Archivo del sitio

Lord Martin Rees , el astrónomo oficial de la Reina de Inglaterra y presidente del Royal Society “Nos podrían estar mirando a la cara ( extraterrestres ) y simplemente no los reconocemos”

 

ya1.jpg

 

Según el astrónomo de la Reina de Inglaterra extraterrestres podrían estar mirándonos a la cara y no lo sabríamos. No podríamos saberlo. ¿O sí?
La probabilidad matemática de que exista vida extraterrestre inteligente entre la enorme cantidad de estrellas y planetas que existen en el universo es tan alta que una de las más serias objeciones que se le hace a este tipo de ecuaciones (que toman en cuenta la edad, composición elemental, y número de estrellas y planetas y distancia entre estos. Ver ecuación de Drake) es que ¿si existe vida inteligente, por qué no hemos sido contactados?
¿Pero acaso no estamos siguiendo un principio antropocéntrico, de la misma manera que el sol giraba alrededor de la Tierra, al exigir que una civilización se tenga que comunicar con nosotros para existir? (O se tenga que comunicar de una forma oficial, con todo el planeta, aterrizar en la Casa Blanca y dirigirse a nuestro líder, y no individualmente, en el universo de cada persona).
Recientemente el astrónomo oficial de la Reina de Inglaterra y presidente del Royal Society, Lord Martin Rees, habló sobre la posibilidad de que los extraterrestres estuvieran aquí pero no fueran visibles para nosotros. Dijo, en la primera conferencia sobre vida extraterrestre en la Academia Nacional de Ciencia de Inglaterra:

 
ya2.jpg

 

“Nos podrían estar mirando a la cara y simplemente no los reconocemos. El problema es que estamos buscando algo muy parecido a nosotros, asumiendo al menos que tienen la misma tecnología y matemáticas.”
“…puede ser que existan aspectos de la realidad más allá de la capacidad de nuestro cerebro”.
“Yo sospecho que podría existir vida inteligente en formas que no podemos concebir. De la misma forma que un chimpancé no puede entender la teoría cuántica, puede ser que existan aspectos de la realidad más allá de la capacidad de nuestro cerebro”.
El editor del excelente sitio DailyGrail.com hace notar que esta visión de las cosas debería de influir en la forma en la que se busca vida inteligente y ser tomada en cuenta en el millonario y a veces absurdo Proyecto SETI (Search for Extraterrestial Intelligence).

 
ya3.jpg

 

“Buscar expectantemente una señal de radio de una fuente extraterrestre es una presunción tan culturalmente limitada como buscar un buen restaurante italiano en la Vía Láctea. Y sin embargo este ha sido el canal por el que se asume que el contacto ocurriría. Mientras tanto existen en todo el mundo personas -físicos, chamanes, místicos, esquizofrénicos- cuyos cerebros están llenos de información relevante, pero que a priori ha sido considerada incoherente, demente, inadecuada. Sólo aquello que es validado en consenso a través de ciertos instrumentos establecidos será aceptado como una señal. El problema es que estamos tan inundados por estas señales -estas otras dimensiones- que existe una gran cantidad de ruido en el circuito” -Terence Mckenna.
(Parece que esto podría ser cierto, sólo tendremos a los extraterrestres que nuestro paradigma cultural esté listo para aceptar o a los extraterrestres que le convengan).

Frank Drake, director del SETI, el proyecto que busca y envía señales de radio a las profundidades del espacio, dijo que en este momento, con el predominio de señales digitales y satelitales, los extraterrestres que podrían recibir las señales podrían solamente percibir ruido. Y aunque la Tierra está rodeada de una banda de 50 años luz de señales emitidas por la radio y la televisión, éstas rápidamente se están ahogando con la tecnología digital.
“…enviar señales al espacio para llamar a una civilización extraterrestre es algo peligroso…”
Según el popular físico teórico Michio Kaku, envíar señales al espacio para llamar a una civilización extraterrestre es algo peligroso. Los españoles sólo tenían un poco más de tecnología que los aztecas y vean lo que sucedió.

 
ya4.jpg

 

“Imagina que vamos por el campo y nos encontramos con una colonia de hormigas. ¿Nos agachamos y le decimos a los hormigas, ‘te traigo hojas, te traigo herramientas, te regalo energía nuclear y biotecnología. Llévame con tu líder’ o tenemos la urgencia de aplastarlas?”.
(Curiosamente una de las teorías más fuertes entre los ufólogos dice que después de la Segunda Guerra Mundial y el incidente de Roswell, los extraterrestres conocidos como los grises hicieron un trato con el gobierno de Estados Unidos, representado por el grupo secreto Majestic 12. La otra teoría más fuerte entre los conspiracionistas es que la enorme parafernalia alrededor de los extraterrestres es fomentada por el mismo gobierno de Estados Unidos para crear desinformación y efectuar su proyecto Bluebeam.)
El mismo Michio Kaku ha hablado en repetidas ocasiones sobre los tipos de civilizaciones avanzadas. Según la escala de Kardashev: una civilización de Tipo 1 podría utilizar la energía de su planeta en su totalidad y controlar el clima y su biología. Una civilización de Tipo 2 podría utilizar la energía de todo su sistema solar y viajar hacia otros sistemas estelares. Una civilización de Tipo 3 podría utilizar la energía de toda su galaxia.
Una civilización tipo II o III podría tener tecnología totalmente imperceptible para una civilización como la nuestra (de Tipo 0, que según la versión oficial aún no logra manipular el clima…), de la misma forma que los monos o cualquier otro animal no podría, en su estado actual, saber que está siendo observado vía satélite o que tiene un chip que lo ubica en cualquier punto del planeta.
“…existen innumerables planetas en los que una civilización podría haber evolucionado…”

 
ya5.jpg

 

Esta tecnología podría estar siendo usada en estos mismos momentos para crear nuestra realidad en formas desconocidas. Quizás podría estar limitando nuestra percepción a una espectro reducido de la luz o programándonos mentalmente . Si tomamos en cuenta que nuestro planeta es bastante joven, así que existen innumerables planetas en los que una civilización podría haber evolucionado por millones de años más que nosotros, no sería muy difícil para una civilización avanzada diseñar una civilización nueva (basada en su semejanza o no) a través de ingeniería genética.
Podríamos quizá darnos cuenta de que esto está sucediendo o podríamos no darnos cuenta. Tal vez algunos, después de miles de años de evolución, se darían cuenta de que existe una civilización extaterrestre observándolos fijamente. Aprenderíamos a ver a los extraterrestres.
Otra posibilidad es que existan seres extaterrestres inteligentes pero que como parte de las leyes cósmicas del universo, las cuales son respetadas por civilizaciones de conciencia más evolucionada, se deba de respetar la evolución de cada civilización, su auto deliberación y su capacidad de encontrar los conocimientos por sí mismos. De esta forma una civilización podría estar infringiendo en la evolución de otra tanto si la esclaviza como si le ofrece las claves para viajar en el tiempo. Una especie de política cósmica de no intervencionismo, para que cada civilización y cada persona dentro de ella descubra por sí misma su lugar dentro del Gran Holograma y active su capacidad de crear nuevas civilizaciones, galaxias y hasta universos. ¿Pero qué sucede si una civilización llama voluntariamente a la otra, porque descubre que es ella misma en el futuro?).
¿Pero qué sucede si una civilización llama voluntariamente a la otra, porque descubre que es ella misma en el futuro?
Uno de los expertos más serios sobre el tema de los extraterrestres y los ovnis es el Dr. Jaques Vallée, quien ha formulado la hipótesis interdimensional. Según esta hipótesis estos eventos podrían ser visitas de otras realidades o dimensiones que coexisten con la nuestra. La física cuántica considera esta posibilidad en la teoría de los múltiples universos o en la teoría de las súper cuerdas, donde se necesitan de 10 dimensiones para resolver el conflicto entre la mecánica cuántica y la realidad.
ya6.jpg

 

Según Valle, estamos tratando con fenómenos para físicos multidimensionales endógenos al planeta Tierra. Es decir los dioses y las apariciones divinas serían la misma manifestación de lo que ahora son los extraterrestres y los ovnis. Por ejemplo, la visión de Ezequiel. ¿Quizá percibir dimensiones superiores, es también percibir una serie de seres invisibles que cohabitan este mismo espacio? ¿Quién ve el aura, pronto verá aliens?
Carl Jung en su ensayo sobre los ovnis escribió:
“Como sabemos por la historia del antiguo Egipto, son (los ovnis) manifestaciones de cambios psíquicos que siempre aparecen al final de un mes platónico y el principio de otro. Aparentemente son cambios en la constelación de dominios psíquicos, de los arquetipos, o dioses, como solían ser llamados, que conllevan o acompañan transformaciones duraderas de la psique colectiva”.
El mes platónico equivale a un ciclo de precesión de los equinoccios. Probablemente nos encontremos en el apogeo de este cambio de ciclo donde Jung dice afloran los ovnis de la profundidad de nuestra psique.
Terence Mckenna, quien considerara que todos tenemos en nuestro cerebro la tecnología para viajar a las estrellas sin movernos y ver extraterrestres con tan sólo ingerir un poco de un neurotransmisor llamado dimetiltriptamina, añade:
En algún punto en el futuro yace una barrera crítica donde tendremos la suficiente data para darnos cuenta del rompecabezas que es la relación humana con el OVNI. Creo que mientras esto sucede, la infancia de nuestra especie llegará a su fin y cuando esto acabe seremos libres para usar este asombroso entendimiento de que la humanidad y el OVNI son uno.
“El OVNI contiene la posibilidad de que la mente
Se vuelva objeto…”

 
ya7.jpg

 

Es la genialidad de la tecnología humana amaestrar y servir las energías de la vida y la muerte, del tiempo y el espacio. El OVNI contiene la posibilidad de que la mente se vuelva objeto: una nave que puede viajar a través del universo en el tiempo que tarda pensar en ello. Porque eso es lo que es el universo: un pensamiento. Y cuando el pensamiento se vuelva móvil y se identifique, entonces la humanidad -neófitos en el arte del pensamiento- empezará a despegar.
Claro que es posible que descubramos que no partiremos fuera; el futuro podría revelar que hay algo llamándonos hacia casa. Entonces será nuestra tecnología, y el llamado del Otro, el que se moverá a la reunión. El platillo volador es una excelente metáfora para esto. Cuando Jung sugirió que el platillo volador era el alma humana, estaba más en lo cierto de lo que suponía. No está tan lejos, eso es lo otro. La última época nos dio la relatividad y la mecánica cuántica. Pero si esta es la última de las épocas o no es difícil decirlo. Nuestro papel como parte del proceso introduce una incertidumbre en la observación que altera las predicciones. -Terence Mckenna, True Hallucinations.
Así que, estén en el cielo, sean ángeles o alucinaciones, los ovnis están dentro del ser humano, los aliens son alternos otros. Serpientes en nuestro código genético, en nuestra glándula pineal o en las alas de la imaginación. Y para verlos, sólo hay que conocernos a nosotros mismos. Nosotros, que somos otros.

 

Fuente  :     Eltiempo.com

 

 

¿Preparando el terreno para una invasión extraterrestre? WAKE UP !!

Observando hacia atrás en el tiempo, veo detalles que empiezan a relacionarse…

  1. Desclasificación de archivos sobre ovnis y extraterrestres durante los últimos 3 o 4 años. Desde el 2007 los países más importantes han estado haciendo públicos sus archivos “secretos” sobre ovnis. Tenemos a Francia (2007), Irlanda (2007), luego Gran Bretaña (2008), Ecuador (2008), Dinamarca (2009), Canadá (2009), Argentina (2009), Suecia (2009), recientemente Nueva Zelanda (2010). Ver aquí parte del listado y la información asociada. También podéis ver aquí un resumen desde 1992, cuando España desclasificó algo sobre el tema, siguiéndole otros países. Entre ambos documentos uno se hace la idea de la desclasificación progresiva durante la última década. Una década para una aclimatación indirecta y progresiva al fenómeno ovni y extraterrestre…
  2. El Vaticano, gran institución de poder sobre la Tierra, se posiciona estratégicamente junto con Gran Bretaña sobre el tema extraterrestre. En los mismos días que Gran Bretaña abre su archivo (día 15/05/2008), el Vaticano dice un día antes (14/05/2008):
    El director del Observatorio Vaticano Jose Gabriel Funes declara ante L’Osservatore Romano que se puede admitir la existencia de otros mundos habitados por seres extraterrestres, y no contradice la fe cristiana. La figura más señalada en este campo dentro de la Iglesia fue Monseñor Corrado Balducci, un teólogo muy respetado en Roma. En sus frecuentes entrevistas en la televisión italiana y en otros medios, manifestaba de forma contundente que el “contacto con seres extraterrestres” es un fenómeno auténtico y genuino y que no hay incongruencia de todo aquello con respecto a la doctrina de la teología de la Iglesia Católica, y hacía hincapié en que los encuentros con extraterrestres.
  3. Ese mismo mayo del 2008 la comunidad Musulmana y Judía en Rusia se posiciona aceptando la presencia extraterrestre.
  4. En Julio del 2008, el astronauta Dr. Edgar Mitchell, sexto hombre en pisar la Luna, asegura en una entrevista de radio que los extraterrestres están aquí, el gobierno de EE.UU. lo sabe y oculta su presencia. Alguien con las credenciales de este hombre, hace estas declaraciones públicas que dan la vuelta al mundo. A este mismo astronauta se van sumando algunos otros.
  5. A través del cine internacional, el tema extraterrestre siempre ha estado vinculado a la invasión y la violencia. En los últimos años hemos visto las siguientes películas en cartelera, en los cines del mundo occidental:
    Skyline Poster
    • Una lista en Wikipedia
    • Alien y todas sus continuaciones, partes y dobles partes
    • Independence Day (1996)
    • La llegada (1996)
    • Hombres de Negro (1997)
    • Señales (2002)
    • La Guerra de los Mundos (2005)
    • Contact
    • Mars Attack
    • Ultimatum a la Tierra
    • Monsters & Aliens
    • Serie V, relanzada y cortada en nov. 2009
    • Distrito 9 (2009), mucha violencia.
    • Skyline (2010), la última película de invasión violenta extraterrestre, sólo violencia; no queda ni el cámara.

    El tono mayoritario de todas estas películas es la violencia, la invasión y la necesidad de unirnos todos los países del mundo para combatir al enemigo común que viene de fuera. Muchas de ellas la violencia es gratuita y sin sentido, como la de Skyline. Como decía este hombre Lindsay Williams, a través de las películas, la élite revela sus planes…

    Hay un pequeño detalle interesante (a lo mejor insignificante), y es que en el mismo cine, al menos en los de la cadena CINESA, cuando aparecen esos pájaros volando a modo de presentación y uno se da contra el logo de CINESA, desde hace 1 año, ese pato que volaba, ahora es abducido por una nave extraterrestre… que casualidad… además, en estos tiempos. Todo el mundo lo ve, aunque no es consciente de lo que está viendo porque no lo interpreta, sino que lo absorbe como información, eso queda en el inconsciente. ¿Por que aparece una nave extraterrestre y lo abduce con una luz?

  6. El 28 de abril del 2010, tenemos estas increíbles declaraciones del “eminente científico” Stephen Hawking: “El científico Stephen Hawking alerta sobre los peligros del contacto con extraterrestres”. Este hombre continua diciendo:
    El científico británico y astrofísico, Stephen Hawking, ha afirmado en una serie televisiva para el canal de televisión ‘Discovery Channel’ que los extraterrestres “casi seguramente existen” aunque aconseja que los humanos eviten mantener el contacto con ellos. El profesor ha asegurado que es “perfectamente racional” asumir vida inteligente en otros lugares, aunque advierte de que los ‘aliens’ posiblemente harán incursión en la Tierra para proveerse de recursos y luego se irán. “Algunos extraterrestres evolucionados podrían haberse convertido en nómadas y tener intención de colonizar los planetas a los que llegaran“, afirma en la serie ‘En el universo con Stephen Hawking”. Para él, si los extraterrestres visitaran la Tierra el resultado sería similar a cuando Cristóbal Colón llegó a América, un encuentro en el cual los nativos del continente americano no fueron los más beneficiados. Así, el profesor piensa que en lugar de tratar de comunicarse activamente con seres alienígenas los humanos deberían hacer todo lo posible por evitar el contacto. A su juicio, las personas sólo tienen que observarse a sí mismas para darse cuenta de cómo un organismo inteligente puede tornarse en algo que no se quisiera conocer.

    Cuidado con semejantes declaraciones, ya que, primero, alguien como este hombre sienta cátedra, en otras palabras, “si lo dice él, es que debe de ser verdad”, porque hoy en día la Ciencia es la segunda religión del planeta; por supuesto, la ciencia que interesa. segundo, hace falta alguien con credenciales para decir algo así y que el mundo y los otros científicos, como borregos, le hagan caso, pero tiene guasa, porque este hombre no puede hablar, se comunica mediante sistemas electrónicos… ¿cómo se puede demostrar que lo ha dicho él?. Tal vez lo estén utilizando para que de un mensaje que interesa, por alguien que no se puede defender, aunque es una hipótesis… tercero, su mensaje es amenazador, mejor evitar el contacto porque vamos a destruirnos, una vez más el miedo en el público. Este mensaje es justamente el que interesa para el escenario de una posible invasión extraterrestre.

    Lee el resto de esta entrada

¿Vida extraterrestre? 50 años de búsqueda

El número de la revista de investigación científica “Philosophical Transactions of The Royal Society A” (PTRSA) correspondiente al 13 de febrero de 2011 (Vol. 369, No. 1936) está dedicado a los trabajos que resultaron de una reunión auspiciada por la muy prestigiosa Royal Society de Londres el 25 y 26 de enero de 2010 titulada “La detección de vida extraterrestre y las consecuencias para la ciencia y la sociedad”, con una introducción, 15 artículos y una discusión que cubren los muy diversos temas a que hace alusión el sugerente título de la conferencia.

El inicio de SETI

Fue en el Observatorio Radioastronómico Nacional (NRAO, por sus siglas en inglés) ubicado en Green Bank, West Virginia, EU, donde en abril de 1960 se inició la búsqueda de señales radioeléctricas que pudieran provenir de civilizaciones extraterrestres; al efecto se utilizó la antena de 26 metros de diámetro del NRAO, se utilizó por cerca de 200 horas en un periodo de dos meses, apuntando hacia las dos estrellas más cercanas parecidas a nuestro Sol: Tau Ceti y Épsilon Eridani, según consigna el doctor Frank Drake, miembro del equipo y además autor de la famosa ecuación que lleva su nombre, con la cual se estima el número de planetas que pudieran albergar alguna civilización, en el artículo de revisión que aparece en la edición mencionada de las PTRSA, “No se detectaron señales”.

El artículo de discusión es firmado por Mazlan Othman, de la Oficina de las Naciones Unidas de Relaciones del Espacio Exterior (OOSA, por sus siglas en inglés) de la ONU y a la vez hace el recuento de la historia en el seno de las Naciones Unidas del tema extraterrestre (desde 1977), comenta las tareas para preparar un documento relativo a “mensajes a civilizaciones extraterrestres” así como el tema de objetos cercanos a la Tierra.

En la Guadalajara de la Revolución

Un personaje al que no se le termina de hacer justicia y divulgación de su obra, me refiero al sacerdote sayulense Severo Díaz Galindo (el Planetario de Guadalajara que lleva su nombre sigue en el abandono y olvidado por las autoridades pertinentes), publicó por primera vez en agosto de 1909 un artículo seriado titulado “La habitabilidad de los astros” en el Boletín de la Escuela de Ingenieros de Guadalajara, que resultó de una conferencia impartida por el padre Díaz a los alumnos del Seminario del Señor San José de nuestra ciudad; ahí analiza las posibilidades de vida en los planetas del Sistema Solar como también en planetas de otras estrellas, haciendo una revisión del conocimiento científico de su época; el tema es de tal importancia que el artículo es reimpreso como separatas, incluso en el Boletín del Observatorio Meteorológico y Astronómico del propio seminario en 1910.

Para saber más:

Página del Instituto SETI. http://www.seti.org/

Página del NRAO en Green Bank. http://www.gb.nrao.edu/

Libro “Por qué no hay extraterrestres en la Tierra”, Armando Arellano Ferro, Col. La Ciencia para Todos, FCE, México (2003).

Reporte de investigación Planetary Biology, Evolution, and Intelligence. http://nai.nasa.gov/library/downloads/can3proposals/SI.pdf

* Instituto de Astronomía y Meteorología, CUCEI, Universidad de Guadalajara. dalba@udgserv.cencar.udg.mx

Fuente  :   El Occidental

Extraterrestres: Nuestros vecinos del piso de arriba

Stephen Hawking preparándonos para encontrarnos con unas civilizaciones poco amables, la Royal Society urgiendo a crear un plan para una amenaza ET… Las noticias sobre «marcianos» copan cada vez más la atención de los medios y la sociedad terráquea

VÍCTOR A. GÓMEZ. MÁLAGA Aunque, de momento, en nuestro país la información sobre la posibilidad de vida extraterrestre inteligente es carne de informativos de humor cínico como El intermedio o programas que mezclan churras con merinas bajo el infinito paraguas del misterio –sí, hablamos de Cuarto milenio–, lo cierto es que de unos años a esta parte proliferan las noticias de cierto calado, y de fuentes de probada importancia y prestigio, al respecto de unos supuestos vecinos de universo.
Por ejemplo, hace pocos meses el gurú de la ciencia Stephen Hawking aseguró que «algunos extraterrestres evolucionados podrían haberse convertido en nómadas y tener intención de colonizar los planetas a los que llegaran, con un resultado similar a cuando Cristóbal Colón descubrió América»; también la Royal Society, una de las sociedades científicas más señeras, ha dedicado el último número de su revista a los ET, alertando también de su tendencia conquistadora. Por no hablar de la supuesta designación de la astrofísica malaya Mazlan Ohtman como embajadora de las Naciones Unidas para el Espacio, un nombramiento que posteriormente fue desmentido a medias. Estos asuntos no son nada nuevo, aunque sí la atención que despiertan en medios más o menos serios, en lugar de las publicaciones conspiratorias en las que hasta hace no mucho quedaban relegados.
«La posibilidad de enfrentarnos con seres inteligentes que no pertenecen a la raza humana podría traer una serie de problemas cuya solución sería difícil de concebir». Así comienza una carta de seis páginas en la que Robert Oppenheimer, el padre de la bomba atómica, se dirigía al simpar Albert Einstein, el hombre que una vez dijo: «Dados los millones de billones de planetas similares a la Tierra, la vida en cualquier lugar del Universo existe, sin duda. No estamos solos en la inmensidad del Universo». La misiva está fechada en junio de 1947. Trece años después, el radioastrónomo Frank Drake empezó los experimentos que culminarían en la creación del proyecto Búsqueda de Inteligencia Extra Terrestre, o SETI –en sus siglas en inglés–, en una controvertida ecuación según la cual hay 10.000 civilizaciones ahí fuera y en un proyecto: enviar un mensaje en forma de ondas, el de Arecibo, a la constelación de Hércules, donde, supuestamente, tenemos compañeros para presentarnos ante ellos –paciencia: se lanzó hace medio siglo y se estima que tardaría en llegar 25.000 millones de años–.

Científico
Pero por cada científico que aseguraba con teorías más o menos plausibles que la vida inteligente fuera de la Tierra era un hecho, surgía otro que desterraba tal aseveración; por cada Oppenheimer había un Fermi, el autor de la paradoja según la cual hay una gran contradicción entre las estimaciones que afirman que hay una alta probabilidad de existencia de civilizaciones inteligentes en el universo y la ausencia de evidencia de dichas civilizaciones. Y de ahí a estimar que la raza humana es, simplemente, un accidente en el Universo.
La pregunta que siempre hacen los agnósticos en estos asuntos: si es tan evidente la existencia de extraterrestres, ¿por qué nunca hemos contactado con ellos o ellos con nosotros? Hay dos respuestas posibles, ambas insatisfactorias para los descreídos: una, la del propio Drake, que asegura que no hemos trabado relaciones con nuestros hipotéticos vecinos, porque no hemos investigado lo suficiente –«Sólo hemos analizado unos pocos miles de los 700 trillones de estrellas»–; otra, la de los más avezados teóricos de la conspiración, que en realidad es otra pregunta: ¿y si, en realidad, ha habido contactos pero los gobiernos los han ocultado? Interesante cuestión, que dio lugar a un buen puñado de temporadas de la serie Expediente X.

Lee el resto de esta entrada

Los extraterrestres

Eso vendría a simplificarlo todo. Y lo complicaría también. Llegaron los marcianos: noticia (científica) de última hora. O pueden llegar, como afirma el artículo de John Zamecki y Martin Dominik, profesores de la Universidad de St. Andrews en Philosophical Transactions —extraño nombre—, donde advierten que los gobiernos deben prepararse para “un posible encuentro con una civilización extraterrestre que podría ser violenta”, informó la agencia EFE el 10 de enero.

La modernidad conoce todos los guiones posibles de tal encuentro. Aquella tarde de 1938, cuando Orson Welles radió La guerra de los mundos en tiempo presente y espantó a las masas que salieron a las calles creyéndose invadidas por alienígenas, comenzó su masificación; pero hay alienismo ancestral y los libros originarios de los pueblos dicen venir de las estrellas. Un libro malo muy exitoso del olvidado autor Von Daniken, Recuerdos del futuro, o algo así, consignaba una larga lista de efigies, textos e imágenes perturbadoramente espaciales, de visitantes cósmicos y visitados terrestres, presentes en mucha, si no es que en toda, la cosmología tradicional.

Entonces, los alienígenas estarían por llegar. El problema del otro, siendo el problema central de la raza humana, crecería al cuadrado: el otro que ahora es otro otro y viene del cosmos, evaporando de golpe la preeminencia universal humana inventada por la racionalidad antropocéntrica y sus muchas doctrinas. Si todo nuevo estado absorbe las circunstancias del estado anterior, esa primera otredad (o alteridad, técnicamente) con los demás seres humanos quedará absorbida ante la segunda otredad doble y exógena. Pues una guerra mayor absorbe las guerras regionales, actúa como modificador extraño e inesperado. Así pues, si los marcianos se presentan el tiempo humano cambia a un antes y a un después.

Y según Zamecki y Dominik, “las formas de vida que conectarían” con nosotros, de seguirse el patrón evolutivo darwinista a escala universal, compartirían nuestra tendencia a la explotación de los recursos y a la violencia. La guerra de las estrellas. ¿Qué harían, en caso de conflagración cósmica, los ejércitos del crimen? ¿Pelearían contra ellos, se pondrían a su servicio, los acabarían corrompiendo? Y las naciones, ¿todas responderían igual? WikiLeaks en el espacio.

El cambio de escala del escenario es sumamente interesante: medicina para la peste humana. Los extraterrestres deben tener una teología, una filosofía, otra otra narrativa, que expanderá la humana, la curará de sí, le quitará lo aldeana, lo auto-referencial. Su idea de dios, de haberla, restauraría la dimensión de la idea, que los humanos sabíamos pero racionalmente olvidamos: el concepto era universal. O no, y nos encontramos con un ateísmo, con el azar cósmico. Pero nos encontramos.

Lee el resto de esta entrada

Científicos llaman a prepararse para el encuentro con seres extraterrestres

Los gobiernos del mundo deben empezar a prepararse de forma coordinada para un eventual encuentro con vida extraterrestre, señala un prestigioso grupo de científicos en el Reino Unido.

En una edición de la revista científica Philosophical Transactions A, de la institución británica Royal Society, los científicos señalan que por primera vez en la historia de la humanidad “hay una posibilidad realista de saber si estamos o no solos en el Universo”.

“Si ocurre que no estamos solos…, esto afectará de manera fundamental la manera en que la humanidad se entiende a sí misma, y necesitamos estar preparados para las consecuencias”, señalan los estudiosos Martin Dominik y John C. Zarnecki en el texto introductorio.

“La falta de coordinación puede ser evitada mediante la creación de una estructura global en un esfuerzo verdaderamente mundial gobernado por un organismo internacional legitimado políticamente”.

Los dos investigadores señalan que, para ese efecto, Naciones Unidas tiene ya un mecanismo institucional que fue creado en 1959: el Comité para Usos Pacíficos del Espacio Extra atmosférico (COPUOS, siglas en inglés).

Afirman que los Estados Miembro del COPUOS necesitarán poner “asuntos supra-Tierra” en la agenda para llevar eso a la Asamblea General, con el fin de establecer estructuras similares a las que se han creado para enfrentar posibles amenazas de choques de la Tierra con objetos cercanos, como los asteroides.

¿Cómo serían los “aliens”?

Si los extraterrestres inteligentes existen, se verán justo como nosotros.

Simon Conway Morris, experto en paleobiología evolucionista

El professor Simon Conway Morris, experto en paleobiología evolucionista de la Universidad de Cambridge, dice que debemos prepararnos para lo peor.

“Si los extraterrestres inteligentes existen, se verán justo como nosotros, y dada nuestra nada gloriosa historia, esto nos debería hacer pensar”.

Según el experto es probable que la evolución de mundos extraños siga pautas darwinianas y por tanto la vida extraterrestre tendrá quizá importantes similitudes con la vida en la Tierra.

De esa forma, aduce Conway Morris, los “aliens” podrían parecerse a nosotros incluso con nuestras peores tendencias.

El científico señala que hay dos posibilidades opuestas y que las dos nos debería hacer temblar de miedo: que encontremos “aliens” parecidos a nosotros o que, simplemente, no haya nadie más allá afuera.

Va en serio

En este número especial de la publicación especializada de la Royal Society, los investigadores apuntan que las películas y libros de ciencia ficción, “unos con más base científica que otros”, no deben subestimarse pues son vías para “avanzar en el conocimiento de nuevas fronteras”.

Lee el resto de esta entrada

Los expertos se preparan para el hallazgo de vida extraterrestre

Una nueva fase se inicia con la búsqueda de planetas extrasolares habitables

El descubrimiento de cualquier forma de vida extraterrestre sería uno de los mayores acontecimientos en la historia de la humanidad. Fuera vida inteligente o no, cambiaría de forma radical la percepción personal de cada uno y la de nuestro lugar en el universo. De eso están seguros todos los científicos y pensadores reunidos por la Royal Society británica en Londres para analizar la fase actual de los esfuerzos para detectar vida extraterrestre y las consecuencias que tendría esta detección para la ciencia y la sociedad. En la reunión se propuso una nueva escala, la escala de Londres para evaluar cualquier anuncio de vida extraterrestre.

El análisis de las posibles consecuencias varía más. Se pueden esperar reacciones de miedo y alboroto, pero también de calma y placer, dependiendo de cómo sea la forma de vida descubierta y la distancia a la que se encuentre, señala Albert Harrison, de la Universidad de California. Como los métodos influyen tanto en los posibles hallazgos, los descubrimientos más probables son de vida microbiana o similar en nuestro Sistema Solar, o de transmisiones electromagnéticas desde algún punto mucho más distante. En ambos casos, serían hallazgos sensacionales pero minimalistas, que no afectarían a la vida cotidiana.

El paleontólogo y experto en evolución Simon Conway Morris, de la Universidad de Cambridge, se prepara para lo peor. Así tituló su intervención en la reunión de Londres. Las biosferas extraterrestres pueden ser muy similares a la terrestre y entonces sería inevitable que emergiera la inteligencia, y nos encontraríamos con civilizaciones parecidas a las nuestras, con todas sus características negativas. Conway esgrime argumentos evolutivos para señalar que este escenario le parece muy poco probable. El opuesto, por el que se inclina, es que estamos completamente solos en el Universo.

Sin embargo, el cambio de paradigma que supuso desde 1992 la detección de planetas fuera del Sistema Solar (ya van 500 identificados) hace pensar a muchos que las generaciones actuales pueden llegar a ver la firma de la vida en otro lugar distinto de la Tierra. Aunque “la astrobiología es el estudio de las cosas que no existen”, según una cínica definición muy popular en el mundo científico, su convergencia con el veterano enfoque SETI (programas de búsqueda de inteligencia extraterrestre) es un hecho y marca la nueva fase.

SETI, que intenta detectar señales extraterrestres, cumplió 50 años en 2010 sin conseguir su objetivo. Frank Drake, su impulsor, piensa que es preciso mantener una gran amplitud de miras sobre dónde y qué buscar, y reconoce que las hipótesis utilizadas hasta ahora han sido ingenuas. La búsqueda ya se ha ampliado de las ondas de radio a las señales ópticas e infrarrojas, pero Drake cree que mientras no se puedan detectar directamente “las luces de las ciudades por la noche” en otras civilizaciones, dependemos de que éstas quieran dar pruebas de su existencia con potentes emisiones intergalácticas. Siempre optimista, se pregunta: “¿Existirá una red de civilizaciones intercomunicadas, una versión real del Internet galáctico mítico?”

Cuando se quiere buscar vida directamente y no por sus manifestaciones, el principal escollo es que no se sabe qué buscar exactamente, ya que no se conoce el origen de la vida en la Tierra y tampoco se sabe si la vida fuera sería similar. Que la biología sea tan universal como la física y la química no es algo demostrado, aunque en el Universo exista un número sorprendentemente grande de los ladrillos de la vida basada en el carbono (las moléculas básicas de la bioquímica terrestre). Los expertos británicos en ciencias espaciales Martin Dominik y John Zarnecki se preguntan si podríamos siquiera concebir formas de vida mucho más avanzadas evolutivamente que la nuestra, lo mismo que una ameba no podría imaginar a un ser humano.

Los métodos químicos para detectar vida, como la medida de isótopos, son los mejores, asegura Collin Pillinger, que dirigió el fallido intento de la sonda Beagle 2 en Marte. Y Paul Davies, que participó en el estudio del reciente y controvertido estudio de la NASA de una bacteria que vive de arsénico, muestra su lado más imaginativo, con una propuesta para detectar una posible biosfera en la sombra en la Tierra. Si la vida hubiera surgido más de una vez en la historia terrestre, quedaría demostrada la hipótesis de que la vida no es el fruto de una casualidad sino que es un imperativo cósmico, propugnada por el premio Nobel Christian de Duve, que también participó en la reunión de Londres. Davies propone buscar la vida espejo, con quiralidad opuesta.

Lee el resto de esta entrada

La Royal Society reclama un plan que prevea posibles contactos “violentos” con alienígenas

La revista Philosophical Transactions, publicada por la sociedad científica británica, la Royal Society, advierte en su última edición de que los gobiernos del mundo deberían prepararse para un posible encuentro con una civilización extraterrestre que podría ser violenta.

La publicación, que este mes dedica un número completo al tema de la vida extraterrestre, argumenta que si el proceso de evolución sigue en todo el universo patrones darwinistas, tal como ocurre en la Tierra, las formas de vida que contactarían con los seres humanos podrían “compartir su tendencia a la violencia y la explotación” de los recursos.

Por ese motivo, los científicos reclaman que las Naciones Unidas (ONU) configuren un grupo de trabajo dedicado a “asuntos extraterrestres” con la capacidad de delinear un plan a seguir en caso de un contacto alienígena.

“Preparados para lo peor”

“Debemos estar preparados para lo peor” en caso de coincidir con una civilización extraterrestre, alerta el profesor de paleobiología evolutiva en la Universidad de Cambridge Simon Conway Morris, quien considera que la vida biológica debe tener en todo el universo unas características similares a las de la Tierra.

Morris cree que si existen alienígenas inteligentes “serán parecidos a nosotros”, algo que, “dada nuestra no muy gloriosa historia”, debería “hacernos reflexionar”.

Por su parte, los profesores John Zarnecki, de la Open University, y Martin Dominik, de la Universidad de St Andrews, reclaman en el artículo que abre la revista un plan “responsable” dirigido por expertos y científicos que evite los “intereses de poder y el oportunismo” en caso de que los extraterrestres llegaran a nuestro planeta.

La posible “falta de coordinación” que presumiblemente se daría en ese caso hipotético debe evitarse, según estos científicos, con la creación de un “marco general de trabajo” que surgiría de un “esfuerzo verdaderamente global gobernado por un grupo político con la suficiente legitimidad”.

Fuente  :  20  Minutos