Archivo del sitio

Curas holandeses abusaron de más de 10.000 menores

Entre 10.000 y 20.000 menores holandeses fueron víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes católicos, según ha revelado un impactante estudio publicado esta semana.

El informe, de más de 1.200 páginas, señala que desde 1945, cuando la Iglesia Católica de los Países Bajos llegó a gestionar varios centros educativos, así como orfanatos y seminarios, hasta 2010, “varias decenas de miles de menores fueron sometidos a formas leves, graves y muy graves de comportamiento sexual inapropiado en la iglesia”.

Una comisión creada especialmente para investigar estos casos recibió casi 1.800 denuncias y entrevistó a 34.000 personas. Gracias a esta información los investigadores pudieron identificar a unos 800 sacerdotes abusadores, pero actualmente solo alrededor de 100 de ellos siguen vivos.

Además de revelar los nombres de los pederastas, el informe desenmascaró a la alta jerarquía de la Iglesia Católica que disponía de información sobre los abusos en su seno pero se mantuvo en silencio y no hizo nada al respecto.

No obstante, una vez que el informe se hiciera público, los obispos holandeses emitieron un comunicado asegurando que sentían “vergüenza y pena” por lo sucedido. La Iglesia pidió perdón por los abusos cometidos y se comprometió a colaborar con la justicia de los Países Bajos. Además anunció que indemnizará a las víctimas con sumas de 5.000 a 100.000 euros, dependiendo de la gravedad de los abusos.

Fuente :    RT

 

Recuerda…

 

¡Indignante! El Papa dice que la violación de niños no es tan malo, era normal en su época

 

El ‘papa rojo’ belga, candidato al Nobel, admite abusos a un niño

El intelectual François Houtart confiesa después de 40 años

El año 2010, que ha destapado la corrupción de la pederastia en la Iglesia belga, concluye con otro golpe estruendoso, esta vez teniendo como protagonista de los abusos al octogenario François Houtart, figura del catolicismo de base, cura rojo, papa de la antiglobalización, uno de los creadores del Foro Social Mundial de Porto Alegre, sociólogo marxista, profesor de universidad y candidato al Nobel de la Paz.

En una noche aciaga de hace cuatro décadas, Houtart abusó sexualmente de un primo de ocho años. “Le toqué sus partes íntimas dos veces, lo que le despertó y le asustó”, reconoce ahora el sacerdote desde Quito (Ecuador). Una prima suya lo recuerda con otras palabras: “Se metió dos veces en la habitación de mi hermano para violarle”.

Las nuevas revelaciones las ha hecho el diario Le Soir al asociar con Houtart uno de los 475 testimonios anónimos de víctimas acumulados este año por la comisión dirigida por el psiquiatra infantil Peter Adriaenssens.

Houtart tiene un incuestionable prestigio en la escena sociopolítica belga, hasta el extremo de que el propio rotativo le atribuyó hace unos meses el número 12 en el ranking de los católicos más influyentes del país, justo por delante del colíder del partido verde francófono Ecolo.

La denunciante se lamenta precisamente de ese ascendiente social ante la Comisión Adriaenssens: “Yo querría añadir aquí dos testimonios. Uno perpetrado sobre mi hermano por el canónigo A, sobre quien hace unos meses todavía he podido leer un artículo lleno de elogios”. “Pero este hombre cometió hace 40 años sobre mi hermano el delito de violación”, prosigue el relato de la mujer, cuyo padre veneraba al sacerdote “hasta el día en que A pasó una noche en casa y se metió dos veces en la habitación de mi hermano para violarle”.

Identificado A como Houtart, de 85 años, el religioso ofrece desde Quito, séptima ocasión en que viaja este año a Latinoamérica, su versión: “Al atravesar la habitación de uno de los chicos, toqué sus partes íntimas dos veces, lo que le despertó y asustó. Evidentemente, fue un acto imprudente e irresponsable”. De imprudencias, irresponsabilidades, sufrimientos y muertes (13 casos de suicidio entre las víctimas a lo largo de los años) está plagada la terrible odisea pederasta de la Iglesia belga. “Mi padre fue a ver a A a Lovaina para hablarle de lo que había hecho a su hijo y pedirle que se excusara”, continúa la mujer. “Pero A no lo quiso hacer. Peor. Le dijo a mi padre que eso era de lo más normal”.

Houtart responde ahora que habló del caso con los padres y con los primos. “Les dije que estaba dispuesto a renunciar al ejercicio del sacerdocio y a asumir todas las consecuencias. Por lo tanto, nunca he pensado ni afirmado que eso era normal”, señala en Le Soir. “Me propusieron que consultara con un profesor del seminario de Lieja, sacerdote y psicólogo. Él me aconsejó que siguiera en el sacerdocio y que me concentrara en los trabajos universitarios sobre sociología de las religiones. Yo podía elegir entre el trabajo puramente académico en la materia o buscar un vínculo con el compromiso social. Dados los problemas que existían en el Tercer Mundo y que yo conocía fue esa segunda opción la que elegí”.

Esa opción es la que le llevó a fundar una ONG, le convirtió en una figura entre los pobres y en emblema de la Iglesia solidaria hasta llevar a los más afectos a proponerle para el Nobel de la Paz de 2011.

Otra prima les alertó recientemente de la inconveniencia de la medida y la candidatura fue retirada el pasado noviembre. A efectos de la justicia secular, el delito de abuso de menores ya ha prescrito.

Fuente  :  El Pais

El FBI teme a Barbie

A la policía le preocupa el empleo de la cámara que lleva la muñeca

“Barbie Video Girl, un posible método de producción de pornografía infantil”. Con este título, la sección californiana de crímenes cibernéticos del FBI ha enviado un despacho de alerta internacional, en el cual advierte de los posibles riesgos que conlleva la Barbie Video Girl, la gran apuesta navideña de Mattel.

Esta muñeca, que en EE UU se comercializó en julio y en España en septiembre, al precio de 60 euros, lleva pantalones pitillo, un vistoso collar y un atrevido chaleco brillante. La novedad consiste en el objetivo de la cámara que lleva en el collar y en la pantalla LCD en color, colocada en su espalda en lugar de la mochila. De ese modo los niños pueden usar la muñeca como una verdadera cámara, tal como reza la publicidad, y ver lo que están grabando. La muñeca está dotada de un cable USB para descargar los vídeos, que pueden alcanzar los 30 minutos de duración, en Internet y conectarse a la web (http://es.barbie.com/) para editar y retocar las imágenes con herramientas exclusivas.

En resumen: el juguete perfecto para las Navidades, si no fuera por la sorprendente alarma lanzada por el FBI. La agencia de investigaciones estadounidense teme que los pedófilos puedan utilizar la atractiva muñeca como cebo para víctimas inconscientes.

La reacción airada de Mattel ha llegado en un comunicado donde se reitera que su prioridad es la seguridad y el bienestar de los pequeños usuarios y que no se ha dado ningún caso parecido al imaginado por el FBI en ninguna parte del mundo.

También la sucursal española de la empresa ha confirmado que la polémica Barbie con cámara está teniendo una excelente acogida. “El año pasado no tuvimos problemas en retirar del mercado unos juguetes que no satisfacían nuestro riguroso control de calidad, pero en este caso no existe el mínimo riesgo y no hay motivos de preocupación”, indicó a este diario Víctor Palacio, responsable de las relaciones con la prensa de Mattel España.

La muñeca, que en Estados Unidos está nominada al premio para el mejor juguete del año 2011, en España se lanzó emplazando a las niñas a participar en un concurso de vídeos en Internet para ganar el título de intrépida reportera de Barbie.

En su 51 años de vida, Barbie, además de haber sido compañera de juego de millones de niñas, ha protagonizado algunas polémicas y ha servido de inspiración para sucesivas generaciones de artistas, desde la mirada sofisticada de fotógrafos de prestigio como David Levinthal hasta la aproximación irónica de jóvenes creativos como E. V. Day con sus Barbie momificadas, Roberto Roseano con las Barbie Suicide Series y Jen McCreight con su Atheist Barbie.

Fuente  :  El Pais

“La Iglesia tiene miedo a afrontar su homosexualidad”

Hay una forma para sobrevivir como gay en las jerarquías eclesiásticas y es sencilla: frecuentar de manera anónima los ambientes homosexuales, no llamar la atención, no criticar nunca al Papa o a los obispos, aceptar los chantajes. Hay quienes viven bien así. Otros, sin embargo, terminan sintiéndose solos, y a veces la obligación de silencio lleva a la depresión. Lo cuenta David Berger, teólogo alemán ultraconservador, gay y ex profesor en la Academia Pontificia Santo Tomás de Aquino.

Berger, de 42 años, salió del armario en julio, después de la enésima insinuación de una conexión entre homosexualidad y pedofilia. Le salieron las palabras de las tripas y escribió No puedo callar más, artículo publicado en el diario alemán Frankfurter Rundschau, donde detallaba la brutalidad de la homofobia vivida a diario. Fue suspendido como profesor después de siete años en la Academia Pontificia. También dejó la dirección de la revista Theologisches, la más importante publicación del catolicismo conservador en Alemania. Ahora cuenta su experiencia en el libro La sagrada apariencia (ediciones Ullstein), publicado ayer.

“No pude callar más”, explica en una entrevista con EL PAÍS. “No puedo trabajar más para instituciones que están en contra de todas aquellas libertades de las que yo hace años disfruto”. Al principio, Berger pensó que su homosexualidad no sería un obstáculo para su carrera como teólogo conservador. “Me fascinaba el mundo masculino de las antiguas liturgias tridentinas. Fueron para mí la droga de iniciación. Luego entre los teólogos conservadores siempre encontré tantos homosexuales que pensé que las dos cosas podían coexistir”, explica.

Berger asegura que gran parte de los clérigos que encontró son de su misma opción sexual. La estructura jerárquica estrictamente masculina, dice, lo favorece. “La mayoría de ellos busca acceso a la escena gay, para encontrar ahí sexo rápido y anónimo. Intentan no llamar la atención, por esto buscan no criticar nunca a su obispo o al Papa. Muchos viven bien así; otros sufren de soledad, algunos padecen depresiones”, asegura.

La homosexualidad a menudo es utilizada como instrumento de chantaje y presión dentro de las jerarquías, según Berger. Él mismo la padeció cuando decidió firmar una petición en contra de la decisión papal de rehabilitar el obispo antisemita Williamson. “Me dijeron: ¿No sabe usted que esta lista fue firmada por homosexuales? ¿No querrá aparecer en una lista parecida? Interpreto hechos como estos como presiones”.

Lee el resto de esta entrada

El Papa pide «hacer penitencia» por los casos de pedofilia

En su primera intervención directa sobre el escándalo de los abusos sexuales desde que empezaron a apuntar al Vaticano hace tres semanas, el Papa invitó ayer a «hacer penitencia» y «reconocer lo que haya de equivocado en nuestra vida». Ese camino, especialmente indicado «ahora, bajo los ataques del mundo que nos hablan de nuestros pecados», es siempre una gracia que permite renovarse y procede «de la Misericordia divina».

En la homilía de la misa para los miembros de la Pontificia Comisión Bíblica, Benedicto XVI se extendió sobre el específico aspecto sobrenatural de la misión de la Iglesia, que debe hablar sin miedo de la vida eterna y debe arrepentirse cada vez que sea necesario.

El Papa lamentó que «hoy tenemos un poco de miedo a hablar de la vida eterna. Hablamos de las cosas que son útiles al mundo, mostramos que el cristianismo ayuda a mejorar el mundo. Pero que su meta sea alcanzar la vida eterna no nos atrevemos a decirlo». En esa misma línea, el Santo Padre reconoció que «en los últimos tiempos hemos evitado la palabra penitencia, que nos parece demasiado dura». Pero ya no es posible seguir evitándola porque «ahora, bajo los ataques del mundo que nos hablan de nuestros pecados, vemos que hacer penitencia es una gracia, y vemos lo necesario que es hacer penitencia, reconocer lo que hay de equivocado en nuestra vida».

El Papa insistió en que es necesario «abrirse al perdón, prepararse al perdón, dejarse transformar», teniendo en cuenta que «el dolor de la penitencia, es decir, de la purificación y la transformación, es una gracia porque es renovación. Es una obra de la Misericordia divina».

Camino de renovación

Sus palabras tenían un tono contrito y, a la vez, liberador. A diferencia del tono polémico de algunos medios vaticanos, el Papa evita forcejear sobre el reparto de culpas. Al contrario, ha pedido perdón por los abusos sexuales de los sacerdotes, y ha invitado también a los culpables a hacer lo mismo.

Fuente  :  ABC