Archivo del sitio

Las noticias que marcaron la primera década del siglo XXI

La primera década del Siglo XXI concluye este viernes con el año que toca a su fin. Entre los eventos noticiosos más importantes, aquellos que han cambiado el mundo tal y como lo conocíamos, destacan múltiples desastres naturales, los conflictos geoestratégicos, accidentes de aviación y hazañas científicas o deportivas. Este es el resumen, año por año, de una década que comenzó, informativamente hablando, con el atentado a las Torres Gemelas de Nueva York y termina con las filtraciones de Wikileaks.

El año 2001

En febrero de 2001 las revistas Nature y Science coincidían con la publicación simultánea de la secuenciación del genoma humano llevada a cabo por dos equipos de investigadores diferentes. El desarrollo de la secuenciación del ADN acelera significativamente la investigación y los descubrimientos en biología. Una enfermedad que afecta al ganado se extiende sin parar. Es el mal de las vacas locas, que obligó ese año a sacrificar miles de reses en una alarma sanitaria mundial. En Sicilia, en verano, el volcán Etna rugió como nunca antes, llevándose por delante pueblos enteros. Pero, de todos los acontecimientos del 2001, destaca lo ocurrido el 11 de septiembre, cuando varios terroristas suicidas secuestraron aviones comerciales y los estrellaron contra las Torres Gemelas de Nueva York y contra el Pentágono. Murieron más de 3.000 estadounidenses, supuso el principio de terrorismo islámico, y condujo a las guerras de Afganistán e Irak. En el cono sur del continente americano despidieron el año con una crisis económica sin precedentes, que se plasmó en el llamado ‘corralito’ argentino, que impedía la libre disposición de los ahorros de los argentinos, que protagonizaron multitudinarias protestas.

El año 2002

Estrenamos año y moneda en 16 países europeos. El euro entraba en circulación. Por esas fechas, el secuestro y asesinato en Pakistán del periodista de EE UU, Daniel Pearl, conmocionó al mundo, igual que la toma por parte de rebeldes chechenos de un teatro en Moscú en cuyo asalto fallecieron 117 personas. Los atentados de Bali, de octubre, con más de 200 muertos, 164 de ellos turistas extranjeros, también resucitaron el fantasma del choque de civilizaciones. En EE UU se produjo el primer gran fraude financiero, el de la compañía energética Enron. La empresa, que llegó a ser la séptima más grande del país gracias a unas auditorías trucadas, se declaró en quiebra. En España fue, sin dudas, el año del desastre del Prestige. El hundimiento de un petrolero monocasco frente a la Costa de la Muerte gallega inundó de chapapote la zona, creando el mayor desastre ecológico de España.

El año 2003

Siete astronautas murieron en febrero cuando el transbordador espacial Columbia regresaba a la Tierra. En otro accidente aéreo, esta vez de un avión, perdieron la vida 62 militares españoles al precipitarse en tierras turcas el Yak 42 en el que regresaban a España. Sigue siendo el accidente militar más grande sufrido por el país. Los errores en la identificación de los cadáveres fueron una tormenta que alcanzó dimensiones políticas. Pero la noticia del año fue la invasión de Irak por parte de EE UU con apoyo de otros países, entre ellos España. La colaboración del Gobierno de José María Aznar (PP) con el de George Bush en Irak provocó las mayores manifestaciones de protesta jamás vividas en el país, con más de un millón de personas en la calle. El ‘No a la guerra‘ fue un movimiento sin precedentes, muy mediatizado, además, por las gentes de la cultura que enarbolaron la bandera contra la ocupación militar. Mientras tanto, ese otoño, un  estudiante de Harvard (en Boston, Massachussetts), creaba la red social más importante de cuantas existen, Facebook, que hoy cuenta con 500 millones de usuarios y que ha modificado la forma en que nos relacionamos. No en vano esta es la década de Internet.

El año 2004

Madrid fue protagonista de todos los telediarios mundiales un 11 de marzo de 2004, al ser víctima del azote del terrorismo islamista, con los ataques a la red de Cercanías que provocaron un centenar de muertos. La manipulación de las informaciones sobre la autoría del atentado en los momentos inmediatamente posteriores al mismo provocó un levantamiento popular que se plasmó politicamente en la victoria, contra todo pronóstico, del PSOE en las elecciones del 14 de marzo de 2004. Fue el día en que Zapatero salió elegido presidente del Gobierno. Dos meses después, los focos se trasladaban a la catedral de La Almudena, en cuyo altar el Príncipe Felipe y Doña Letizia se daban el sí quiero. Fue también el año en que se conocieron las torturas de la cárcel iraquí de Abu Ghraib por parte de militares estadounidenses y miembros de la CIA. Las fotos de las vejaciones y abusos dieron la vuelta al mundo. Lo mismo que las de los sepelios de los 385 muertos -186 niños- que dejó el asalto a una escuela de Beslán, en Ossetia del Norte, tomada por terroristas armados. El año se marchó convulsionado por la terrible furia de la naturaleza en el sudeste asiático, donde el peor tsunami que se recuerda acabó con la vida de más de 200.000 personas en Tailandia, Sri Lanka, Maldivas, Myanmar o La India.

Lee el resto de esta entrada

La obesidad ya es pandemia

El sobrepeso se duplica en gran parte de la OCDE en 30 años – España, tercer país con más problemas en niños por el abandono de la dieta mediterránea

La OCDE, que agrupa a los países desarrollados, habla de ella como “enemigo público número uno”. La Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que ha alcanzado cotas de pandemia (no infecciosa) y que afecta a casi todos los países occidentales. La obesidad se ha convertido en uno de los principales problemas sanitarios de los países industrializados. Un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) revela que más del 50% de la población de sus países miembros padece sobrepeso, y que uno de cada seis es obeso. Las cifras son aún mayores en Estados Unidos y México, donde uno de cada tres adultos tiene obesidad. En España hay un dato especialmente preocupante: uno de cada tres menores de entre 13 y 14 años está por encima de su peso, un dato que ha convertido a este país en el tercero de la OCDE con mayor sobrepeso infantil. Es alarmante, porque un niño gordo se convertirá, con toda probabilidad, en un adulto enfermo de obesidad.

Y de momento, nada de lo que se está haciendo parece atajar el problema. La OCDE sostiene que las políticas desarrolladas por los gobiernos para frenar la pandemia son “insuficientes”. Los ministros de Sanidad de los países de esta organización analizarán el estudio a principios de octubre en París. Mientras, los expertos proponen más educación, políticas sanitarias tajantes y medidas fiscales que graven los alimentos más dañinos. Sin un paquete de medidas completo, afirman, dos de cada tres personas pueden llegar a padecer obesidad en los próximos 10 años.

Las consecuencias serían muy graves económica y socialmente. “Las personas obesas mueren entre ocho y diez años antes que las que tienen un peso normal. Además, cada 15 kilos de más aumenta el riesgo de muerte temprana un 30%”, apunta el economista especializado en sanidad y director del estudio de la OCDE La obesidad y la economía de la prevención, Franco Sassi. Esta enfermedad está muchas veces acompañada de otras evitables como la diabetes, los problemas cardiovasculares o incluso algunos tipos de cáncer. Además, apunta la OCDE, la obesidad es una enfermedad cara. Los gastos de atención médica para personas obesas son, al menos, un 25% mayores que para gente de peso normal. En España, por ejemplo, esta enfermedad representa, según el Ministerio de Sanidad, el 7% del gasto sanitario español, unos 2.500 millones de euros. Una cifra nada desdeñable.

Esta situación, que según la radiografía de la OCDE ha ido aumentando sin descanso desde los años ochenta, no tiene visos de cambiar. Es más, los expertos de la organización alertan de que, si las cosas siguen así, de aquí a 10 años la proporción de adultos con sobrepeso habrá aumentado, como mínimo, un 10% de media en todos los países.

Del informe destacan las cifras de EE UU. Sin embargo, sus porcentajes, aunque alarmantes, no sorprenden mucho a los especialistas. La obesidad en ese país lleva aumentando sin freno desde hace décadas. Saltan a la vista, por contra, los datos de España o Italia, que han hecho de su alimentación tradicional, la dieta mediterránea, su bandera. “El problema es que la dieta mediterránea ya no se sigue”, apunta Roberto Sabrido, director general de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (Aesan), dependiente del Ministerio de Sanidad. “Ha cambiado nuestra manera de comer al igual que nuestra manera de vivir. Las pautas sociales y familiares”, dice. Sassi comparte la opinión: “La variación se ve sobre todo en los niños. Todo ha cambiado, ya no se come en familia y los alimentos y el tiempo dedicado a la comida no es el mismo. La obesidad y el sobrepeso han aumentado a niveles sin precedentes”, afirma el director del informe.

En España, el 63% de los hombres y el 45% de las mujeres tiene sobrepeso. Pero más alarmante aún es que el 33% de los niños padecen esta enfermedad. Un problema que, afirma Sabrido, va más allá de lo estético, sino que afecta gravemente a la salud. Como la OMS, habla de “pandemia no infecciosa”, y alerta de que la obesidad es la segunda causa de muerte evitable, después del tabaco. “Hay que concienciar de que el chaval no está fuerte, sino obeso. En España se ha duplicado la obesidad infantojuvenil en los últimos 15 años”, dice.

Lee el resto de esta entrada

La OMS declara el fin de la pandemia de la nueva gripe

Chan admite que la actual escala de alertas favorece el alarmismo y propone revisarla – El sistema contemplará la gravedad del virus además de su expansión

Se acabó la pandemia, aunque no la vigilancia. Casi 16 meses después de que se detectara en México la aparición de un nuevo tipo de virus de la gripe, que para simplificar acabó llamándose gripe A, el Comité de Salud Internacional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) puso fin a la alerta máxima por el H1N1, que ha costado la vida a al menos 18.449 personas en 214 países.

El virus, con una incidencia menor de la esperada, sí ha dañado seriamente la imagen del organismo, muy criticado por la alarma creada y por la posible influencia de la industria farmacéutica. La directora de la OMS, Margaret Chan, sí admitió ayer, en una teleconferencia con escasa autocrítica, la conveniencia de modificar los niveles de alerta y de afinar sus políticas de comunicación.

El paso de la fase 6 a una situación postpandémica era inevitable, después de que el virus casi haya desaparecido en los sistemas de detección de los países. En junio de 2009, cuando se declaró la pandemia -“moderada”, como insistió en recordar Chan ayer-, era prácticamente el único que circulaba. Ahora apenas quedan brotes en Nueva Zelanda y en India, aseguró la responsable de la OMS. En el resto de los países (sobre todo en el sur, donde ahora es invierno) son patógenos de otros dos tipos (el B y un AH3N2) los más activos. Pero la directora de la OMS insistió en que con la declaración no se cierra este episodio. “El H1N1 seguirá circulando durante varios años”, añadió. Y no solo el virus.

Ha habido ya varias instituciones (Parlamento Europeo, Senado francés) que han criticado muy duramente a la OMS por su gestión de la alerta, con sospechas de que no ha actuado con claridad y de que los expertos que la asesoran han sido influidos por las farmacéuticas para exagerar el peligro. La organización insiste en que no es así, pero está claro que la batalla ante la opinión pública -aunque no tanto entre las autoridades nacionales- la ha perdido. Por eso la directora de la OMS aprovechó para insistir en defender que la actuación del organismo durante la crisis fue correcta. “Las pandemias son impredecibles; hay que planificar pensando en lo peor y esperando lo mejor”, afirmó.

Las vacunas actuales -España compró nueve millones y puso tres millones- todavía sirven, explicó, aunque tuvo que admitir que las que se preparan para el próximo invierno -y que son, por ejemplo, las que va a adquirir España- ya incluyen el H1N1 junto con otros dos virus, por lo que en los países que las adquieran no se van a necesitar.

Lee el resto de esta entrada