Archivo del sitio

La reforma laboral de Portugal: menos vacaciones y más horas extra que no serán pagadas

El primer ministro portugués, Pedro Passo Coelho dijo en la presentación del acuerdo alcanzado en materia de reforma laboral con la patronal y con el sindicato UGT que es un pacto  “equilibrado para todas las partes” y supone una “interpretación realista de la situación que atraviesa el país”, inmerso en la considerada por muchos como la mayor crisis de su historia.

Fuera del consenso se situó el mayor sindicato luso, la Confederación General de Trabajadores Portugueses (CGTP, de tendencia comunista), que según sus propias cifras tiene más de 700.000 afiliados y que rechaza de plano la reforma laboral por considerarla “un regreso al sistema feudal“.

  • La nueva regulación del mercado laboral disminuye las indemnizaciones por despido y facilita éstos en casos de “inadaptación” del empleado o “extinción del puesto de trabajo”.
  • Además, reduce a la mitad la cantidad pagada por cada hora extraordinaria y recorta el subsidio de desempleo, prestación que sólo podrá ser cobrada un máximo de dos años y dos meses, cuando hasta ahora el tope estaba en tres años y un mes.
  • El documento recoge la supresión de los tres días de vacaciones que algunas compañías daban a los empleados que no faltaban ni un solo día del año al trabajo, pasando de 25 a 22 jornadas, así como de otros cuatro días del calendario de festivos.
  • Otra de las novedades radica en que los parados que acepten un trabajo con un salario inferior al valor de su subsidio de desempleo puedan seguir cobrando la mitad del paro durante los seis primeros meses de contrato y un 25 por ciento en los seis siguientes.
  • La polémica media hora diaria extraordinaria sin remuneración propuesta por el Ejecutivo fue finalmente suprimida por no suponer un aumento real de la productividad, en opinión de los sindicatos. Sin embargo, sí se ha creado una bolsa de 150 horas extra a disposición de la empresa, que decide qué días  y cómo se trabaja y no las paga.

La primera manifestación contra la nueva reforma laboral no se hizo esperar y este miércoles mismo centenares de miembros de la CGTP recorrieron las calles de Lisboa para decir no al robo de derechos, a los despidos y al trabajo forzoso.

 

Fuente  :   20 Minutos

 

 

Los portugueses tendrán que trabajar 23 días más al año por el mismo sueldo

Los empleados portugueses se verán forzados a partir del próximo año a trabajar 23 días adicionales sin que por ello vean mejorada su remuneración a raíz de las nuevas propuestas de ajuste del Gobierno luso, que contemplan la eliminación de algunas festividades, la ampliación en media hora diaria de la jornada laboral y el recorte de los días de vacaciones.

En concreto, el plan de ajustes para 2012 elaborado por el Ejecutivo de Pedro Passos Coelho contempla la eliminación de cuatro festivos del calendario laboral y el incremento de la jornada laboral en media hora diaria.

Asimismo, esta nueva batería de recortes supondrá la supresión de los tres días extras de vacaciones de los que podían disfrutar los trabajadores portugueses en función de su asistencia al trabajo a lo largo del año y que estaban en vigor desde 2003.

Estas medidas de ajuste por parte de los trabajadores se suman a los planes del Ejecutivo conservador de reducir a una horquilla de entre 8 a 12 días de sueldo el importe de la indemnización por despido, frente a los treinta actuales, mientras que el periodo en que los desempleados podrán beneficiarse del subsidio por desempleo se recortará a 18 meses en vez de los tres años en vigor hasta ahora.

No obstante, estas modificaciones en el Estatuto de los Trabajadores portugueses no afectarían a los derechos adquiridos por los empleados en activo en la fecha de entrada en vigor de las mismas, según indica el rotativo luso Diario Económico.

Rechazo de los sindicatos

Los sindicatos portugueses han expresado su rotundo rechazo a las “monstruosas” propuestas del Gobierno, que no han dudado en calificar como “terrorismo social” más propias de la actuación de un país “ocupado”.

“Tenemos un Gobierno que se comporta como el de un país sometido a una ocupación que, aludiendo a los intereses del Estado traiciona cada día a los trabajadores y al pueblo portugués”, declaraba al diario Jornal de Negocios el líder del sindicato CGTP, Carvalho da Silva, quien señaló que estas medidas “forman parte del terrorismo social en curso”.

En el marco de dichas medidas de ajuste, el Gobierno luso ya anunció su intención de incrementar en 2012 el ‘copago’ de servicios sanitarios, por lo que los ciudadanos que acudan a una consulta de medicina general en un centro de salud deberán abonar 5 euros, el doble de la tasa actual, mientras que en el caso de urgencias y en función de los servicios, el importe subirá de 8,6 euros a 15 ó 20.

 

Fuente  :   20 Minutos

 

 

Huelga en Portugal: los ciudadanos se quejan, el Gobierno resiste

Custodia Ramos tiene 32 años, carrera y un trabajo que le permite vivir por su cuenta aunque en un piso propiedad de sus padres. Vive en Lisboa y dice ser una privilegiada. Es consciente del malestar general de los portugueses. Este miércoles el país vive la primera huelga general convocada conjuntamente por todos los sindicatos del país en 22 años.

“La gente está muy descontenta, trabajan más y reciben menos. Lo salarios son bajos en comparación con el precio de la vida”, explica. La tasa de desempleo en noviembre fue del 10,3%, después de haber llegado a su máximo histórico (11%) en los pasados meses de mayo y junio. Portugal es el sexto país de la OCDE con más paro, una lista que, por cierto, lidera España.

No se trata sólo de cifras. Los portugueses notan que las cosas no marchan bien. A pesar del buen talante que ha mostrado el Gobierno (socialista), con sus reuniones con la oposición (socialdemócrata) en pos de un acuerdo sobre el presupuesto de 2011 y las medidas para atajar la crisis, le echan en cara la ineficacia de su gestión.

En el curioso club Pavilhão Chinês de Lisboa, donde las bebidas no son precisamente baratas, en una noche cualquiera se cruzan diversas discusiones sobre el tema. “No puede ser que los políticos dejen abandonadas a las personas”, se quejaba uno. “La culpa no es de Portugal, son los bancos los que nos ha metido en la crisis”, respondía otro. “La gente tiene serios problemas hasta para comer”, se lamentaba un tercero.

Más pobreza invisible

De los dramas personales sabe mucho Jorge Santos, presidente de la asociación de ayuda a los excluidos ‘Comunidad y paz’, que trabaja en la zona de Lisboa y sus alrededores. “No tengo estadísticas, pero hemos notado un aumento de la gente que está en la calle. Hay más casos de lo que llamamos ‘pobreza invisible’, de personas que no están sin hogar, pero que tienen serias dificultades económicas y recurren a nosotros en busca de alimentos para poder ahorrarse ese gasto”, explica.

Las previsiones, tanto de los medios portugueses como de los sindicatos que convocan, apuntan a un importante seguimiento de la huelga. Los organizadores temen que las medidas de ajuste impuestas por el Gobierno de José Socrates, que incluyen la subida del IVA del 21% al 23%, del impuesto de la renta y el recorte de las ayudas sociales, inevitablemente aumentarán el desempleo, la pobreza y la exclusión.

Cáritas en Portugal informó recientemente de que el número de personas atendidas por la organización ha pasado en el último año de 5.000 a 62.000 personas. “La preocupación se nota en el ambiente”, apunta la chica lisboeta.

Lee el resto de esta entrada

Portugal aumenta el IVA, baja el sueldo a los funcionarios y congela las pensiones

DIFERENTE PAIS, MISMOS METODOS PARA BAJAR EL DEFICIT !!!  DESPIERTA Y ABRE LOS OJOS, NO TE DAS CUENTA DE QUE TODOS LOS PAISES SON MARIONETAS Y YA NO PUEDEN DEFENDER SU SOBERANIA ??? TODOS  HACEN CASO AL “PADRE BRUSELAS” !!!

Noticia  :

Bruselas llamó la atención al Gobierno luso para que cumpla sus compromisos de reducción de déficit.

Portugal anunció este miércoles nuevas medidas de austeridad para reducir el déficit público que incluyen aumento del IVA, del 21 al 23%, rebaja del 3,5 al 10% del salario de los funcionarios, congelación de pensiones y recortes de gasto e inversión estatal.

El primer ministro luso, el socialista José Sócrates, afirmó que se trata de medidas “duras y exigentes” pero imprescindibles para cumplir los objetivos económicos del país, de los cuales, recordó, “depende su credibilidad internacional”

La decisión del Gobierno luso se produjo cuando la deuda portuguesa sufre las mayores penalizaciones de esta década en los mercados y tras recordar Bruselas que Lisboa debe cumplir la meta de reducir el déficit público, que en 2009 cerró en el 9,3%, hasta el 4,6 el próximo año.

Sócrates informó de las nuevas medidas económicas tras el consejo de ministros en el que fueron aprobadas y apeló al coraje y la responsabilidad de las fuerzas políticas para que el país pueda responder a sus desafíos y cerrar 2011 con el mismo déficit de Alemania.

El ministro luso de Finanzas, Fernando Teixeira dos Santos, que acompañaba a Sócrates, explicó que además del aumento del IVA, que se aplicará en 2011, aumentarán los ingresos fiscales con ajustes de bonificaciones que favorecen sobre todo a sociedades y empresas y cambios en los sistemas de tributación.

La contribución de los trabajadores del sector público a su caja de seguridad social subirá el 1% y el Estado ingresará además 2.600 millones de euros con el traspaso del fondo de pensiones de una de la mayores empresas del país, Portugal Telecom, en la que hay menos de un 8% de participación de capital público.

El recorte de salarios de los funcionarios será escalonado, según Teixeira, y del orden del 3,5% para los salarios más bajos, del 5 para los que rondan los 1.500 euros y del 10% para los escalones más altos.

Además, la plantilla de trabajadores del sector público y sus promociones quedan congeladas, habrá una reducción de contratos no especificada, se reducirá la flota de vehículos y se aumentarán diversas tasas de los servicios de justicia y administración del Estado para obtener más ingresos.

Sócrates señaló que los recortes salariales están en la línea de los que fueron adoptados en España y Teixeira subrayó que esta medida va a tener un efecto inmediato en el gasto del Estado.

En total Portugal espera ahorrar 3.400 millones de euros con la batería de cerca de una veintena de medidas de ahorro y aumento de ingresos públicos.

También las inversiones públicas se congelan durante lo que queda de año para cumplir la reducción de dos puntos porcentuales del déficit, hasta el 7,3%, a la que se comprometió Portugal en el plan presentado a Bruselas en marzo pasado y que tenía dificultades para cumplir.

Según el ministro de Finanzas, las medidas de austeridad, incorporadas al proyecto de presupuesto del Estado para 2011, son en dos terceras partes de reducción del gasto y sólo en un tercio de aumento de ingresos fiscales.

El rechazo de la oposición conservadora a apoyar unos presupuestos que incluyeran más impuestos desató una tormenta política la semana pasada que llevó al presidente Anibal Cavaco Silva a convocar ayer y hoy a todos los partidos.

Cavaco pidió un esfuerzo para consensuar el presupuesto y alertó de las “consecuencias gravísimas” de una crisis política en la actual coyuntura de Portugal.

Tras las reuniones y antes de conocerse las nuevas medidas económicas del Gobierno, en minoría parlamentaria, los partidos se mostraron dispuestos a hacer viables los presupuestos pero sin renunciar a sus postulados.

El principal partido de la oposición, el Social Demócrata (PSD centro-derecha) insistió en que no quiere más impuestos y las organizaciones marxistas en que debe haber un giro político para combatir el desempleo y acabar con los recortes sociales.

Protestas de los sindicatos

Entretanto, varias decenas de miles de manifestantes protestaron en la capital portuguesa y en Oporto contra el desempleo y la injusticia social en una marcha organizada por el mayor sindicato luso, la Confederación General de Trabajadores de Portugal (CGTP, comunista) que prometió nuevas acciones contra la política gubernamental.

Fuente  :  20 Minutos