Archivo del sitio

La Farsa Del Día Internacional De La Pobreza […un nuevo orden mundial neofascista y neoliberal…]

Un año más, como cada 17 de octubre, ha celebrado el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. Esta jornada se ha realizado cada año, a partir de 1993, desde su declaración por la Asamblea General de las Naciones Unidas con el propósito de promover mayor conciencia sobre las necesidades para erradicar la pobreza y la indigencia en todos los países, en particular en los países en desarrollo.

En la Cumbre del Milenio, los jefes de estado y de gobierno, se comprometieron a reducir a la mitad, hasta el año 2015, el porcentaje de las personas que viven en la indigencia, con ingresos inferiores a 1 dólar por día. El tema del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza de este año, “Juntos contra la pobreza”, pone de relieve la necesidad de una alianza verdaderamente mundial en la lucha contra la pobreza, en la que participen de manera activa tanto los países desarrollados como los países en desarrollo. Sin embargo en el lema faltaba algo, habría sido más correcto así: “Juntos contra la pobreza, sobre todo y especialmente nosotros los oligarcas y poderosos”

Como cada año esta jornada ha sido una farsa una farsa. Es que aún se puede afirmar que hay que ayudar a los países, en las personas viven con ingresos inferiores a 1 dólar diario? Y aún más se sitúa como óptimo el cumplir con la mitad de este objetivo en 2015. Tan ciegos se han vuelto los jerarcas mundiales? Tan obtusos somos todos? … Yo entendería que fuera relativamente difícil detener una pandemia producida por un nuevo virus hipermutante, pero dar de comer a quien no sabe lo que es saciar el hambre? ¿Poner medios mínimos de subsistencia al alcance de quien no tiene y que simplemente se muere? me parece tan obvio que el plantear como objetivo que la mitad de esta gente no vivan en la indigencia dentro de no sé cuántos años, me parece kafkiano por su falta de lógica y por el absurdo. La solución debe ser hoy, ahora mismo: en primer lugar entregando a estos países y su gente todo lo que nos sobra y que despreciamos y tiramos y que reduciría el hambre en un 30%. Evidentemente me refiero a las políticas agropecuarias, de eliminación de especies, cultivos alternativos, cuotas lecheras, desarraigos de cultivos, aliviando aranceles, etc … El segundo aspecto a tratar es no permitir que determinados países sobreexplotar sus recursos naturales y que las riquezas queden en manos de un puñado de autócratas, politicastros y reyezuelos sobornados por las Transnacionales, también por eso existe la ONU y debería desempolvar la conciencia social de esta humanidad que come varias veces al día todos los días del año. Finalmente, si al menos se pretendiera dedicar un poco de ese 1,5 billones de dólares que se dedica a armamento en el mundo a la lucha contra la pobreza, el resultado sería espectacular, pongamos por caso una reducción del 6% del gasto mundial en armamento, pues bien la cuestión sería que gastando en armas mortíferas y destructivas este poquito menos, se podrían dedicar a combatir la pobreza 90.000 millones de dólares, esta es la cifra necesaria anualmente para que todos tengan acceso a la educación primaria, a agua potable , a servicios de salud básico y erradicar el hambre. No pido que se renuncie a lujos ni tesoros, tan sólo a armas.

También Latinoamérica, muy afectada por la pobreza ha duplicado el presupuesto en armas, esto es sencillamente ignominioso e imperdonable. El FMI y el Banco Mundial, nunca deberían conceder un préstamo a países que no sean capaces de reducir su presupuesto militar. Por no mirar muy lejos, en España el presupuesto de defensa es casi el triple que el de educación, así nos pasa que además de brutos, somos beligerantes

Ahora bien, podría ocurrir que lo que se pretende es erradicar la población de los países pobres y el hambre, la guerra y la enfermedad como tres buenos jinetes apocalípticos que son, sirvan para este propósito y por eso se potencien por tanto corrupto y miserable endemoniado dirigente mundial.

Unas breves cifras para concluir y recordar algo, que no debemos olvidar nunca y que nos debe temblar: El 20% de los habitantes del planeta controlan el 84% de la riqueza (hace 30 años, controlaban sólo el 70%). El 20% de los habitantes más pobres comparten el 1% de la riqueza mundial. En los últimos 20 años ha habido crecimientos exhaustivos en desnutrición, desempleo, baja esperanza de vida al nacer, enfermedad y escasez alimentaria. Así pues parece que los proyectos de la ONU y del mundo civilizado, sin esperanza ni ambiciones, son ahora más que nunca un fracaso lamentable. Mejor no celebrar más cada 17 de octubre el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza y que actúen con decencia las instituciones y los poderosos, en vez de hacer recaer en el pueblo llano la responsabilidad engañosa que hay miseria porque vivimos muy bien. Ustedes además de vivir mejor y ser ladrones, son crueles facinerosos que enuncian un nuevo orden mundial neofascista y neoliberal y que desde su acomodado trono destruyen la humanidad.

Jesús Gil Benítez

 

Fuente  :    Pysnnoticias.com

El hambre es un genocidio en medio del silencio de los ricos

Esta verdad ha sido denunciada por Jean Ziegler, ex relator especial de las Naciones Unidas sobre el derecho a la alimentación desde el 2000 al 2008. Este catedrático suizo es de las personas con el valor de denunciar que la globalización del capitalismo neoliberal es el culpable del aumento del hambre del mundo.

Denunció que “La causa principal del hambre es la economía capitalista donde 500 trasnacionales mas grandes contralaban para el año 2005, el 52% del Producto Mundial Bruto” se trata dice Ziegler “de la maximación de la ganancia, con la que se concentra la riqueza en mano de una oligarquía internacional. Mientras la mayoría de la población mundial vive bajo el desempleo, la desnutrición y víctima de las epidemias y el analfabetismo’’.

En Brasil reveló: “el 3% de los propietarios controlan el 57% de los suelos fértiles, lo cual se repite y puede ser peor en otros países”. Denunciaba Ziegler “el control que ejercen pocas trasnacionales sobre los precios de las materias primas agrícolas, tal como ocurre en la Bolsa de Valores de Chicago, donde la especulación agrava el hambre mundial. Cada día mueren cien mil personas en el mundo por hambre de las cuales treinta mil son niños”.

El pueblo cubano ha demostrado al mundo, que a pesar del embargo genocida de los Estados Unidos, el sistema socialista cubano ha logrado que de esos 30mil niños que mueren todos los días en el mundo, ninguno sea cubano.

Pero el hambre no solo amenaza a los países pobres, la Oficina del Censo de Estados Unidos informó al cierre de 2009, la cifra de personas bajo el umbral de pobreza se situaba en 43,6 millones. Las personas en el país más rico y poderoso del mundo, carecen de seguros médicos en este 2010, sobrepasan los 50 millones y unos 7,5 millones de familiares están en juicios hipotecarios al borde de perder sus viviendas. Otra muestra de la indiferencia de la comunidad internacional ante el problema del hambre, la apreciamos en Haití, se cumple un año del terremoto, y los países ricos ofrecieron más de 5.000 millones de dólares y solo han entregado un 5%.

Por estas razones se logró que el Consejo de Derechos Humanos de ONU, el 26-03-2008, se aprobara la propuesta de Olivier De Schutter Relator quien sustituyó a Ziegler, estableciendo que: “El acceso a la tierra y la seguridad de la tenencia son esenciales para el goce del derecho a la alimentación. Se concluyó que: “los Estados y la comunidad internacional deberían respetar, proteger y garantizar mejor el ejercicio del derecho a la alimentación mediante un mayor reconocimiento de la tierra como un derecho humano”.

Estas declaraciones de las Naciones Unidas, además de retrasadas, no son suficientes para solucionar la más grave violación de los derechos en el mundo, el hambre que sufre la mitad de la población mundial por culpa del sistema capitalista.

En Venezuela nuestra avanzada Constitución establece en el artículo 307, que: “El régimen latifundista es contrario al interés social…”. De esta manera el presidente Chávez viene combatiendo el latifundio para garantizar el derecho a la alimentación del pueblo venezolano y seguir construyendo el socialismo.

Fuente  :  Aporrea.org

Jean Ziegler : “Hay que eliminar Naciones Unidas y fundar algo completamente diferente”

Sentado al borde de un sillón bajo un cielo nublado, Jean Ziegler bebe a sorbos un zumo de naranja mientras dibuja un panorama igual de gris del mundo “caníbal” en el que vivimos. Este suizo de 76 años es miembro del Comité Consultivo del Consejo de Derechos del hombre de la ONU y analista de política internacional. Sus ojos parecen cansados, quizá por el peso de las injusticias vistas, pero conservan a pesar de todo un extraño brillo. No es otra cosa que esperanza, porque está convencido de que, a pesar de todo, otro mundo es posible. Acaba de publicar en España su último libro, ‘El odio a occidente’, un análisis de las tensas relaciones entre el Sur y el Norte, un libro que él pretende que sea “un arma para la insurrección de las conciencias”.

Pregunta: Explica en su libro que los países de Occidente tienen un discurso sobre los derechos humanos y democracia pero después ni ellos mismos se aplican esas normas ¿Por qué Occidente se ha vuelto tan hipócrita?

Respuesta: Bueno, es cierto que las grandes declaraciones de derechos del hombre son europeas, como la Declaración de los revolucionarios franceses de 1789. Además, la Carta de Naciones Unidas, en 1948, vio la luz cuando la organización era mayoritariamente occidental. Por eso Occidente piensa que aquí se inventaron los derechos humanos.

Pero ahora practica un doble lenguaje de forma permanente. Lo desastroso es que Occidente traicione sus valores. Le daré un ejemplo. En enero de 2009, Israel masacró la franja de Gaza. Hubo 1.400 muertos y 6.000 mutilados. Entonces, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU convocó una reunión extraordinaria para firmar una resolución que condenara al Estado de Israel. Pero todos los embajadores occidentales votaron en contra y los bombardeos en Gaza continuaron.

Dos meses después, los mismos embajadores se reunieron para condenar la masacre de Darfur. En esa ocasión, los embajadores de países de los países del Sur votaron en contra del texto porque “si para los europeos es normal que se queme a niños palestinos, no hay ningún motivo que justifique que las tropas internacionales se desplacen a Darfur”. ¿Cuál es el resultado? Las dos masacres continúan. El doble lenguaje de Occidente legitima a los peores dictadores del planeta.

P: Su libro explica cómo los países del Sur han forjado a lo largo de los años un sentimiento de odio hacia Occidente y también afirma que la idea de la revolución está muerta en el Hemisferio Norte.

R: No, no, el libro, a pesar de su título, es un libro de esperanza. Quiere ser un arma para la insurrección de las conciencias. Además, hay dos tipos de odio. El odio patológico y el razonado. El primero es el odio criminal de Al Qaeda y no es a éste al que me refiero. Pero hay también un odio razonado que es un movimiento de emancipación que nace de la memoria herida. Por ejemplo, Bolivia, está floreciendo. Por primera vez en 500 años un indio es elegido presidente.

P: ¿Entonces hoy y ahora, la esperanza está sólo en los Países del Sur?

R: Sí, la esperanza está en esos países. Pero también hay otra dimensión de la esperanza porque una nueva sociedad civil está naciendo: ATTAC, Greenpeace, Acción contra el hambre… Son movimientos sociales totalmente nuevos que surgen más allá de los partidos políticos. Millones de personas aquí están gritando “No queremos vivir en un mundo donde cada cinco segundos un niño muere de hambre”. La FAO ha dicho que la agricultura mundial podría alimentar, sin ningún problema, a 12.000 millones de seres humanos. Es decir: el doble de la población actual. Por lo que hoy un niño que muere de hambre es asesinado. La esperanza es la siguiente: Debe nacer un frente de Solidaridad Mundial entre los pueblos del Sur en vías de emancipación y la nueva sociedad civil aquí. Si eso pasa, podremos acabar con este mundo caníbal, y un mundo nuevo nacerá.

P: Pero si esas son las dos únicas fuentes de la esperanza ¿Cuál es la importancia real de los Objetivos del Milenio?

R: Es una buena pregunta. El balance de lo logrado hasta ahora es desastroso: El hambre ha aumentado, la mortalidad infantil se ha disparado… Ban Ki Moon, en su discurso ante Naciones Unidas, dijo que “eran necesarios 40 millones de dólares”. Es decir, que bastaba con enviar dinero a esos pobres mendigos de África. Pero es que se trata de hacer una reforma estructural. Es un discurso de mercenario. El problema del hambre no se arregla con dinero, es un problema estructural en el que juegan muchos elementos.

Lee el resto de esta entrada