Archivo del sitio

El “indignado” Punset, los discursos coincidentes y los globalistas

“Todo lo que necesitamos es una gran crisis, y los paísesaceptarán el Nuevo Orden Mundial” – David Rockefeller.

Eduard Punset es un tipo simpático y divertido, tanto que cuando uno le escucha sin ver su cara no tiene claro si quien habla es el personaje o un cómico imitador del mismo. Esa manera parsimoniosa, ese engolamiento de la palabra, esa bonhomía tan bien trabajada mediáticamente, ese modo de hablar escuchándose a sí mismo, recuerdan el tono y el estilo de un amable santón de secta de la Nueva Era. ¡Ommmmmmm!

Ignoro si cuando en 1970 ingresó como economista en el FMI aquella simpatía le fue útil para colaborar en la elaboración de los draconianos planes de esa “altruista” organización con una sonrisa en los labios y esperar que las victimas sociales del Fondo tragasen el jarabe con resignación cristiana y espíritu colaborador. No sé si el pueblo haitiano, en su etapa en Haití como empleado del FMI, allá por los tiempos de la tiranía criminal de Baby Doc, el heredero genocida de Papa Doc,tendría entonces que agradecerle a él personalmente algunas de las brillantes ideas que el FMI ya aplicaba por entonces a Haití para mayor empobrecimiento de su país.

De su etapa como europarlamentario (1989-1994) por el casi extinto CDS de Adolfo Suárez (se quedó con el sillón después de abandonar su partido) es poco conocido su papel como presidente de la delegación del Parlamento Europeo para Polonia. Esta cuestión introduce otro de los hitos de este “liberal evolucionado” (luego explicaremos en qué consiste su evolución): en ese período tuteló parte del proceso de transformación económica de los países de la Europa del Esté después de la caída del llamado “socialismo real”. En román paladino, se encargó de asesorar sobre la reintroducción del capitalismo en dichos países.

Es bueno saber que en el mismo año en que abandonó el CDS-1991-, quedándose con el escaño de europarlamentario, el amable Punset creó un nuevo partido político, con el que se presentó de nuevo a las europeas en 1994, a ver si la política profesional le aportaba una nueva etapa de “ejemplo moralizador”: el partidillo se llamaba Foro. Dicho grupo, un club de amiguetes y gregarios, hecho a la medida del descomunal ego del amigo Punset era una opción de centro liberal. Este partidillo burgués planteaba reformas limitadas sólo a la “libertad burguesa”, tales como listas abiertas, limitación de los mandatos presidenciales y reforma de la ley electoral española. De reformas sociales y económicas más redistributivas de la riqueza no decía nada.

En Febrero de 1992 Punset afirmaba en la presentación de “su” Foro: “Un Gobierno que controla más del 50% del producto –supongo que se refería al PNB– tiene tal capacidad intimidatoria que no es posible que los ciudadanos sean libres”. (1) Y continuaba en la misma tónica: “¿Qué pintan los partidos en las cajas de ahorros, en los medios de comunicación, en tantas instituciones? Hay que rescatar poderes que están secuestrados por los partidos a la sociedad” (2) ¡Cómo parece molestarle al amigo Punset lo público, la intervención del Estado en la economía y que poco parece molestarle que en las Cajas de Ahorros estuviesen presentes también representantes de las grandes corporaciones industriales y los empresarios! En la ya desaparecida Caja Madrid, como en tantas otras, nunca vimos que se sintiesen molestos estos liberales con la presencia de intereses privados en entidades de interés social. Ahora con la nueva Ley de Órganos de Gobierno de las Cajas de Ahorro esta presencia se ha visto incrementada, sobre todo en las Cajas de Ahorro que a partir de ahora operen financieramente a través de una entidad bancaria. Punset sonreirá con expresión beatífica.

En Septiembre de 2009, el presentador de Redes 2.0 respondía a una interesante –por lo que de reveladora de su ideología tenía- charla digital con los lectores de una publicación (3), de la que entresacaremos algunas respuestas:

·“Me estremece el espacio tan reducido que va a quedar a los demás para moverse cuando yo me vaya -¡oh, rey de reyes, gracias te sean dadas por tu desprendida abnegación!-. No hay bestia mayor ni más feroz en este circo que el Estado, que hemos creado entre todos. Se puede uno reír tranquilamente de las multinacionales más poderosas o de países tan ufanos de sí mismos como Rusia o Estados Unidos. Son verdaderos pigmeos, comparado con el Estado de cada uno, que gestiona más de la mitad de todos los servicios y productos generados en nuestro recinto, además de tener los medios para vigilar y efectuar un seguimiento inmaculado de todo lo demás: suspiros, proyectos, productos y sueños”.
Es aterrador constatar que la mayoría de la gente se pasa la vida intentando protegerse de amenazas que son risibles –los vecinos, el ruido, un desamor–, comparadas con el poder omnipresente del Estado. El único poder real, de cuerpo presente, es el Estado
”. Aquí Punset se suelta su ensortijada melena, no como un libertario o anarquista, sino como un anarcocapitalista puro

·Y por fin la “ratita” enseña su hociquillo: Los españoles pertenecemos a la categoría de colectivos a los que tradicional e históricamente preocupó mucho más la diferencia de clases y la injusticia social que las libertades individuales. Se perdona mal a los ricos y empresarios la ostentación y el agravio”. Como si eso fuera un defecto y no una virtud revolucionaria.

Espero que mis amigos libertarios entiendan con claridad lo que hay en ese aparente discurso ácrata de derechas del señor Punset. Como comunista, no creo en la destrucción del Estado sino en su extinción. Es un aspecto en el que libertarios y marxistas siempre hemos mantenido diferencias básicas pero ello no nos ha impedido trabajar juntos, al menos a una parte de unos y otros, en los momentos decisivos, contra el capitalismo y los capitalistas. Y estoy convencido de que éste de ahora es uno de ellos.

Como marxista estoy convencido de que el Estado reviste un carácter de clase en cada uno de sus momentos históricos pero también lo estoy de que desde el Estado es posible reequilibrar las diferencias económicas y sociales, poner freno a la voracidad del capitalismo y acometer transformaciones en dirección al socialismo. Del mismo modo en que lo estoy de que ello no sucederá por la mera voluntad de las fuerzas políticas de la izquierda que en un momento dado puedan gobernar ese Estado sino fundamentalmente por la agudización de la lucha de clases y los conflictos socioeconómicos en dirección a una revolución social.

Unos adelantados a su época este Foro y este Punset, tal cómo hemos podido ver en la coincidencia con algunos de los principales puntos reivindicativos del 15m. Es llamativo como el manifiesto de los 16 puntos de la asamblea del 20 de Mayo, aprobados por la acampada de Sol (4), en la que el punto 1º y estrella en las declaraciones públicas de los portavoces de Sol era la reforma de la ley electoral, pero que contenía puntos sociales y económicos, mucho menos comunicados a los medios, se queda convertido en los siguientes 4 puntos de consenso de mínimos (5):

  • 1/ Reforma electoral encaminada a una democracia más representativa y de proporcionalidad real y con el objetivo adicional de desarrollar mecanismos efectivos de participación ciudadana.
  • 2/ Lucha contra la corrupción mediante normas orientadas a una total transparencia política.
  • 3/ Separación efectiva de los poderes públicos.
  • 4/ Creación de mecanismos de control ciudadano para la exigencia efectiva de responsabilidad política.

Estos 4 puntos, que debían haber sido ratificados o rechazados en la Asamblea General del pasado día 27 de Mayo, fueron consensuados de nuevo, adelantando la fecha de su aprobación en la Asamblea del 25 de Mayo de los acampados de Sol. Y como tal están operativos y forman parte de lo que hasta el momento es la política de mínimos de este movimiento, en Madrid y en otras asambleas locales, que marca la proyección del mismo hacia la sociedad. Cuando un consenso de puntos mínimos no incluye la defensa de los derechos sociales y económicos de la gran mayoría de la población, los trabajadores, en activo o en paro, está claro que lo que marca la línea política de este movimiento es puramente liberal. Cuando estos derechos se sitúan como puntos máximos y no se han incorporado a los 4 puntos anteriores otros sociales y económicos con igual o mayor rango de importancia programática queda claro lo que da de sí este movimiento que se afirma como no apolítico sino apartidista. Hoy por hoy los 4 puntos de consenso mínimo representan los intereses del partido de los patricios, no del partido de los plebeyos. Organizado de modo visible o no, el discurso ideológico que subyace tras estos 4 puntos es plenamente integrable con el liberalismo político, y sus distintos trajes de cobertura ideológica, no tanto por lo que defienden sino por lo que dejan de defender. Que en determinadas asambleas locales se hayan aprobado propuestas de defensa de lo público, del Estado del Bienestar, de rechazo al pensionazo, a la reforma laboral o de defensa de los desahuciados de sus hogares por los bancos, entre otras cuestiones, no es más que un elemento menor porque no integra a la globalidad del movimiento 15m del Estado español y porque dichos puntos no constituyen el elemento central de sus reivindicaciones.

El 24 de Mayo el afamado Punset, liberal de florido plumaje anarcocapitalista, comunicador 2.0 y reina de todas las salsas, se acercó a la Plaza de la Escandalera de Oviedo, en la que se encontraban los acampados del movimiento 15-M para expresarles su apoyo y, micro en mano, bajo el consignazo del “no paréis” el nuevo tribuno del pueblo les arengó consus divinas palabras: “Gracias por mantener viva una esperanza que llevamos cultivando desde hace mucho tiempo” (6) ¿A qué “esperanza que llevamos cultivando desde hace mucho tiempo” se refería el señor Punset? ¿Acaso a las ideas que él mismo lleva propagando “desde hace mucho tiempo” de menos Estado y más economía privada? No recuerdo haberle visto arengar a los obreros el 29-S de 2010 en la Huelga General contra la reforma laboral, él tan partidario de la llamada flexiseguridad (te contratamos hoy, te despedimos mañana) ¿Tampoco le recuerdo el 27 de Enero de este año en la Huelga General de Euskal Herría, Nafarroa, Catalunya, Galiza o en las manifestaciones en todo el Estado español que ese día se realizaron por parte de los sindicatos que sí continuaron en el combate contra el pensionazo y la prolongación de la edad de la jubilación a los 67 años, a él que es partidario de esa prolongación.

En cambio sí le recuerdo como miembro de la mesa de notables (entre los que se encontraban los principales ejecutivos y empresarios de las mayores corporaciones industriales, de servicios y financieras del país) en la presentación del Informe TRANSFORMA ESPAÑA del grupo de presión Fundación Éveris, en noviembre de 2010 y que, tras ser presentado al Rey, sirvió luego de excusa del golpe de Estado económico posterior de los 30 grandes del Ibex35 en el Palacio de la Moncloa.

Curiosamente, en este mes de Mayo el Informe TRANSFORMA ESPAÑA de la Fundación Éveris está siendo profusamente presentado por todos los cenáculos de poder informativo y económico del país, en paralelo con el proceso de la teledirigida indignación ciudadana en la dirección conveniente a los poderes económicos del capitalismo, la auténtica dictadura que ha maniatado la capacidad de autonomía la política en España y en el mundo. Sirva como ejemplo de esto último el modo en que la “spanish revolution” ha cuajado en una Grecia en rescate del FMI que avanzaba ya, a través de las luchas impulsadas por la izquierda política y sindical hacia una revolución social marcadamente anticapitalista. La franquicia globalista ensayada en España ha saltado al país heleno y a otros lugares del mundo para “serenar los ánimos”, dirigirlos contra los políticos, soltar parte de la presión contra el capital y disminuir el riesgo de la revuelta violenta de las masas, cuyo sordo rumor se va escuchando y estuvo precedida por las formidables huelgas francesas del pasado año.

Ese paralelismo tiene que ver con ese lenguaje transversal que desde DRY decía aquello de “unos somos más progresistas y otros más conservadores” y que en el informe de Éveris se llama “el esfuerzo colectivo de toda la sociedad civil”, en ese llamamiento al “consenso” de víctimas y verdugos causantes de la crisis capitalista, ese lenguaje de llamamiento a la “ciudadanía” de DRY y los indignados y que Éveris llama “ubicar al ciudadano como centro de gravedad del país” y con esa semántica común que nos habla de la relación de la ciudadanía y la sociedad civil –que, por cierto, tiene una indudable raíz conceptual liberal y que para muchos de sus teóricos incluye la actividad mercantil, como no podría ser de otro modo para un liberal- con el poder político. Demasiadas coincidencias pero sólo serían de tono musical y no de letra si los acampados de Sol no coincidieran con los Master del Universo empresarial de Éveris en puntos programáticos como

  • La Reforma de la Ley Electoral
  • Separación efectiva de poderes públicos
  • La corrupción de los políticos, aspecto éste que Éveris suaviza, evitando su alusión directamente y enfocando el asunto desde la cuestión del déficit de “confianza política”.

Sólo un interrogante relativo al machacón y obsesivo asunto de la Reforma de la Ley Electoral. ¿Por qué el grupo de empresarios más importante del país y su Fundación Éveris es también un colectivo “indignado” con la actual Ley Electoral? ¿Acaso los golpistas económicos sobre el mundo de la política se han vuelto demócratas y partidarios de la igualdad de oportunidades electoral de repente? ¿No será más bien que en este asunto saben que encontrarán la complicidad de pequeños partidos y partidillos, de todo el espectro ideológico, que les ayudarán a desviar la atención del principal problema del país, que no es otro que el capitalismo salvaje, depredador de derechos sociales, creador de paro, pobreza e injusticia social y económica?

Es llamativo que Punset y los liberales, los empresarios de este país representados por Éveris y otras asociaciones de intereses empresariales y de clase, por un lado, y tanto papanatismo “indignado”, por otro, aludan al tercer problema percibido por los españoles (7) –el déficit de confianza de los ciudadanos lo que ellos llaman la clase política- y se olviden de mencionar cuál es el primero y el segundo.

Es más llamativo aún que esta revueltilla de hojalata indignada, manejada por los poderes en la sombra que nunca han sido elegidos, centre su discurso principal en la clase política.

 

Lee el resto de esta entrada

Eduard Punset : “En un mundo globalizado, lo lógico sería que hubiera un gobierno mundial”

Que no te engañen…..!   Eduard Punset también quiere un Nuevo Orden Mundial…. hace poco posteé un video sobre él en el que en oviedo dijo estas palabras ;

[…Yo siempre se lo digo a mis nietas, que siempre hay muchas más preguntas que no tienen respuestas, que preguntas con respuestas.. y cuando no tenemos las respuestas lo que tendemos es a buscar respuestas conspirativas, no?, que es culpa de la CIA.., es la culpa de Zapatero.., o de Rajoy….]

 

 

Pues el pasado 20 de marzo en su página web Eduardpunset.es  postea esto… ( Despierta ! )

 

No tiene sentido que cada país vaya a su bola

 

En un mundo globalizado, lo lógico sería que hubiera un gobierno mundial. Lo que no tiene sentido es que cada país vaya a su bola, incluidos los ejecutivos de países que no merecen los gobiernos que tienen. ¿Cuáles serían las ventajas de un gobierno mundial?

 

La primera, un ahorro cuantioso de despachos oficiales. ¿Alguien se ha entretenido en cuantificar el ahorro que representaría disponer de un Parlamento mundial, en lugar de representaciones estructuradas en 192 estados miembros de las Naciones Unidas? La dedicación política a niveles inferiores al mundial volvería a ser desinteresada y altruista, como ocurre aún en las familias y en las sociedades locales, como las comunidades de vecinos. Solo los elegidos para representar a cada nación en el congreso mundial serían profesionales de plantilla.

La segunda ventaja no es más difícil de imaginar: todos los profesionales dedicados a la política se entenderán en el mismo idioma. Por razones distintas, es muy difícil que las lenguas de los países emergentes como China, Brasil o la India acaben modulando los canales internacionales de comunicación. El francés ya está fuera de juego, entre otras razones, por el rechazo generado en los inmigrantes del idioma por la inflexibilidad de los organismos rectores con sus reglas gramaticales. De momento solo hay dos candidatos a idioma universalmente aceptado: el inglés y el español; el campeón final lo será por razones de la cantidad de gente nativa que habla el idioma, el número de inmigrantes de la lengua –que da cierta ventaja al inglés–, pero también las facilidades intrínsecas para su internacionalización. En materia de idiomas, la gente tiende a olvidar que en solo 500 años el inglés o el español serán tan distintos de lo que son ahora que un nacional recién llegado a aquel mundo tendrá que estudiarlos como si se tratara de un idioma extranjero.

Piezas de un mapamundi político esperando a que las pongan en orden (imagen: usuario de Flickr).

La tercera gran ventaja de un gobierno mundial será que el poder político central no tendrá tiempo ni recursos para interferir de la manera en que lo están haciendo ahora los gobiernos locales con los derechos ciudadanos; por ejemplo, con las libertades de movimiento o circulación al rebajar los límites de velocidad del tráfico rodado de 120 a 110. O cortar la circulación en una calle determinada para satisfacer ventajas no sopesadas suficientemente. Es muy probable que las decisiones potenciales de mejorar o empeorar la convivencia estén mediatizadas por el mayor volumen de los promedios afectados.

La cuarta ventaja de un gobierno mundial es innegable. El atisbo actual comprobado por algunos científicos de que están disminuyendo los índices de violencia en todo el mundo y aumentando los de altruismo se transformaría en una realidad portentosa. Se arrancaría a minorías despiadadas el poder de última instancia, que todavía tienen de bombardear a sus propios ciudadanos cuando no piensan como ellos. Por fin la ley sería igual para todos: para los reyes y ex reyes y para el último ciudadano.

Por último, que nadie sugiera que las dificultades de articular un gobierno mundial son tan grandes que el objetivo resulta lisa y llanamente imposible. Al terminar la Segunda Guerra Mundial, se estuvo considerando muy seriamente la posibilidad de establecer una zona monetaria común del dólar y las monedas europeas. Al final se optó por una opción distinta, pero ya cercana a la razón pura, que consistía en definir primero una zona monetaria común para Europa y otra para Estados Unidos.

¿Qué hemos descubierto con la experiencia del euro? Se empezó la casa por el tejado. Pero ya se cuenta con una zona monetaria común; luego, vendrá la zona económica común; después, la unión del euro y el dólar, y, por último, el gobierno mundial.

 

La fuente….  , su web  :    Eduardpunset.es

 

PD  :  Más de lo mismo…

 

 

 

Fuente 2  :      Antimperialista

El escritor Eduard Punset a los indignados: “No paréis”

El popular escritor y divulgador científico Eduard Punset se acercó en la noche del martes a la Plaza de la Escandalera de Oviedo, en la que se encuentran los acampados del movimiento 15-M para expresarles su apoyo. “No paréis”, les ha pedido.

Punset se encuentra estos días en Oviedo ya que forma parte del jurado del Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2011 que hace público este miércoles su fallo.

El conocido escritor cogió el micrófono y tomó la palabra para dirigirse a lo presentes. “Gracias por mantener viva una esperanza que llevamos cultivando desde hace mucho tiempo”, ha dicho a los presentes, y les ha comentado que hay mucha gente que se acuerda de ellos, aunque les parezca a veces que están solos.

Punset ha comparado el movimiento del 15M con la Ruta de la Seda de hace 2.000 años, un trayecto comercial entre Asia y Europa. “Era como vosotros, la gente iba e intercambiaba conocimientos, chismorreos, infecciones, genes… y de allí surgía una civilización nueva y una manera de pensar; y en eso estáis vosotros”, ha dicho.

También se ha referido a las numerosas especulaciones relativas a quién está detrás del movimiento. Y ha dicho que cuando las preguntas no tienen respuesta, la gente suele recurrir a teorías “conspirativas”.

Ha explicado a los presentes que está en Oviedo porque “quizás por la edad” le colocan en jurados de distintos premios. “Estoy en el jurado de Ciencia del Premio Príncipe de Asturias, creo que se llama,  hemos pasado todo el día discutiendo quién sería el que ha ganado el premio. Ahora tengo que guardar el secreto. Pero os dejo tranquilos, porque creo que hemos elegido bien”, ha señalado. La intervención de Punset en la Escandalera ya ha sido colgada por un usuario en Youtube.

Fuente  :    Europapress.es