Archivo del sitio

EE. UU. amenaza con sanciones a países latinoamericanos que tengan negocios con Irán

Estados Unidos advirtió a los países latinoamericanos que recibieron al presidente iraní Mahmoud Ahmadineyad que podrían ser sancionados si estrechan sus relaciones comerciales con Irán.

Esta declaración, que a algunos expertos hace recordar los tiempos de la Guerra Fría, la emitió el Departamento de Estado norteamericano tras la gira del mandatario iraní por Venezuela, Nicaragua, Cuba y Ecuador esta semana.

“Si (los encuentros) van a llevar a esos países en la dirección de comprar más petróleo iraní y recurrir más a sus bancos, entonces obviamente se están volviendo más vulnerables a las sanciones estadounidenses”, indicó la vocera del Departamento de Estado, Victoria Nuland.

Si bien la portavoz reconoció que es una competencia soberana de cada país decidir a qué gobernantes recibe, subrayó que para Washington la visita de Ahmadineyad no es útil a la política mundial.

El director del diario ´La jornada´, Raúl Arevalo Alemán comentó que según las leyes internacionales de la ONU, “en el mundo nadie tiene el derecho a intervenir en los asuntos internos de otros países.

“La amenaza así y opiniones de este tipo más bien distancia al mundo, crean un ambiente de tensión que lo hace a uno recordar  la etapa de la Guerra Fría, sepultada supuestamente en la década de los noventa”, afirmó.

“Uranio de Ecuador”

El jueves, con motivo de la llegada a Quito del líder iraní, la congresista republicana de EE. UU., Ileana Ros-Lehtinen, expresó su temor de que Irán obtenga acceso a las reservas de uranio de Ecuador para nutrir su programa nuclear.
La legisladora, que preside el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, consideró que “la creciente alianza de Irán con (el presidente ecuatoriano Rafael) Correa facilita la capacidad de Teherán de acceder a las reservas de uranio de Ecuador”.

“Primera vez en mi vida que me entero que Ecuador tiene uranio”, reaccionó Correa durante una rueda de prensa conjunta con Ahmadineyad.

Correa apoyó el derecho de Irán para desarrollar un programa nuclear pacífico y sugirió el sábado que se acometan cambios en la Organización Internacional de Energía Atómica, para evitar que esta agencia de la ONU se convierta en un instrumento de política exterior de ciertos países hegemónicos.

Tensión creciente

Esta semana se agravó la tensión entre la República Islámica y Occidente debido a la declaración de Teherán de que está enriqueciendo uranio hasta el 20% y el asesinato de un importante científico nuclear, del cual Irán acusó a la inteligencia de EE. UU., el Reino Unido e Israel.

Occidente asegura que el programa nuclear iraní apunta a crear armas nucleares, por lo que ha impuesto una serie de sanciones contra el país. La tensión se agrava con amenazas de usar la fuerza, enunciadas por varios altos cargos de EE. UU. e Israel.

Teherán defiende que enriquece uranio para producir electricidad y muestra su disposición a afrontar la posible amenaza militar.

Fuente   :   RT

 

 

Nuevo Orden Mundial: Latinoamérica podría perder sus tierras

Cristina Fernandez de Kirchner y el NWO: Naciones Unidas, un organismo controlado por el Grupo Bilderberg, presenta un premonitorio estudio revelando que las corporaciones multinacionales van a apropiarse del territorio sudamericano: “(…) están adquiriendo tierra en enormes proporciones en América Latina y varios expertos aseguran se trata de grave amenaza para la soberanía y seguridad alimentaria de los países afectados(…)”. En el reporte del departamento Agricultura y la Alimentación (FAO), perteneciente a la ONU, se indica que este hecho de apropiación de tierras “perjudica mayormente a Brasil y la Argentina”, pero que, no obstante, “toda la región se encuentra en la mira de inversores foráneos”.

Los analistas serviles de la Reserva Federal, concuerdan en que los recursos naturales y el territorio son trascendentales para la economía, haciendo énfasis en la pretendida crisis económica que fue fabricada y “puesta de moda” por la élite bancaria en la actualidad. Argumentan que la operación de centralización y extranjerización de tierras en Latinoamérica corresponde a los bajos costos en la oferta territorial de América Latina: “(…) es más barata que naciones capitalistas desarrolladas (…)”, uno de los expertos internacionales mencionados en el documento es Julio Gambina.

Argentina entre las mayores naciones controladas por Monsanto

       Si bien fue Solá durante epocas de Menem quien abrió las puertas a Monsanto, tras la extraña muerte del hijo del ex presidente, el gobierno K ha aumentado las politicas de cooperación con la corporatocracia negociando avidamente con Barrick Gold, Merck, Pan American Energy, Endesa, y los bancos controlados por Rothschild, por citar algunos ejemplos. Yendo aún más lejos Cristina inauguró recientemente una planta productora de glifosato en Tierra del Fuego, principal componente del RoundUp Ready de Monsanto, mientras los diarios oficialistas fingen ser criticos hacia los herbicidas.

Las naciones que integran el Mercosur, citando como ejemplo a Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay, son los mayores proveedores de soja transgenica de Monsanto, girasol y otros productos agropecuarios destinados a ciertos sectores del mercado global. Estas naciones parecen competir con Estados Unidos en producción agraria, pero en realidad los principales propietarios de los campos de EE.UU. y Argentina son los mismos, u obedecen a los mismos intereses financieros que no tienen frontera: Por ejemplo George Soros. En el informe de la ONU indican que esta supuesta competitividad transforma el territorio latinoamericano en “muy beneficioso para capitales extranjeros”.

Gambina pronostica que “(…) la compra masiva de tierras aumentará las exportaciones pero perjudicará la producción doméstica en estas naciones (…), un hecho que sitúa en grave peligro la soberanía alimentaria de los países controlados por la industria biotecnológica.

Un guiño globalista para Cristina Fernandez de Kirchner

La propuesta de la ONU es contradictoria: “Acorde a probables soluciones para detener esta tendencia, los estados tendrían que confeccionar normativas similares a la Ley de Tierras argentina“, “que restringe la venta de tierras rurales a los extranjeros”.

Sin dudas una sugerencia carente de asidero: La mitad de la Argentina pertenece a Monsanto, y la otra mitad a todo tipo de corporaciones extranjeras: Yendo desde los laboratorios a las mineras y energéticas, además de las cadenas de supermercados como Carrefour, Walmart y otras compañías.

Veronica Maurer

 

Fuente  :       BWN Patagonia