Archivo del sitio

Gorbachov se une a los manifestantes y exige a Putin que se vaya

Justo cuando se cumplen 20 años del momento en el que tuvo que dimitir como jefe del Estado soviético, viendo cómo el vasto imperio comunista se desmoronaba, Mijaíl Gorbachov, ha pedido al actual primer ministro ruso, Vladímir Putin, que abandone el poder sin pérdida de tiempo. Se une así a la marea de manifestantes que el sábado lanzaron a Putin la misma exigencia desde el centro de Moscú y de otras ciudades de Rusia.

Solamente en la capital salieron a la calle unas 120.000 personas, el doble de las congregadas en la manifestación del pasado día 10. Y es que el movimiento de protesta contra el pucherazo en las legislativas del 4 de diciembre y a favor de que en el país cambien realmente las cosas se intensifica.

«Aconsejaría a Vladímir Vladímirovich (Putin) que se vaya ahora mismo. Ya tuvo tres mandatos: dos como presidente y un como jefe del Gobierno, tres en total. Ya está bien», afirmó Gorbachov a la radio «Eco de Moscú». El ex presidente soviético sugirió hace poco a las autoridades rusas que vuelvan a convocar elecciones parlamentarias y dejen que discurran democráticamente y sin interferencias.

Gorbachov no es la única gran figura que toma parte activa en la denuncia del corrupto entramado que Putin levantó durante la pasada década a base de desmontar la democracia surgida tras la desintegración de la URSS. En la protesta de ayer en la avenida del Académico Sájarov de Moscú estuvieron presentes, además de políticos, intelectuales, periodistas, estrellas del espectáculo y hasta un ex ministro que hasta hace poco estaba en el Gobierno de Putin.

El ex titular de Finanzas, Alexéi Kudrin, destituido fulminantemente en septiembre por el presidente Dmitri Medvédev, al decir que no entraría en un Gobierno dirigido por éste, se dirigió a la multitud desde la tribuna. Algunos de abuchearon por su reciente vinculación al régimen, pero le dejaron intervenir. Advirtió que el país «está entrando en una seria crisis y necesita dirigentes capaces».

El conocido escritor Borís Akunin reiteró que hay que mantener vivas las movilizaciones y convocar pronto otra manifestación. En esto no hubo unanimidad porque unos se pronunciaron a favor de continuar las protestas a mediados de enero, tras la Navidad ortodoxa, mientras otros, como el líder opositor, Borís Nemtsov, estimó que es mejor hacerlo a comienzos de febrero, a un mes de las elecciones presidenciales del 4 de marzo.

Otros seis años en el poder

El candidato oficialista a esos comicios es Putin y, si logra la victoria, como indican la mayor parte de los sondeos, estaría en el poder por lo menos 6 años, que es lo que durará su mandato tras la reforma constitucional de 2008. Podría además presentarse a la reelección en 2017, perspectiva que aterroriza a la mayoría de los moscovitas, de los que solamente un 40% votaron a Rusia Unida, el partido del poder, en las legislativas del 4 de diciembre.

A la convocatoria del sábado asistieron también el magnate ruso, Mijaíl Prójorov, que también piensa presentarse a las presidenciales, y diversas estrellas de la televisión, entre ellas la polémica Ksenia Sobchak, hija del ya fallecido ex alcalde de San Petersburgo. Ella había mantenido hasta ahora una actitud favorable a Putin.

Gorbachov se une a los manifestantes y exige a Putin que se vaya

reuters
Alexéi Navalni

 

Pero el que más aplausos cosechó fue el bloguero Alexéi Navalni, el dirigente opositor en ascenso. Acaba de pasar 15 días en la cárcel por participar en una manifestación no autorizada. «Nos han robado nuestros votos y estamos aquí para exigir que nos los devuelvan», manifestó Navalni ante los presentes. Dijo no haber visto tanta gente junta en toda su vida y aseguró que «somos suficientes para lanzarnos a la toma del Kremlin (sede de la Presidencia) y la Casa Blanca (sede del Gobierno), pero no lo haremos por ahora». Alertó, no obstante, que si el poder sigue de espaldas a los deseos de la población una revolución será inevitable.

Lo mismo piensa el ex campeón de ajedrez, Gari Kaspárov, quien aseguró que en 2012 «Rusia vivirá una auténtica primavera política». Según él, «el 4 de marzo será el punto de partida de una nueva historia para nuestro país».

El encargado de enunciar los puntos de la resolución aprobada en la manifestación a mano alzada fue el ex diputado liberal, Vladímir Rizhkov. En el documento se exigen nuevas elecciones, la liberación de los presos políticos, la legalización de todos los partidos y la destitución del presidente de la Comisión Electoral Central, Vladímir Chúrov. Se pide además a la ciudadanía que no voten a Putin en los comicios de marzo.

Desde el Kremlin y el Gobierno se trataba hoy de minimizar la envergadura de la concentración. La Policía afirma que participaron solamente 29.000 personas mientras que el portavoz del primer ministro, Dmitri Peskov, sostenía que «pese a todo, la mayoría de los rusos siguen fieles a Putin». Lo cierto es que las protestas han obligado a Medvédev a acometer una reforma política que incluye un registro más sencillo y racional de los partidos políticos y el restablecimiento de las elecciones a gobernador. La oposición, sin embargo, considera tales medidas insuficientes.

 

Fuente  :   ABC

 

Recuerda…

 

Gorbachov se suma a los indignados

Gorbachov llama a una perestroika americana y una gobernanza global

Gorbachov pide un nuevo orden mundial

ONU: Se necesita un gobierno económico mundial […ha asegurado que el movimiento de los indignados pone de relieve la necesidad de crear un gobierno económico mundial…]

PROTESTAS en el mundo : ¿ Primer paso para un Nuevo Orden Mundial ? – Agenda Nacional: El nuevo orden mundial

Los ‘indignados’ animan a reclamar un “Nuevo Orden (Mundial) ” político y económico en la manifestación global

 

 

Gorbachov se suma a los indignados

MOSCÚ. El expresidente soviético Mijail Gorbachov llamó ayer a anular los resultados de las elecciones legislativas del domingo y a convocar nuevo comicio, después de las denuncias de fraude masivo que se extienden a lo largo de Rusia. “Los dirigentes del país deben admitir que tuvieron lugar numerosas falsificaciones y fraudes, y que los resultados no reflejan la voluntad de los electores”, manifestó Gorbachov. Por ello, añadió que “las autoridades deben adoptar una sola decisión: anular los resultados de las elecciones y celebrar unas nuevas”. El exlíder soviético indicó que “con cada día que pasa son más los rusos que consideran que los resultados electorales no son limpios”.

“A mi modo de ver, hacer caso omiso a la opinión pública mina el prestigio de la autoridad y desestabiliza la situación”, concluyó Gorbachov. Las declaraciones del político se producen después de dos jornadas de protestas populares en varias ciudades de Rusia, que se han saldado con más de un millar de detenidos.

Los medios de comunicación rusos destacan el carácter caótico de los arrestos que se produjeron la noche del martes en la capital, unos 600. “Apenas salí del metro, de repente me agarraron los cosmonautas (policías con casco) y me metieron en un camión. No me explicaron nada”, dijo a Efe Alexéi Sulin, uno de los testigos de la manifestación. Al respecto, la Unión Europea mostró su preocupación por la violencia policial.

Asimismo, ayer se produjeron nuevas detenciones en Moscú, San Petersburgo y otras ciudades rusas. Las protestas contra el fraude llegaron incluso al enclave báltico de Kaliningrado, fronterizo con Polonia, donde ayer se manifestaron un millar de personas al grito de “Rusia sin Putin”, una consigna muy popular los últimos días.

Resultados Según los datos oficiales, el partido oficialista Rusia Unida (RU) obtuvo el 49,3% de los votos, lo que supone 238 de los 450 escaños de la Duma. Sin embargo, los manifestantes denuncian que el proceso fue fraudulento para favorecer a la formación de Vladimir Putin, el hombre fuerte de Rusia. Todos los sectores de la oposición han sido unánimes al denunciar graves irregularidades en los comicios. Guennadi Ziugánov, el líder del Partido Comunista, la segunda fuerza más votada, apuntó que el oficialismo se atribuyó hasta un 15% más de votos de los que obtuvo en las urnas.

Por su parte, el líder del partido Yábloko, Griogori Yavlinski, llamó a las formaciones que consiguieron escaños y que denunciaron fraude electoral a renunciar a las actas de diputados y a demandar la celebración de nuevos comicios. Sin embargo, los dos principales partidos opositores, los comunistas y el socialdemócrata Rusia Justa, rechazaron la propuesta de Yavlinski, cuya formación obtuvo el 3,43% de los votos y no consiguió acceder al arco parlamentario. Al respecto, el número dos del Partido Comunista, Iván Mélnikov, aseguró que su formación no se aferra a los escaños, pero resaltó la inutilidad de los “gestos bonitos”. Según Mélnikov, los comunistas abogan por “una investigación seria de lo ocurrido en los comicios y la celebración de elecciones libre con un escrutinio honesto”. Para Nikolai Lévichev, presidente de Rusia Justa, la propuesta es “demagogia política barata”.

Nuevas convocatorias Mientras, las protestas contra el fraude oficialista amenazan con propagarse hacia más regiones de Rusia. De los 66.000 usuarios invitados hasta el momento al grupo de Facebook Manifestación por elecciones justas, alrededor de 13.000 ya han confirmado que participarán en la protesta masiva del próximo sábado contra la victoria de Rusia Unida. Otros 5.000 afirman que probablemente acudirán al acto, a tiempo que la lista de supuestos participantes crece a una velocidad de mil usuarios nuevos por hora.

Ante las protestas, las autoridades han redoblado la medidas de seguridad con la incorporación de efectivos de las tropas del Ministerio del Interior a las labores de vigilancia. Numerosas ONG y blogueros han denunciado también miles de irregularidades cometidas durante los comicios parlamentarios.

 

Fuente  :  Deia.com

 

Recuerda…

 

Gorbachov llama a una perestroika americana y una gobernanza global

Gorbachov pide un nuevo orden mundial

ONU: Se necesita un gobierno económico mundial […ha asegurado que el movimiento de los indignados pone de relieve la necesidad de crear un gobierno económico mundial…]

PROTESTAS en el mundo : ¿ Primer paso para un Nuevo Orden Mundial ? – Agenda Nacional: El nuevo orden mundial

Los ‘indignados’ animan a reclamar un “Nuevo Orden (Mundial) ” político y económico en la manifestación global

 

Gorbachov llama a una perestroika americana y una gobernanza global

El ex líder comunista, Mijaíl Gorvachov, contó este miércoles a una audiencia en el Lafayette College que los problemas económicos de Estados Unidos anunciaban la necesidad de una nueva “perestroika” americana, definida por un “nuevo orden mundial” y un sistema de “gobernanza global”.

Hablando ante una multitud de 3,600 personas durante un evento que fue transmitido en vivo a nivel nacional, Gorbachov hizo referencia a los disturbios y manifestaciones que han aparecido en el mundo en los últimos dos años, incluyendo el movimiento de Occupy Wall Street en los Estados Unidos.

“El mundo necesita metas que unirán a las personas”, dijo. “Algunos en los Estados Unidos estaban impulsando la idea de crear un imperio global americano, y aquel fue un error desde el comienzo. Otras personas en Estados Unidos están ahora reflexionando sobre el futuro de su país. Los grandes bancos, las grandes corporaciones, aún están pagando los mismos grandes bonos a sus jefes. ¿Existió alguna vez una crisis para ellos? (…) Pienso que Estados Unidos necesita su propia perestroika”.

¿Cómo se manifestará esta perestroika americana? Como un “nuevo orden mundial”, caracterizado por un sistema de “gobernanza global”, según Gorbachov.

“Otros, incluyendo yo mismo, han hablado sobre un nuevo orden mundial, pero aún estamos enfrentando el problema de construir tal orden mundial (…) problemas del medioambiente, del retroceso y la pobreza, escasez de alimentos (…) todo debido a que no tenemos un sistema de gobernanza global”, dijo.

“No podemos dejar las cosas como eran antes, cuando vemos que estas protestas se están moviendo incluso a países nuevos, que casi todos los países están ahora presenciando tales protestas, que la gente quiere un cambio”, afirmó. “Mientras estamos lidiando con estos desafíos, estos problemas planteados por estos movimientos, encontraremos gradualmente nuestro camino hacia el nuevo orden mundial”, agregó Gorbachov.

Por supuesto, el llamado de Gorbachov a que la inestabilidad financiera global sea usada como un pretexto para centralizar más el poder en un sistema arrebatador de soberanías, una gobernanza global, concentrará meramente más influencia en las manos de una pequeña élite.

El intento de Gorbachov de invocar las manifestaciones que están surgiendo en el mundo, y re-empaquetarlas como una llamada a la gobernanza global, es prácticamente poco sincero. Un nuevo orden mundial significa menos representación democrática. Un gobierno mundial es la última expresión del dominio autocrático y es inherentemente no democrático. La perestroika americana de Gorbachov no significará más libertad y prosperidad, sino que resultará en una disminución del nivel de vida e incluso menos representación política.

La traducción literal de “perestroika” es “reestructurar”, pero los comentarios de Gorbachov ilustran claramente el hecho de que el antiguo ícono comunista está solicitando que Estados Unidos experimente un colapso, al estilo soviético, antes de que pueda ser re-absorbido como un estado vasallo, subordinado a un gobierno global dirigido por la ONU.

El ex líder soviético ha sido partidario, por un largo tiempo, de transformar las Naciones Unidas y sus vástagos afiliados en una arquitectura de gobierno global, destruyendo la soberanía estadounidense en el proceso.

En septiembre de 2000, Gorbachov llamó a la ONU a instalar una “autoridad central”, como la soviética, para controlar las finanzas mundiales y los asuntos medioambientales. Por décadas, el líder ha pedido consistentemente un “nuevo orden mundial” que reemplace a los estados-nación existentes como la última fuente de poder.

Gorbachov y sus pares globalistas como Zbigniew Brzezisnki están claramente tratando de explotar y secuestrar el desencanto colectivo que está siendo expresado a lo largo del mundo, como una herramienta para alcanzar sus objetivos de gobernanza global, entregando aún más poder a los insiders que fueron responsables del colapso financiero en primera instancia.

 

Fuente  :      Verdadahora