Archivo del sitio

«Los teléfonos 3G me matan»

Minerva es una afectada de electrosensibilidad que enferma debido a las radiaciones de las antenas de telefonía móvil

La lucha de una afectada por electrosensibilidad

Minerva, una mujer afectada por la electrosensibilidad, explica que sufre “mareos, confusión mental, dolores de cabeza” debido a las “radiaciones” de las antenas de telefonía móvil, una situación que califica de “angustiosa”, y por la que ha estado hospitalizada en varias ocasiones, así que su objetivo es alerta de esta enfermedad y que se conozcan y “expliquen los riesgos de las radiaciones para la salud”.

Minerva empezó a “estar enferma” en el año 1996. “De repente no podía levantarme de la cama, estaba muy débil, no tenía fuerzas para nada”, añadió. Pero el diagnóstico no llegó hasta ocho años después, cuando un médico “que había ido a unas conferencias en el extranjero” le dijo que había personas “que estaban teniendo este mismo cuadro por el tema de las antenas de telefonía y por la exposición a campos electromagnéticos”. Ella asegura que si utiliza “materiales que tienen protección” las molestias se reducen y los dolores se “quitan”. “Yo me voy de un sitio radiado a un sitio que no hay radiación o con un nivel que puedo tolerar y se me pasa”, dijo.

“En el momento en que tú cuentas esto te mandan al psiquiatra. Supongo que se lo toman como algo raro”, precisó. Además, cuando se viste “con la mascarilla” y “con una redecilla” reconoce que tiene “un aspecto particular”, pero lo tiene que hacer para protegerse. Pero no obstante, es consciente de que con este aspecto “piensan que estás loca”. Pero Minerva reconoce que no es “la única” que padece esta enfermedad, sino que “hay mucha gente a la que les pasa lo mismo”. En Inglaterra, Francia, Alemania, “hay una organización más importante de personas afectadas y más visibilidad”, aseguró.

Agradecimiento a los vecinos

La afectada reconoció que no ha tenido problemas en su entorno de amigos y afirmó que está “absolutamente agradecida a los vecinos que han quitado su wifi” y han aceptado también quitar “sus teléfonos inalámbricos” que, según confirma “son muy radiantes”. Entre las cosas que más le afectan se encuentran “las antenas de telefonía móvil” y también “los teléfonos inalámbricos DECT”. “El teléfono móvil también, especialmente lo que tienen activada el 3G. No sé qué pasa con el 3G pero me mata”. Por ese motivo, no usa “móviles” y si hay alguien cerca de ella hablando por el móvil, si no está “protegida”, se empieza a “sentir mal”.

Minerva asegura que abandonó “todo lo que hacía porque estaba tan enferma que no podía hacer nada”. “Puedo salir a la calle, pero yo no me puedo tirar seis horas en un sitio que esté hiperradiado, me pongo mal, fatal”, agregó. Además, han sido varias las ocasiones en las que ha tenido que mudarse de casa porque “estaba expuesta a mucha radiación”. Incluso en su actual viviendas hay una zona en la que no puede estar “sin protección”.

Por ello, lleva “ropa tejida con hilo de metal para proteger de la radiofrecuencia”. Por ultimo, explicó que han mantenido “reuniones” con representantes del ministerio de Industria y el ministerio de Sanidad, pero que es un tema “peliagudo” porque no todos los científicos “opinan lo mismo”. “Hay un grupo de científicos expertos en campos electromagnéticos y biología que dicen que hay efectos porque los encuentran en las investigaciones. El problema es que no se encuentra el mecanismo de acción”, concluyó

Fuente  :  ABC

 

Recuerda…

Las redes Wi-Fi deben ser retiradas de forma inmediata del ámbito escolar

Móviles o celulares peligrosos