Archivo del sitio

El Congreso aprueba hoy la reforma de las pensiones que retrasa la jubilación hasta los 67 años

Los votos de PSOE y CiU serán suficientes para aprobar esta norma que entrará en vigor el 1 de enero de 2013

El Pleno del Congreso de los Diputados aprueba hoy de manera definitiva la ley de modernización del sistema de la Seguridad Social aceptando las 40 enmiendas incorporadas en el Senado y cerrando así un trámite parlamentario en el que el PSOE ha conseguido el apoyo de CiU para mantener intactos los puntos principales de la reforma: el retraso de la edad de jubilación hasta los 67 años y la ampliación del periodo de cómputo de 15 a 25 años.

Su elaboración y discusión ha sido ardua, pero rápida: el Gobierno la pactó con CCOO y UGT y la CEOE y CEPYME en enero, en marzo la aprobó en Consejo de Ministros y su tramitación parlamentaria finaliza hoy. Tras acordar la reforma con los agentes sociales, el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, consideró el acuerdo como el más importante suscrito desde que en 1977 se firmaron los Pactos de la Moncloa.

La reforma no ha tenido un trámite parlamentario fácil: en el Congreso se enfrentó a tres enmiendas a la totalidad (ERC-IU-ICV y los partidos BNG y UPyD) y a más de 400 al articulado; mientras que en el Senado también tuvo otras tres enmiendas a la totalidad (ERC, ICV y Senadores Nacionalistas) y 262 enmiendas al articulado. Los socialistas y los nacionalistas catalanes suman una mayoría absoluta en el Congreso que garantiza que el texto no incluya ninguna enmienda no deseada por el Gobierno. En frente, tendrán los votos de PP, ERC, IU, ICV y BNG, mientras que el PNV todavía no ha fijado su posición definitiva sobre el texto.

A cambio de su apoyo, CiU ha conseguido que el Gobierno traspase a las comunidades los edificios propiedad de la Seguridad Social dedicados a asistencia sanitaria pero que eran gestionados por las administraciones autonómicas. En el caso de Cataluña, afectaría a 150 edificios dedicados a asistencia sanitaria.

La reforma entrará en vigor el 1 de enero de 2013, se aplicará de forma gradual hasta el 2027 y supone la sexta modificación importante que suma el sistema público de pensiones.

La elevación en dos años de la edad legal no se hará de golpe, sino en dos tramos: entre 2013 y 2018, y entre 2019 y 2027. En el primero se sumará un mes por año a la edad de jubilación exigida para cobrar toda la pensión, mientras que en el segundo tramo se añadirán dos meses por cada año. De esta forma en 2013 sólo se exigirán 65 años, en 2019 serán 65 años y 8 meses, y en 2027 los 67 años.

Así, quienes hayan nacido a partir de 1948 se verán afectados por el aumento progresivo de la edad de jubilación, mientras que los nacidos en 1960 ya no podrán retirarse antes de los 67, salvo si tienen 38 años y medio cotizados, que lo podrán hacer a los 65.

Otra novedad que introduce la reforma es que el período de cómputo para calcular la pensión pasará -también de forma gradual- de los actuales 15 años a los últimos 25 años de la vida laboral. Lo que no cambia es que se exigirán quince años de cotizaciones para poder acceder al 50% de una pensión contributiva. A la jubilación anticipada se podrá acceder a partir de los 63 años y con 33 años cotizados, aunque para situaciones de crisis la edad se rebaja a los 61, mientras que se mantiene los años de cotización.

Entre las mejores introducidas en el Congreso y en el Senado destacan el que las mujeres que hayan interrumpido su carrera profesional para cuidar a sus hijos podrán sumarse hasta cinco años de cotización y que las viudas que carezcan de otras rentas verán incrementada la base reguladora de su pensión del actual 52 % al 60.

Además, a partir del 1 de enero de 2012 las empleadas de hogar se empezarán a integrar en el Régimen General de la Seguridad Social. En cuanto a los becarios se les permitirá cotizar por sus prácticas durante un máximo de dos años.

Por otra parte, en la reforma se ha incluido que, desde el pasado 27 de abril, las empresas con beneficios que presenten expedientes de regulación de empleo deberán sufragar el coste que supone para los servicios públicos de empleo la jubilación de sus trabajadores de 50 años en adelante.

Según el Ministerio de Economía y Hacienda, la reforma de las pensiones ahorrará a las arcas públicas el equivalente a 3,5 puntos del PIB en 2050.

 

Fuente  :  El Pais

 

 

Ser víctima de violencia de género también se tendrá en cuenta para jubilarse a los 61

 

Violencia machista

 

El ser víctima de violencia de género también se tendrá en cuenta para que las trabajadoras puedan acceder a los 61 años a la jubilación anticipada por una situación de crisis de la empresa, según el anteproyecto de ley de reforma de las pensiones.

El «anteproyecto de ley sobre actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social» establece que a la jubilación anticipada se podrá acceder por dos vías: de forma voluntaria o por cese en el trabajo no imputable al asalariado.

En el caso de la marcha involuntaria habrá que tener 61 años, estar inscrito como demandante de empleo durante un plazo de, al menos, 6 meses inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud de la jubilación y haber cotizado durante 33 años a la Seguridad Social. Además, el cese en el trabajo debe ser consecuencia de una situación de crisis o de cierre de la empresa, que impida la continuidad de la relación laboral.

A estos efectos las causas de extinción del contrato que darán derecho al acceso a la jubilación anticipada serán: despido colectivo por causas económicas, despido objetivo por causas económicas, extinción del contrato por resolución judicial, muerte, jubilación, incapacidad del empresario individual o por causa mayor. Asimismo, la extinción de la relación laboral consecuencia de la violencia de género también dará acceso a esta modalidad de jubilación anticipada, según el anteproyecto.

Aunque la jubilación anticipada no haya sido solicitada por el trabajador, vendrá acompañada de coeficientes reductores que se aplicarán a la cuantía de la pensión a percibir (del 1,875 % por cada trimestre que le falte al trabajador para cumplir la edad legal de jubilación, que en 2027 será de 67 años).

Lee el resto de esta entrada

Cobrar la pensión completa exigirá cotizar 37 años

El Gobierno mantiene la jubilación a los 67, excepto para quienes hayan trabajado 41 años – Los sindicatos alejan el fantasma de la huelga general al proponer un pacto global

El presidente del Gobierno advirtió el lunes por la noche que para cobrar toda la pensión al jubilarse en el futuro no bastará con tener 67 años, también será necesario haber cotizado más de 35. No precisó cuántos. Eso lo habían hecho los negociadores del Ministerio de Trabajo en las reuniones que habían tenido con UGT y CC OO el fin de semana. La intención inicial del Ejecutivo es que hagan falta al menos 37 años de cotización, según diversas fuentes de ambas partes. La propuesta de Trabajo supone endurecer significativamente los requisitos para tener derecho a cobrar el 100% de la pensión que corresponde al recién jubilado.

Hasta ahora, cuando un trabajador se retira, la Seguridad Social calcula la pensión correspondiente con los últimos 15 años cotizados. Pero solo el trabajador que ha cotizado durante 35 años cobra el 100%, al resto se le aplican coeficientes de reducción.

Para los sindicatos los cambios propuestos son inasumibles, ya que supondrían un recorte en las pensiones del futuro entorno al 20% o el 25% y eso es algo que no están dispuestos a admitir. Además, a UGT y CC OO no les convencen las medidas de flexibilidad que propone el Ejecutivo.

Zapatero y el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, han anunciado reiteradamente «flexibilidad para dulcificar el aumento de la edad legal de jubilación y que los sindicatos pudieran aceptarlo. Una de esas medidas sería permitir que los trabajadores con carreras largas de cotización se pudieran jubilar a los 65 años con derecho a cobrar toda la pensión. Según ha podido saber EL PAÍS, en concreto el Gobierno pretende exigir 41 años de cotización. A este umbral no se llegaría en el mismo momento en que se pusiera en marcha la reforma de pensiones, si no que se crearía un periodo de transición. Así en el primer año de entrada en vigor de la norma, 2013, se exigirían 36 años y luego se iría aumentando hasta llegar a los 41 años en 2027.

A la hora de elaborar esta propuesta, Trabajo se inspira en el modelo francés. Al otro lado de los Pirineos, los trabajadores que han trabajado durante 41,5 años pueden retirarse antes de la edad legal de jubilación (62 años tras la reforma aprobada recientemente) percibiendo la pensión en toda su integridad.

La otra excepción que pretende imponer el Gobierno para que los trabajadores eludan el retiro a los 67 años atañe a quienes desempeñan profesiones de riesgo e insalubles. Pero en este punto los detalles de la propuesta gubernamental no han trascencidido.

El otro punto que molesta a los sindicatos trata sobre la jubilación parcial. Ya el pasado mayo, con el ajuste presupuestario, el Gobierno endureció los requisitos para acceder a esta vía de jubilación. Esto provocó la reacción de UGT y CC OO, que se quejaban de que se ponían en peligro muchos de los acuerdos alcanzados con empresas para suavizar las regulaciones de empleo, sobre todo en la industria del automóvil. La intención ahora es ir más allá, ya que, según ha explicado Valeriano Gómez en alguna ocasión, esta modalidad de retiro se ha convertido en una especie de jubilación anticipada muy onerosa para la Seguridad Social.

En las reuniones del fin de semana, en las que también estuvieron presentes los dos vicepresidentes del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba y Elena Salgado, el Ministerio de Trabajo también precisó que pretende ampliar el periodo de cómputo de los 15 años actuales a 25, como en los casos anteriores habría un periodo transitorio para no perjudicar mucho a quienes ahora se encuentran al borde de la jubilación o cerca de ella.

Según los cálculos de los sindicatos, todo este paquete de reforma supone recortar en un 25% las pensiones en el futuro. Además, también se quejan de que aumentar los periodos de cotización y cómputo perjudica sobre todo a las mujeres y a los jóvenes, que son quienes empiezan más tarde a trabajar y tienen carreras de cotización discontinuas.

Todo esto lleva a los sindicatos a rechazar de plano las líneas básicas de la propuesta de reforma de pensiones del Gobierno. Pero, lejos de levantarse de la mesa, ayer reiteraron su voluntad de diálogo en este campo e, incluso, agrandaron el campo de negociación para un acuerdo sobre pensiones, negociación colectiva, reforma laboral y política industrial y energética, la elaboración de un plan de choque contra el paro juvenil y el paro de larga duración.

Lee el resto de esta entrada

El aumento de la edad de jubilación a los 67 años es «inamovible», anuncia Zapatero

«Lo vamos a mantener», asegura el presidente, que confía en capadidad de Portugal para eludir el rescate: «Va a aguantar»

«Los 67 años son inamovibles». Así de contundente se ha manifestado el presidente Zapatero esta noche, durante una entrevista televisada en Antena 3. Preguntado por la directora de Informativos de la cadena, Gloria Lomana, acerca de la próxima reforma del sistema de pensiones, el jefe del Ejecutivo ha asegurado que «lo de los 67 años […] debe ser una cifra de referencia para jubilarse». «Lo vamos a mantener», ha indicado.

 

EFE

Zapatero y Lomana, antes de comenzar la entrevista

Zapatero ha explicado que esa cifra «es la que se está extendiendo en todos los países como referencia, pero será flexible en función del número de años cotizados». «No es fácil el acuerdo, pero vamos a intentarlo», ha explicado Rodríguez Zapatero.

«Portugal va a aguantar»

Zapatero se ha mostrado confiado en la capacidad del país vecino para superar las dificultades económicas que está atravesando y no cree que tenga que recurrir a la ayuda de la Unión Europea y del FMI. «Portugal va a aguantar, tienes fortaleza», ha afirmado con seguridad el presidente del Gobierno, después de que este fin de semana varios medios publicasen que Francia y Alemania estarían presionando a Lisboa para que acepte la intervención y evite así un posible contagio a España.

Zapatero ha defendido, además, la creación de bonos europeos: «Hoy no es posible, pero los vamos a tener», ha respondido a una pregunta de Lomana.

Fuente  :  ABC