Archivo del sitio

Fin a siete años de guerra en Irak por unas armas inexistentes… ¿Y ahora qué?

20 de marzo de 2003. Cerca de 150.000 soldados del Ejército estadounidense invadían Irak, apoyados por tropas de países aliados. Su misión: derrocar al régimen de Saddam Hussein, cuyas supuestas armas de destrucción masiva suponían una amenaza para Occidente, según argumentaba el entonces presidente de EE UU, George W. Bush, apoyado por su homólogo británico, Tony Blair, y español, José María Aznar.

Comenzaba así la Operación Libertad Iraquí, que ha culminado este jueves con la retirada de las últimas tropas de combate de Estados Unidos, que ha puesto fin oficialmente a la guerra. En el país aún permanecerán 56.000 soldados más, que se dedicarán únicamente a tareas de asesoramiento y apoyo de las fuerzas de seguridad iraquíes, según ha anunciado el Departamento de Estado de EE UU. Sin embargo, según informa el New York Times, el Gobierno estadounidense duplicará el número de contratistas -trabajadores de empresas de seguridad privada- en Irak, con lo que el número de efectivos pasaría a 7.000 y se dedicarían a asegurar la protección de cinco campamentos fortificados del país, según publica el rotativo. Precisamente estas compañías de seguridad privadas acaban de ser prohibidas por el Gobierno afgano.

La invasión provocó una fractura entre las grandes potencias, entre aquéllas que apoyaron a EE UU, como España, Gran Bretaña o Portugal, y otras que se opusieron activamente, como fue el caso de Francia, Bélgica, Alemania, Rusia o China. EE UU apostó por la ocupación, pese a no contar con el apoyo de la ONU, aspecto que ha hecho pensar a muchos sobre la legalidad de la actuación estadounidense. Con ella se inició el mayor despliegue de tropas estadounidenses en el extranjero desde la guerra de Vietnam, con cerca de un millón de efectivos a lo largo de todo el conflicto.

Tras la caída de Bagdad, en mayo de 2003, el Gobierno estadounidense anunció una serie de medidas para instaurar un nuevo gobierno de transición y control en Irak. Mientras tanto, Hussein permanecía escondido hasta ser capturado en diciembre de ese mismo año por las fuerzas estadounidenses. La Justicia lo condenó a la pena capital y murió ejecutado en la horca en diciembre de 2006. Poco antes de abandonar su cargo, en diciembre de 2008, George W. Bush, reconoció que lo que más lamentaba de sus dos mandatos es el “error” de haber creído que en Irak había armas de destrucción masiva.

Lee el resto de esta entrada

Pedraz ordena la captura de los militares americanos imputados en el ‘caso Couso’

Hace unos días el Supremo ordenó a la Audiencia Nacinal reabrir la investigación sobre la muerte del cámara José Couso.

El Pentágono había eximido a los militares.

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha ordenado la busca y captura e ingreso en prisión para la extradición de los tres militares americanos imputados en el caso de la muerte del cámara de Telecinco José Couso el 8 de abril de 2003 en Bagdad (Irak).

Fuentes jurídicas han informado de que el magistrado ha pedido además autorización al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para viajar a Irak entre octubre y noviembre próximos para la inspección ocular de los lugares de los hechos.

El Tribunal Supremo (TS) ordenó a la Audiencia Nacional reabrir la investigación sobre la muerte de Couso, al considerar que la estrategia bélica denominada “de impacto y pavor“, consistente en actos como el bombardeo sobre personas y bienes protegidos en conflicto armado, como el que provocó la muerte de Couso, es penalmente imputable a quien dirija esas operaciones.

El cámara de Telecinco murió en 2003  en el Hotel Palestina de Bagdad, que albergaba a la prensa internacional que cubría la guerra, por el disparo de un tanque estadounidense durante la toma de la capital iraquí.

El proyectil de tanque que acabó con la vida de José Couso también alcanzó de muerte a un cámara de Reuters, el ucraniano Taras Protsyuk.

El Pentágono eximió a los tres militares de responsabilidad, aunque reconoció que se disparó un proyectil desde su tanques contra el Hotel Palestina. Una investigación estadounidense concluyó que los hombres abrieron fuego justificadamente.

Fuente  :  20 Minutos