquier rincón de la Tierra.

Su tarea será compensar las brechas en el funcionamiento de los drones espías que tienen un tiempo y territorio de observación limitados y, además, son vulnerables ante la defensa antiaérea enemiga. Concretamente, se dedicarán a seguir las instalaciones de lanzamiento de los misiles que se muevan por tierra con una velocidad de hasta 100 kilómetros por hora.

Los MOIRE serán colocados en la órbita geosíncrona y cubrirán un territorio de 100 kilómetros cuadrados cada uno, con una resolución óptica de, al menos, tres metros. Tendrán que hacer observaciones 24 horas por día, renovando la imagen cada segundo, y transmitir simultáneamente los datos al centro de control en la Tierra.

El innovador satélite se basa en una ligera óptica fina con apertura de entrada (es decir, el diámetro del haz de rayos en la entrada) de 20 metros. Para hacernos una idea de esto, la apertura del telescopio espacial infrarrojo James Webb que está diseñando la NASA para sustituir al legendario Hubble será de tan solo 6,5 metros.

El proyecto se realiza por encargo de la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa de EE. UU. (DARPA, por sus siglas en inglés). Dentro de la segunda etapa, Ball Aerospace debe construir un prototipo de satélite de 5 metros de altura y probarlo en sus laboratorios. La tercera etapa prevé la construcción de un satélite en tamaño real ya, de 10 metros de altura, y lanzarlo para un vuelo de prueba hacia la órbita. Se prevé que el MOIRE ya una vez construido costará cerca de 500 millones de dólares.

Fuente  :   RT

 

 

Próxima estación: Alpha Centauri

Llevar a la humanidad hacia las estrellas es un viejo sueño y algo que, con permiso de alguna invasión extraterrestre que nos obligue a tomar la vía rápida de evacuación, vamos a tardar mucho en ver.

Pero eso no es excusa para la gente de DARPA que cree en la planificación previa como mejor manera de solucionar los retos, y que ya se ha puesto manos a la obra con la tarea de llevarnos más allá de lo que un hombre  (o mujer) haya conocido anteriormente.

Para ello ha destinado la nada despreciable cantidad de medio millón de dólares estadounidenses para financiar las actividades de una organización que se dedica a estudiar cuánto demoraría el viaje a Alpha Centauri u otra estrella cercana.

Una estimación sobre ese recorrido nos indica que esa distancia de 4,4 años luz podría hacerse en menos de cien años. El trabajo de los financiados también incluye detalles de la organización necesaria para llevar a cabo la expedición (¿cuántas cervezas son necesarias para una excursión de un siglo?) a todos los niveles: social, técnico y ético (no creo que cuándo se produzca falten voluntarios para tomar parte del viaje).

Una vez que se terminen los fondos entregados por DARPA, el gobierno de Estados Unidos espera que sea el sector privado el que siga financiando el proyecto. Espero que no sea la Weyland-Yutani, es decir, la corporación que en la saga Alien encuentra de alto interés comercial a las criaturas diseñadas por H.R Giger…

 

Fuente  :     Fayerwayer.com