Archivo del sitio

¿Agua en Mercurio?

Los puntos “brillantes” de Mercurio.

 

Los astrónomos afirman que los puntos “brillantes” que se ven en los polos de Mercurio son en realidad cercos de hielo.

 

Encontrar hielo en Mercurio es raro. La superficie del planeta cuando encara al Sol se calienta tanto que podría fundir hasta el plomo.  Pero el planeta no se inclina mucho sobre su eje. Esto deja la posibilidad de que haya zonas del planeta que estén constantemente a la sombra.

Ya que Mercurio no dispone de una atmósfera que retenga el calor estos cráteres que se encuentran constantemente en la sombra se pueden convertir en “trampas frías”: lugares donde se condensan los vapores interplanetarios que van a la deriva.

 

Descubiertas en 1991, los puntos “brillantes” de Mercurio se apodaron así por cómo rebotan en ellos las ondas de radar. Anthony Colaprete, un científico planetario del centro de investigación de la NASA,  Ames en Moffett Field, Califronia, explica que es probable que el hielo sea el culpable de que las ondas reboten de esata manera.

 

 

Mirando en la oscuridad

 

La misión desde Marzo de la astronave Messenger de la NASA es orbitar alrededor de Mercurio para averiguar más acerca de las trampas frías del planeta.

El estudio del polo sur de Mercurio ha concluido en que todas las zonas que hacen rebotar con fuerza las ondas se encuentran permanentemente a la sombra.

 

Llegar hasta el agua

Los investigadores se siguen preguntando si el hielo de los cráteres es de agua.   Hace tiempo, Ann Sprague, una científica planetaria de la universidad de Arizona, sugirió que el hielo podría estar ser de dióxido de azufre. El hielo de dióxido de azufre también puede provocar que las ondas reboten con fuerza.

 

El siguiente paso es buscar hidrógeno en Mercurio examinando los neutrones (neutrones de partículas neutras) que emite la superficie del planeta.

Los científicos pueden determinar la abundancia de hidrógeno en Mercurio asignando el relativo flujo de neutrones  a diferentes niveles de energéticos. te la asignación del flujo de neutrones con respecto a los niveles de energía diferentes.

El hidrógeno del suelo de Mercurio frena las partículas y las hace menos energéticas.

 

Actualmente los científicos están trabajando para calibrar la astronave Messenger con un espectrómetro de neutrones para obtener del flujo de neutrones.

 

Fuente  :     Nationalgeographic

 

 

Eyección solar desvela enorme estructura junto al planeta Mercurio

 

1 de Diciembre 2011
Una eyección solar parece haber desvelado en directo una enorme estructura junto al planeta Mercurio, este usuario de youtube nos los desvela gracias a las imágenes que la propia NASA a facilitado a través del nodo HI1A del satélite Secchi, en uno de sus ya habituales descuidos…
Puede observarse ampliada la estructura geométrica del objeto.

 

 

Enlace:
http://secchi.nrl.navy.mil/index.php?p=js_secchi_day

 

Fuente  :     Ovnisultimahora2.blogspot

 

 

El Tratado Global sobre el Mercurio podría incluir la prohibición de dicho metal en la medicina‏

Al menos ya empiezan a mencionar la barbaridad!!

Distribuído por PR Newswire Latinoamerica para  CARLOS SALAZAR FERNÁNDEZ – COORDINADOR
El Tratado Global sobre el Mercurio podría incluir la prohibición de dicho metal en la medicina

BN000006  01 de Agosto de 2011  12:01 HORALOCAL

SILVER SPRING, Maryland, 1 de agosto de 2011 /PRNewswire/ —
CoMeD – El viernes 22 de Julio de 2011, el Programa de Naciones Unidas
para el Medio Ambiente (PNUMA) distribuyó un texto revisado para su
tratado integral sobre el mercurio. Los defensores de los fármacos
libres de mercurio se sintieron felices de ver a los fármacos
incluidos en el “Anexo C (producto con mercurio agregado no
permitido)” de la propuesta del tratado.

La Coalición en pro de los fármacos libres de mercurio (CoMeD, por
sus siglas en inglés) ayudó a iniciar este agregado a través de sus
esfuerzos de defensa en las negociaciones que la Organización de
Naciones Unidas (ONU) mantuvo en Chiba, Japón, en enero de 2011. La
Presidente de la CoMeD, Rev. Lisa Sykes, madre de un hijo
diagnosticado con envenenamiento con mercurio relacionado a una
vacuna, describió ante los representantes de los 150 países
participantes el modo en que:  “… la inyección innecesaria de
mercurio en las mujeres embarazadas y los niños, como parte de una
vacuna u otro fármaco, es una crisis continua y a menudo no
reconocida”.

El Thimerosal (49.6% de mercurio por peso), que todavía se usa como
preservativo en las vacunas y como agente esterilizador en procesos,
es un componente innecesario y algunas veces no revelado en muchas
vacunas. Su uso está asociado con desórdenes neurológicos en el
desarrollo, cáncer, defectos de nacimiento y abortos espontáneos.
Quienes más se han perjudicado con el uso del Thimerosal en las
vacunas son los nonatos y recién nacidos.

Dirigiéndose a los diplomáticos que asistieron a la reunión de la ONU
en Chiba, el Dr. Mark R. Geier de la CoMeD observó: “Para que este
tratado sea totalmente efectivo, debe dejar en claro que la
exposición no intencional de los humanos al mercurio, especialmente de
las mujeres embarazadas y los niños, no será tolerada”.

Los comentarios del Dr. Geier fueron especialmente bien recibidos por
los diplomáticos provenientes de los países en desarrollo.  Los
representantes de la CoMeD se reunieron con los grupos de trabajo
regionales en sesiones a puerta cerrada y hablaron sobre la
posibilidad de usar el 2-fenoxyetanol en las vacunas y otros
fármacos, como una alternativa al Thimerosal mucho menos tóxica.

El Dr. Geier comentó acerca de la inequidad de suministrar a las
naciones ricas vacunas con niveles reducidos de mercurio, mientras
que los países pobres todavía reciben vacunas que contienen niveles
peligrosamente altos de mercurio: “Los niños de todo el mundo, sin
importar su lugar de nacimiento o su nivel de ingresos, merecen
vacunas libres de mercurio. La práctica de suministrar vacunas con
niveles reducidos de mercurio y libres de mercurio a los países
desarrollados, a la vez que se insiste en que las naciones en
desarrollo reciban las que contienen mercurio, es a todas luces
injusta”.

Al final de las negociaciones en Chiba, los diplomáticos provenientes
de los países en desarrollo solicitaron a la Secretaría que evaluara
la seguridad del mercurio en los fármacos.

Un equipo de científicos y defensores integrantes de la CoMeD
participarán de la próxima negociación del tratado que tendrá lugar
en Nairobi, Kenia, entre el 31 de octubre y el 4 de noviembre de 2011,
para apoyar el mantenimiento de esta prohibición global de fármacos
que contienen mercurio en la versión final del tratado de la ONU.

FUENTE  Coalition for Mercury-Free Drugs (CoMeD)

CONTACTO: Rev. Lisa K. Sykes, Presidente de la CoMeD,

+1-804-740-7128, lisa@mercury-freedrugs.org

BNED:NV

FUENTE:PRN LATAN – LATIN AMERICA SPANISH ONLY
CONTACTOS:MÉXICO – JOSEFINA APARICIO
TELS:MÉXICO – 52 (55) 91501238

E-MAILS:  josefina.aparicio@prnewswire.com

PALABRA CLAVE:RJ
PALABRA CLAVE/RAMO DE ACTIVIDAD:DIVERSOS
PALABRA CLAVE/ORGANIZACIÓN:COALITION FOR MERCURY-FREE DRUGS (COMED)

El texto arriba, distribuído por PR Newswire Latinoamerica, es de entera responsabilidad de su cliente. La utilización de este material no implica en coste.

| Sobre a PR Newswire |

Fuente  :   Correo Recibido

 

 

Recuerda…

 

El gobierno de Japón reconoce que contagió con el virus de la hepatitis B en vacunación de 1948-1988

Mercurio, el dulce veneno de tu vacuna…

Vacunación: La Verdad Oculta

Investigadores encuentran cura para el cáncer, pero no es negocio para farmacéuticas y quizá nunca vea la luz

La conspiración del cáncer

La verdad sobre el VIH y el SIDA – Documental, La Casa de los Números

¡¡¡NO A LA PROHIBICIÓN DE LAS PLANTAS MEDICINALES EN EUROPA!!!

FARMAFIA

Bill Gates dice que para eliminar el CO2 hay que reducir la población

“Como las vacas”; así nos quieren

Conspiración alimenticia

Los alimentos transgénicos afectan al crecimiento y a la capacidad reproductiva, según un grupo científico ruso

“Casi todas las frutas que comemos hoy en día son clones”

El Grupo Bilderberg quiere exterminar al 80 % de la población mundial

– “Mis tres metas fundamentales serían reducir la población mundial a unos 100 millones de habitantes, destruir el tejido industrial y procurar  que la vida salvaje, con todas sus especies, se recobra en todo el mundo”.
(Dave Foreman, cofundador de Earth First!)

La conspiración de la Gripe A

VacFun: Vacuna contra religiosos fundamentalistas

“Como las vacas”; así nos quieren

NWO – Gripe A – Eugenesia y Control Social – ¿Qué vas a hacer? ( Eugenics and Social Control )

 

 

El 64% de los bebés nace con más mercurio en sangre del deseable

Un estudio en España detecta la exposición a altas dosis de metales pesados – A mayor consumo materno de pescado graso, mayor riesgo para el feto

El mercurio del pescado pasa a través de la madre a los bebés. Un estudio español, realizado entre mayo de 2004 y agosto de 2008 y publicado en una revista científica el pasado abril, analizando el nivel de mercurio en el cordón umbilical de 1.883 partos en Valencia, Barcelona, Asturias y Guipúzcoa, detectó que en un 64% de los casos había niveles de mercurio por encima del nivel que la Agencia de Protección Ambiental de EE UU considera seguro. El dato no es lo más relevante, porque no hay un estándar internacional y si se toman referencias de otras agencias sería menor, pero el estudio alerta sobre el consumo de emperador o atún rojo durante el embarazo. Aún así, Ferran Ballester, epidemiólogo y uno de los directores del estudio, sentencia: “Comer pescado en el embarazo es sano”.

El mercurio, un neurotóxico que aparece en el pescado debido a la contaminación química de los océanos, es desde hace años una preocupación de los científicos. El grupo de Infancia y Medio Ambiente, con investigadores de distintos grupos y universidades de todo el país comenzó en 2004 el más ambicioso informe en España sobre la exposición de los fetos a distintos tóxicos, como PCBs, plaguicidas, contaminantes del aire de las ciudades y metales pesados (entre ellos, mercurio).

Durante años reclutaron en cuatro provincias a 2.505 embarazadas voluntarias. De ellas consiguieron analizar la sangre del cordón de 1.883 casos, una muestra enorme. El informe concluye que el 64% de los niños habían estado expuestos a través de la madre a niveles superiores a 5,8 microgramos de metilmercurio por litro de sangre, el nivel que la Agencia de Protección Ambiental de EE UU considera admisible. Por regiones, en Asturias lo superaba el 75,6%; en Sabadell el 49,1%; en Valencia el 68,4%, y en Guipúzcoa el 64,7%. Sin embargo, Ballester matiza: “No hay un nivel internacionalmente admitido. La OMS acepta una concentración mayor y si se toma esa referencia el porcentaje de bebés sería menor”.

En cualquier caso, más allá de la cifra, el estudio relaciona la exposición al metal con la ingesta de pescado de la madre, con niveles ligeramente superiores en Asturias y Valencia, donde se consume más pescado.

“El principal contribuyente a los niveles de metilmercurio en sangre de cordón fue la ingesta materna de pescado graso”, concluye el texto, publicado en febrero en la revista científica Environment International. Ballester insiste en que no pretenden crear alarma: “Comer pescado durante el embarazo es sano. Tiene omega 3, yodo, fósforo, y proteínas. Basta con evitar grandes peces que acumulan mercurio, como el pez espada o el atún rojo. Pero aún así, si se come algo no pasa nada. Hay factores mucho más graves, como fumar”.

Los investigadores, de 12 centros distintos de España -incluido en Instituto de Salud Carlos III del Ministerio de Sanidad- concluyen que lo ideal sería reducir la contaminación por mercurio, como pidió el Programa de Naciones Unidas del Medio Ambiente en 2009.

La ONG ecologista Oceana, que destapó la existencia de un informe confidencial del Gobierno sobre la contaminación por mercurio, pidió ayer que “se elimine urgentemente” un tipo de tecnología “obsoleta” que utiliza mercurio en la fabricación de cloro. Según la ONG, “en España existen ocho plantas que continúan utilizando esta tecnología” y tienen permiso para seguir hasta 2020 tras una prórroga del plazo inicial para cambiar de tecnología.

Ecologistas en Acción y Comisiones Obreras están también entre las organizaciones que más han alertado sobre el riesgo del uso del mercurio.

Mientras, la decisión de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria de recomendar a embarazadas y niños pequeños que no coman pescados como el atún rojo y el pez espada sigue generando polémica. Ayer, el Grupo Balfegó, de los mayores productores de atún rojo del mundo, con granjas en Tarragona, pidió a Sanidad que excluya el atún rojo de la lista negra. Balfegó argumenta que el informe que el Ejecutivo se negó a entregar a Oceana no encontró niveles peligrosos de mercurio en atún rojo aunque sí en pez espada, marrajo y tintorera, cuyos resultados aparecen bajo el sello de confidencial.

 

Fuente  :  El Pais

 

PD  :  Es raro ver como en este momento inundan esta clase de noticias,  ( antes llamadas conspiranoias ) donde da que pensar la siguiente cuestión…. acaso están jugando con la manipulación  psicosocial de alerta por la gran cantidad de mercurio en los alimentos, para que luego nos vayan a ofrecer y vender el único alimento “mas sano” prefabricados con transgénicos  en nombre de la seguridad alimenticia ?? todo hace pensar que así es…

Recuerda…. su estrategia en esta gran partida de ajedrez….  ACCION – REACCION – SOLUCION

 

Sanidad reconoce que “algunos alimentos” (todos) contienen una elevada contaminación de mercurio y cadmio, metales pesados

Sanidad recomienda a embarazadas y niños no comer atún ni pez espada

Endurece sus alertas alimentarias tras revisar el efecto de los metales en la salud – Por primera vez desaconseja las acelgas y las espinacas para bebés

 

Nada de espinacas o acelgas en los purés de los bebés menores de un año. Consumo cero de pescados como el atún o el pez espada para mujeres embarazadas y niños menores de tres años. ¿Esa costumbre de rociar con vino blanco el caparazón del centollo y luego comerlo a cucharadas? Mejor no deleitarse con este manjar muy a menudo. La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) ha endurecido las recomendaciones sobre el consumo de estos alimentos por su elevado contenido en mercurio (grandes peces), cadmio (crustáceos) y nitratos (hortalizas). Joan Llobet, Catedrático de Farmacia de la Universidad de Barcelona, califica las recomendaciones de “razonables, aunque puedan generar “alarma social” y sean “económicamente peligrosas”.

La AESAN recomendaba hasta ahora que las mujeres embarazadas y los niños menores de tres años no consumieran más de 100 gramos a la semana de pez espada o cazón, y no más de dos raciones de atún. Las grandes especies, situadas en lo alto de la cadena trófica del mar, acumulan en sus tejidos grasos el mercurio que absorben de sus presas en su forma más tóxica (metilmercurio). El metal, generado en gran medida por la actividad industrial, es ingerido luego por el hombre, y puede provocar alteraciones graves en el desarrollo neuronal del feto y de los niños de corta edad. “La presencia del metal varía de un caladero a otro, y el Mediterráneo está muy contaminado“, dice Llobet. Las grandes especies suelen ser migratorias, por lo que no se puede excluir del riesgo a las especies que proceden de aguas menos contaminadas.

Presionada por el sector pesquero para relajar los niveles máximos aceptables de mercurio, la AESAN decidió encargar a su comité científico una reevaluación de los riesgos. “Concluyó que no solo no había margen para la relajación, sino que la mayoría de niños y mujeres rozan ya los límites aceptables de este tóxico“, afirma Victorio Teruel, jefe del área de gestión de riesgos químicos de la agencia. La AESAN recomienda ahora que embarazadas y menores de tres años no consuman nada de pez espada, tiburón o atún rojo, y que los niños de 3 a 12 años no superen los 50 gramos a la semana.

El componente problemático en las hortalizas es el nitrato, un compuesto presente en la tierra de forma natural y también por el uso intensivo de abonos. Las verduras lo absorben, sobre todo las de hoja ancha, como las espinacas y las acelgas. “Los nitratos en sí son poco tóxicos, pero el cuerpo humano los convierte en nitritos, que pueden provocar cianosis (la enfermedad del bebé azul), causada por falta de oxígeno en la sangre”, explica Teruel. Una ingesta excesiva puede ocasionar un cuadro agudo, con fatiga extrema y riesgo de desmayo.

La AESAN, en base a unas conclusiones de la Agencia Europea de la Seguridad Alimentaria, ha decidido recomendar por primera vez a los padres, como ya venían haciendo los pediatras, que no incluyan espinacas ni acelgas en los purés de los bebés menores de un año y, en caso de hacerlo, que no representen más de un 20% del total. “Además, no se debe mantener a temperatura ambiente, ya que en estas condiciones pueden duplicar la cantidad de nitrito”. Por tanto, siempre en la nevera, explica Fernando Pérez, pediatra del Hospital Severo Ochoa de Leganés. “La cianosis es una enfermedad poco frecuente, pero el nitrato es también un irritante gástrico”, afirma Eduardo Rodríguez Farré, investigador del CSIC en el Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona. “También se ha vinculado con el cáncer“, abunda el científico.

La agencia se ha mostrado más relajada con los crustáceos, dado que su consumo es mucho menos habitual. El cadmio, un metal pesado generado por la minería y la industria, se encuentra en altas dosis en el marisco, que lo concentra en sus vísceras (en el caso de gambas, cangrejos y crustáceos como el buey o el centollo estas se sitúan en la cabeza). El metal se agarra al hígado y al riñón humanos y puede causar disfunción renal. Dado que la carne de apéndices y abdomen no es peligrosa, la AESAN se ha limitado a recomendar que no se abuse en el consumo de las cabezas.

La precaución con estos alimentos que recomienda Sanidad puede tener una repercusión económica en la producción agrícola de un país que ha sufrido pérdidas de 51 millones por la crisis de la E. coli. Por eso cabe aclarar que, además, no todas las acelgas y espinacas son iguales. La exposición de la planta a la luz del sol favorece la eliminación del nitrato, por lo que los vegetales cultivados al aire libre contienen menores cantidades. Farré opina que la AESAN ha actuado de forma correcta: “Se hace por precaución, no se puede poner en riesgo la salud de la población”.

Los metales y su toxicidad

El mercurio es un metal pesado que, en su forma más tóxica (metilmercurio), puede provocar alteraciones en el desarrollo neuronal del feto y en niños de corta edad. Los pescados con un mayor contenido en mercurio son el pez espada, el tiburón, el atún rojo y el lucio. La AESAN recomienda evitar su consumo a las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia y a los niños menores de tres años. En el caso de los niños de entre tres y 12 años, la agencia recomienda limitar a 50 gramos a la semana el consumo de cualquiera de estos peces.

El nitrato se encuentra de manera natural en los vegetales. Los que más lo absorben son las espinacas, la lechuga, las acelgas y la remolacha. Una elevada ingesta puede provocar cianosis en el caso de los bebés, y también se ha vinculado con el cáncer gástrico. La AESAN recomienda evitar las espinacas y acelgas en los purés de los niños menores de un año, y no dar más de una ración al día a los niños de entre uno y tres años.

El cadmio es un metal pesado generado por actividades mineras e industriales, y liberado al medioambiente por la quema de combustibles o la incineración de basuras. Tiende a acumularse en el hígado y en el riñón, y puede llegar a causar disfunción renal. Se concentra sobre todo en las cabezas de los crustáceos, por lo que la AESAN recomienda limitar su consumo.

 

Fuente  :   El Pais

 

 

Recuerda…

 

La OMS reconoce que el uso de móviles podría aumentar el riesgo de cáncer

Las sustancias tóxicas forman parte del menú cotidiano

El mercurio vuelve homosexuales a las aves ( ¿ COMO NOS AFECTA EL MERCURIO A NOSOTR@S ? )

Mercurio, el dulce veneno de tu vacuna…

Vacunación: La Verdad Oculta

Investigadores encuentran cura para el cáncer, pero no es negocio para farmacéuticas y quizá nunca vea la luz

La conspiración del cáncer

La verdad sobre el VIH y el SIDA – Documental, La Casa de los Números

¡¡¡NO A LA PROHIBICIÓN DE LAS PLANTAS MEDICINALES EN EUROPA!!!

FARMAFIA

Bill Gates dice que para eliminar el CO2 hay que reducir la población

“Como las vacas”; así nos quieren

Conspiración alimenticia

Los alimentos transgénicos afectan al crecimiento y a la capacidad reproductiva, según un grupo científico ruso

“Casi todas las frutas que comemos hoy en día son clones”

El Grupo Bilderberg quiere exterminar al 80 % de la población mundial

 

 

PD  :     Yo conspiranóico….???   NO, son ellos los que conspiran contra nosotros !, o acaso no lo ves ? Después no te quejes que la mayor parte  de la humanidad, tengamos , o tendremos  algún tipo de  cáncer o tumores varios… porque no le llames DESTINO… llámale … GENOCIDIO SILENCIADO !!!

 

 

Amalgamas de Mercurio: Daños a la salud

Este pez tiene mercurio (y usted)

( NOS ESTAN MATANDO… Y AUN ASI TE DA IGUAL ??? LUEGO NOS PREGUNTAMOS EL POR QUE DESARROLLAMOS CANCER O TUMORES VARIOS….  DESPIERTA ! Y SIGUE AL CONEJO BLANCO HASTA  LA MADRIGUERA, Y VERAS UN MUNDO DONDE  OLIGARCAS GENOCIDAS TIENEN EN SU AGENDA TU MUERTE… NO LE LLAMES DESTINO SI TIENES O HAS TENIDO ALGUNA DE ESTA GRAVE ENFERMEDAD, LLAMALE ASESINATO SILENCIOSO MUNDIAL !!!! .

DESPIERTA !!!,  una sola voz puede hacer la diferencia ….. 1 millón de voces, puede cambiar el mundo …. EL DESTINO… LO CREAS SOLO TU )

Noticia  :

Puesto de pescadería

Los científicos confirman un descenso de contaminantes como el plomo en el ambiente. Preocupan más el pescado y el marisco porque las concentraciones de compuestos no bajan.

“De todos los animales, el que tiene ahora más contaminantes en el cuerpo eres tú”, dice Nicolás Olea, de la Universidad de Granada, uno de los pioneros en España en investigar presencia de contaminantes en el organismo. La afirmación suena efectista, pero el mensaje está claro: durante nuestra larga vida los humanos acumulamos compuestos químicos persistentes que aderezan nuestra dieta, contaminantes que nuestra propia actividad industrial ha generado. Y ahí se quedan, en un organismo que no los sabe eliminar. Es más, han entrado en la especie humana para quedarse. Las madres los transmiten a través de la placenta y de la leche materna, así que los bebés los incorporan de serie. ¿Qué efecto tienen? Hay cada vez más evidencias de que muchos inciden desde en el desarrollo cognitivo hasta en la fertilidad, incluso a dosis bajas.

Hace ya tiempo que se conoce la toxicidad de muchos de estos compuestos, y por ejemplo en el caso de las dioxinas, los bifeniles policlorados (PCB) o los metales pesados, su uso industrial o su liberación al medio se han regulado. Pero no por ello han desaparecido del entorno. Están en la cadena alimentaria, atrincherados sobre todo en los tejidos grasos; cuanto más viejos sean los animales que comemos, y más grasos, más contaminados. Los peces predadores, como el tiburón o el emperador, pueden llevar más de diez años almacenando metilmercurio, la forma más tóxica del mercurio, antes de llegar al plato.

Además hay compuestos más modernos y de uso muy común en la vida cotidiana, como los ftalatos -usados en plásticos blandos, por ejemplo para juguetes infantiles-, los compuestos bromados -en tejidos y ordenadores, para evitar incendios- o el bisfenol A, cuyos efectos sobre la salud preocupan.

Organizaciones ecologistas y expertos llevan tiempo dando la voz de alarma, con algunos resultados. La Comisión Europea anunció hace una semana que a partir de 2011 se prohíbe el bisfenol A en biberones, decisión que Estados Unidos tomó ya hace un año. John Dalli, comisario europeo de salud, declaraba que “nuevos estudios demostraban que el bisfenol A podría afectar al desarrollo, la respuesta inmune y la generación de tumores”. En contacto con líquidos calientes este compuesto se separa del plástico, en especial si los biberones no son nuevos. Para Olea la prohibición “es una fantástica noticia, pero ¿por qué han tardado tanto? Sabemos cómo actúa este compuesto desde 1936”.

¿Cuántos contaminantes exactamente nos comemos? José Luis Domingo, del Laboratorio de Toxicología y Salud Medioambiental de la Universidad Rovira i Virgili, y Joan María Llobet, de la Universidad de Barcelona, llevan desde el año 2000 analizando los alimentos de la cesta de la compra promedio en Cataluña. Su tercer informe está casi a punto. Toman las muestras escogiendo como lo haría un consumidor medio, y miden ocho contaminantes más metales pesados. Luego cruzan los datos con los de consumo de los catalanes y obtienen la ingesta de un consumidor medio.

Hay algunas buenas noticias: “Se nota el descenso de algunos contaminantes en el ambiente, como el plomo, que ya no se usa en las gasolinas, o las dioxinas y los PCB”, señala Domingo. Llobet recuerda que “lo que emitimos al ambiente vuelve a nosotros; si el ambiente está más limpio, los alimentos también”.

El punto negro está sobre todo en el pescado y el marisco, alimentos en que las concentraciones no bajan. De hecho, si bien la ingesta media de todos los compuestos está por debajo de los niveles de seguridad establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el estudio de 2007, que publica la Agencia Catalana de Seguridad Alimentaria (ACSA), revela que los niños y niñas superan por poco este nivel, y las mujeres prácticamente lo alcanzan. Se remite en el texto a las recomendaciones de la UE: los niños pequeños, las mujeres embarazadas o que deseen concebir y las que estén amamantando no deberían comer más de 100 gramos semanales de pez espada o tiburón, dosis que excluyen más pescado esa semana. El atún, no más de dos veces por semana. Europa no es la única en emitir estas recomendaciones; Estados Unidos y Canadá dan consejos similares desde hace años.

Los datos de los estudios de la ACSA casan bien con que la mayor parte de las alertas emitidas por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria en 2009 fueron por niveles altos de mercurio en el pescado. Tiene su lógica. Una vez en el medio, el mercurio no desaparece. Y a las fuentes naturales de mercurio, como las erupciones volcánicas, hay que añadir la actividad del hombre, que lleva 3.500 años usando este metal. Se estima que seguimos liberando al medio cada año 50.000 toneladas de mercurio.

Lee el resto de esta entrada

El mercurio vuelve homosexuales a las aves ( ¿ COMO NOS AFECTA EL MERCURIO A NOSOTR@S ? )

Los machos de Ibis que presentan altas dosis del metal en su cuerpo son más propensos a emparejarse con otros machos.

El mercurio afecta al comportamiento de los ibis blancos, los vuelve homosexuales. Los machos que presentan altas dosis del metal en su cuerpo son más propensos a emparejarse con otros machos. Aunque los investigadores desconocen aún cuál es el mecanismo exacto que causa este modus operandi.

«Nosotros sabíamos que el mercurio bajaba los niveles de testosterona de los machos, pero no esperábamos esto», explica a la BBC el profesor de la Universidad de Florida Peter Frederick.

Los científicos se pusieron en marcha tras comprobar las bajas tasas de natalidad entre los ibis. El mercurio actúa como un tipo de «impostor biológico» que imita hormonas que envían señales químicas. Algunas de estas están implicadas en la reproducción de la especie.

«Los machos con altos índices de mercurio realizaban con menor frecuencia y a cierta distancia de las hembras los rituales propios del cortejo, por lo que acaban siendo ignorados por ellas», señala Frederick.

El equipo de la Universidad de Florida proporcionó a los ejemplares objeto de estudio bolas alimenticias con concentraciones de mercurio equivalentes a las medidas en los langostinos, camarones y cangrejos que formaban parte de su dieta habitual.

La contaminación procedente de los desechos arrojados por las explotaciones mineras y las plantas de combustión de carbón perjudica, sobre todo, a las aves que viven en los humedales, según el estudio publicado en Proceedings of the Royal Society B.

El mercurio afecta al comportamiento de los ibis blancos, los vuelve homosexuales. Los machos que presentan altas dosis del metal en su cuerpo son más propensos a emparejarse con otros machos. Aunque los investigadores desconocen aún cuál es el mecanismo exacto que causa este modus operandi.

«Nosotros sabíamos que el mercurio bajaba los niveles de testosterona de los machos, pero no esperábamos esto», explica a la BBC el profesor de la Universidad de Florida Peter Frederick.

 

Los científicos se pusieron en marcha tras comprobar las bajas tasas de natalidad entre los ibis. El mercurio actúa como un tipo de «impostor biológico» que imita hormonas que envían señales químicas. Algunas de estas están implicadas en la reproducción de la especie.

 

«Los machos con altos índices de mercurio realizaban con menor frecuencia y a cierta distancia de las hembras los rituales propios del cortejo, por lo que acaban siendo ignorados por ellas», señala Frederick.

 

El equipo de la Universidad de Florida proporcionó a los ejemplares objeto de estudio bolas alimenticias con concentraciones de mercurio equivalentes a las medidas en los langostinos, camarones y cangrejos que formaban parte de su dieta habitual.

 

La contaminación procedente de los desechos arrojados por las explotaciones mineras y las plantas de combustión de carbón perjudica, sobre todo, a las aves que viven en los humedales, según el estudio publicado en Proceedings of the Royal Society B.

 

Fuente  :  ABC

 

Este estudio si lo llevamos al campo de lo que el ser humano está alimentándose  y vacunándose,  ¿ donde nos llevaría ? :

VACUNAS ;

ALIMENTOS ;

Al fin y al cabo, existen varios tóxicos que diariamente  están implantándonos….

WAKE UP !!

 

PD : Si a las AVES las vuelven Homosexuales…. , con tanto MERCURIO en el ser humano ya demostrado… como nos está afectando ???  PIENSALO !!

 

Mercurio, el dulce veneno de tu vacuna…

ALIMENTOS Y ALGO MÁSMERCURIO
MERCURIO

El mercurio es un potente tóxico que afecta al cerebro, la médula espinal, los riñones y el hígado. Algunos estudios también han demostrado que este metal aumenta el riesgo de infarto. Todos los datos apuntan a que el mercurio provoca alteraciones cromosómicas que se traducen en trastornos físicos y mentales. Según los Centros para el Control de las Enfermedades estadounidenses (CDC), una de cada 10 mujeres en los Estados Unidos es portadora de una cantidad de esta sustancia suficiente para causar daños neurológicos irreparables en el feto. Se trata de uno de los productos más peligrosos debido a su capacidad de biomagnificación. O dicho de otro modo: se acumula en los organismos y se transmite de unas especies biológicas a otras en la cadena alimentaria.

Fuentes de este metal:

– Combustión del carbón
– Empastes dentales
– Cosméticos
– Funguicidas y pesticidas
– Pescado
– Ciertos medicamentos, por ejemplo las vacunas

Una de las principales fuentes de mercurio se encuentra en el plato de muchas familias de todo el mundo. La contaminación de los mares acaba pasando a los peces que llegan hasta la mesa portando importantes cantidades de este metal. En estos alimentos, la acumulación se produce en forma de metilmercurio, una forma particularmente tóxica para las neuronas en desarrollo. De modo que los más sensibles son los fetos, a través de la alimentación de la madre, y los niños cuyos cerebros se están desarrollando. Por este motivo, numerosos organismos sanitarios aconsejan que las mujeres embarazadas, en periodo de lactancia y los niños, no consuman los pescados que se consideran más contaminados como el pez espada o la caballa. Sin embargo, los frutos del mar frescos no son los únicos culpables. En la actualidad las investigaciones se centran en las conservas, particularmente las latas de atún. Numerosos trabajos han descubierto que éstas contienen elevados niveles de mercurio.

La Organización Mundial de la Salud ha establecido el límite de ingestión de mercurio considerado seguro en 1,5 microgramos por kilo de peso corporal. Sin embargo, las autoridades sanitarias estadounidenses lo han puesto en 0,4 microgramos por kilo de peso corporal. Para trasladar a la vida real estas cantidades, se puede decir que una persona de 60Kg de peso que se coma unos 150 gramos de atún a la semana habrá ingerido 1,4 microgramos del metal por kilo de peso.

Pero los niños no sólo están expuestos al mercurio a través de la comida, sino que la mayoría de las vacunas que reciben en sus primeros años de vida contienen conservantes en cuya composición se encuentra este metal. El tiomersal es uno de los compuestos que más se emplean para la preservación de las vacunas. Aunque no se han podido confirmar la relación de este conservante con el desarrollo de trastornos como el autismo, la hiperactividad o el retraso en el desarrollo intelectual, los expertos consideran que es biológicamente posible. De hecho, tanto la Agencia Europea del Medicamento, como las Autoridades Sanitarias estadounidenses (FDA) han pedido a las compañías farmacéuticas que eliminen el tiomersal de las vacunas. Los niveles de mercurio a los que se expone a un niño durante el periodo de vacunación superan los máximos permitidos.

Lista de vacunas que contienen mercurio.

El mercurio no se elimina, sino que se va acumulando

Y el entorno hospitalario se convierte en uno de los principales causantes de contaminación debido a su gran cantidad de emisiones de mercurio: termómetros, dispositivos para medir la tensión, productos de laboratorio y de limpieza… la lista es prácticamente interminable. Pilas, fluorescentes, viejos microondas, interruptores, ciertas aspiradoras… La asociación ‘Health Care Without Harm’ (cuya filosofía defiende un entorno sanitario sin riesgos) hace una decidida apuesta por la creación de ambientes libres de mercurio, o al menos en los que el uso de esta sustancia se reduzca al mínimo. Entre sus iniciativas disponen precisamente de un programa de ‘Hospitales por un Entorno Sano’, cuyo objetivo es eliminar completamente este contaminante de los entornos sanitarios antes del año 2005.

Una de las propiedades de este metal que lo hacen particularmente peligroso es que no se elimina, sino que se va acumulando en el organismo. Además, el mercurio persiste en el medioambiente y puede ser transportado a largas distancias de modo que la emisión en un continente puede llegar a depositarse en otros muy alejados.

Más información sobre el mercurio en Agency for Toxic Substances and Disease Registry

Fuente  :  El Mundo