Archivo del sitio

Los escándalos de abusos llevan al abandono masivo de la Iglesia

Las bajas en la tributación voluntaria en varios obispados se disparan

Se multiplican por cinco tras el caso que salpicó al hermano del Papa

El escándalo de los abusos sexuales y de los malos tratos a menores que sacude a la Iglesia Católica en Alemania está conduciendo a un abandono masivo de fieles, que se dan de baja en la tributación voluntaria del impuesto para la subvención de las confesiones religiosas.

El número de bajas es calificado de “dramático” especialmente en el sur de Alemania, sobre todo en el católico estado de Baviera, según un sondeo que publica hoy el rotativo ‘Frankfurter Rundschau’, que ha consultado a obispados y los registros responsables del recuento de los fieles.

Así, el obispado de Bamberg, en el que hasta hace poco tiempo las bajas no superaban los 200 o 300 fieles al mes, su número se disparó en marzo hasta 1.400, mientras en Würzburg ha aumentado de 400 a mas de 1.200.

En Ratisbona, donde surgió un escándalo por malos tratos a los niños del Coro Catedralicio que dirigió el hermano del Papa, Georg Ratzinger, las bajas se han multiplicado por cinco.

Y en Augsburgo, cuyo obispo, Walter Mixa, dimitió esta semana tras reconocer haber maltratado a los niños de un orfanato cuando era párroco de un pueblo de Baviera, las bajas desde principios de año suman ya más de 4.300 fieles.

Bajas masivas ha contabilizado también el citado diario en los obispados de Rottenburg-Stuttgart, Osnabrück y Colonia, mientras en el de Berlín se ha triplicado el número de personas que han abandonado oficialmente la iglesia.

Más tiempo para denunciar

Por otro lado, la ministra alemana de Justicia, Sabine Leutheusser-Schnarrenberger, desea aumentar los plazos de prescripción para que las víctimas de abusos sexuales cuando eran menores de edad puedan disponer de mas tiempo para denunciar por lo civil a los autores.

“Estoy abierta a un aumento de los plazos”, declara la ministra en la edición de hoy del periódico ‘Süddeutsche Zeitung’ sobre ese tipo de prescripciones, que actualmente vencen tres años después de que las víctimas alcanzan los 21 años de edad.

Mientras tanto, el Gobierno alemán activó ayer su plan de apoyo a las víctimas de pederastia, ante la alarma social por los escándalos de abusos tanto en instituciones eclesiásticas como en centros laicos y en busca de soluciones a unos casos de compleja persecución judicial puesto a menudo prescribieron como delito.

“Muchos de esos delitos habrán prescrito, pero la responsabilidad de auxiliar a sus víctimas no prescribe”, declaró la ministra de la Familia, Kristina Schröder, al inaugurar las sesiones de la mesa de trabajo creada para el esclarecimiento de los centenares de casos de pederastia revelados en los últimos meses en todo el país.

Ministros, médicos, docentes y juristas

La mesa de trabajo agrupa a tres ministras de Angela Merkel -la de Justicia, Sabine Leutheusser-Scharrenberger, la de Educación, Annette Schavan, además de Scrhöder- así como la ex ministra Christine Bergmann -titular de la Familia en el gobierno de Gerhard Schröder y ahora encargada especial del gobierno para ese cometido.

Completan un total de 61 miembros, representantes de las Iglesias Católica y Evangélica, médicos, docentes y juristas, con el objetivo de agrupar a un espectro lo más amplio posible para acometer una problemática que ha socavado la credibilidad de las instituciones religiosas, especialmente las católicas.

Las sesiones de trabajo comenzarán el próximo mes de mayo con la intención de presentar un catálogo de medidas preventivas y también ayudas concretas a las víctimas antes de fin de año.

Fuente  :  El Mundo

El cáncer de la pederastia sacude a la Iglesia

Es imposible que no vengan escándalos; pero, ¡ay de aquel por quien vienen! Más le vale que le pongan al cuello una piedra de molino y sea arrojado al mar, que escandalizar a uno de estos pequeños (Lucas, 17, 1-2).

Joseph Ratzinger, antes de convertirse en Papa, retrasó la expulsión del sacerdocio de un cura acusado de pederasta en California, EE UU, por temor a las repercusiones que esa decisión pudiera ocasionar en el seno de la comunidad de fieles, según unas cartas fechadas entre 1981 y 1986 que han sido dadas a conocer conocidas este viernes.

Ratzinger, que en aquellos años era el cardenal prefecto de Congregación para la Doctrina de la Fe, calificó entonces los hechos “de gran significancia”, pero consideró que había que tener también en consideración “el bien de la Iglesia universal”.

Se trata del último trueno hasta ahora en una tormenta, la de los casos de pederastia entre el sacerdocio católico y su ocultación por parte de la jerarquía eclesial, que no deja de crecer y que ha puesto a la Iglesia en el punto de mira.

El via crucis comenzó hace una década, con el goteo incesante de denuncias que se produjo en EE UU tras conocerse que el reverendo John Geoghan había abusado de 130 niños durante 20 años, y que la respuesta de sus superiores se había limitado a ir cambiándolo de parroquia. Poco a poco fueron saliendo a la luz más y más casos, principalmente en Australia, Irlanda y, desde hace unas semanas, Alemania, país este último donde los casos ocurridos cuando Ratzinger era arzobispo de Múnich están salpicando ahora al pontífice.

Mientras, la Iglesia oficial se defiende con condenas y gestos de arrepentimiento, asegurando que investiga cada denuncia y quejándose de

Lee el resto de esta entrada

13.000 llamadas desbordan la línea sobre abusos de la Iglesia alemana

Más de 13.000 llamadas han atascado la línea telefónica sobre abusos sexuales desde que la Iglesia católica alemana la puso en marcha el pasado 30 de marzo. En los tres primeros días, justo antes de Semana Santa, las líneas se inundaron de una inesperada cantidad de personas que pedían asesoramiento: querían romper el silencio y denunciar los abusos que se habían cometido sobre ellos.

“No nos esperábamos una respuesta parecida”, admitió Stephan Kronemburg, portavoz de la diócesis de Tréveris, quien informó la prensa de los resultados de los primeros pasos de la línea telefónica. Según los datos ofrecidos por Kronemburg, el número total de llamadas fue de 13.293, hechas por 2.670 personas, ya que muchos lo intentaron varias veces antes de lograr comunicarse. El equipo que se hace cargo de dar asistencia a las víctimas y los familiares ha podido contestar hasta ahora solamente al 18% de las peticiones de ayuda recibidas.

La Conferencia Episcopal Alemana, al anunciar el servicio, dijo que estaría dirigido por psicólogos y trabajadores sociales de la ciudad occidental de Tréveris. Entre otras razones, porque el arzobispo de esa diócesis, Stephan Ackermann, ha sido elegido como representante oficial de la Iglesia para gestionar las crecientes denuncias de abusos sexuales a menores cometidos por miembros del clero.

Los especialistas han hablado hasta ahora con 394 personas, y las conversaciones han durado desde unos pocos minutos hasta una hora. Mientras, otros 91 usuarios han recibido ayuda a través de la web que

Lee el resto de esta entrada

Un obispo noruego que dimitió en 2009 abusó de un monaguillo

La Iglesia católica noruega y el Vaticano reconocieron hoy que el obispo que dimitió el año pasado presentó su renuncia después de que se descubriera que había abusado sexualmente de un monaguillo dos décadas atrás.

El Vaticano emitió un comunicado confirmando la información subida al sitio web de la Iglesia católica noruega sobre las circunstancias que hay detrás de la renuncia en junio pasado del obispo Georg Müller de Trondheim. Los abusos ocurrieron hace 20 años, cuando Mueller era tan sólo un sacerdote.

El caso es la última acusación de abusos a menores al que se enfrenta la Iglesia católica, tras acusaciones presentadas en Irlanda, Estados Unidos, Alemania y otros países.

Müller es uno de los pocos casos en Europa en donde un obispo ha dimitido por haber cometido abusos sexuales en el pasado.

Lee el resto de esta entrada