Archivo del sitio

Hallan un problema pulmonar raro en los veteranos de Irak

La falta de aire y el empeoramiento del estado físico de los militares estadounidenses que regresan de Irak y Afganistán estaría causado por un daño pulmonar serio generado por el humo, las tormentas de arena y las toxinas del ambiente, según señala un nuevo estudio publicado en ‘The New England Journal of Medicine’.

Los investigadores realizaron biopsias pulmonares a 38 veteranos con problemas respiratorios inexplicables y hallaron una forma de daño en el tejido -bronquiolitis constrictiva- que es rara en los adultos jóvenes y que no se detecta en pruebas estándar. En todos los casos menos en uno, un “pigmento negro” cubría las delicadas superficies pulmonares.

El doctor Robert Miller, del Centro Médico de la Vanderbilt University, ha explicado que los casos registrados hasta el momento aparentemente están causados por la exposición de los soldados a toxinas en el aire durante el despliegue militar.

“Creemos que se encuentran en ambientes bastante tóxicos. Están expuestos a residuos sólidos y restos humanos (especialmente en Irak), también a materia particulada fina, que es fácilmente inhalada e ingresa en lo profundo de los pulmones, a un nivel que está por encima de lo deseado”, según Miller.

Las tormentas de polvo y el humo generado por el combate también influyen y así lo avalan otras investigaciones previas, que han sugerido que el despliegue militar en Oriente Medio aumenta el riesgo de desarrollar problemas respiratorios.

Minas de azufre

Entre los voluntarios examinados en el estudio, la mayoría había estado expuesto durante un largo plazo al fuego desprendido por una mina de azufre que ardió durante 30 días en el año 2003 cerca de Mosul, en Irak, tal y como indican Miller y su equipo.

En total, el equipo de Miller evaluó a 80 soldados. De estos, 49 aceptaron someterse a una biopsia pulmonar invasiva después de que las radiografías y otras pruebas tradicionales no revelaran la causa de sus problemas respiratorios. A los 49 se les tomaron muestras que fueron calificadas como anormales.

En 38 casos (35 hombres y tres mujeres) se diagnosticó bronquiolitis constrictiva, que consiste en el endurecimiento de las paredes de los sacos pulmonares más pequeños, los bronquiolos. Siete de los soldados eran fumadores activos y seis eran ex fumadores.

Esta condición no se detecta en los test convencionales de capacidad respiratoria, según Miller, porque los soldados probablemente comenzaron su despliegue con una función pulmonar por encima del promedio, por lo que el daño en los pulmones aún se ubica en un rango considerado normal para quienes no son atletas. “Mi preocupación es que hay muchas personas cuyos síntomas están siendo desatendidos porque sus radiografías y test de función pulmonar son normales o casi normales”.

“Si uno tiene a alguien con falta de aire inexplicable que estuvo desplegado en Oriente Medio, debe considerar la bronquiolitis constrictiva como una posible causa, aun cuando las radiografías y las pruebas de función pulmonar sean normales”, añadió.

 

Fuente  :  El Mundo

 

PD  :  Normal… si ha Libia la están atacando con uranio empobrecido… contaminando la zona.. , qué clases de armas se habrá utilizado en irak ??

 

 

El hombre que dijo que había armas biológicas en Irak admite en una entrevista que mintió

El informante que convenció a la Casa Blanca de que Irak mantenía un programa de armas biológicas ha admitido que fabricó su versión. Rafid Ahmed Alwan al Janabi, apodado ‘Curveball’ por la Inteligencia alemana y estadounidense, ha confesado al diario británico The Guardian que se inventó las historias sobre camiones de transporte de estas armas y fábricas clandestinas, para acabar con el régimen del difunto dictador iraquí Sadam Husein.

“Probablemente tenía razón, probablemente no la tenía”, ha declarado. “Tuve la oportunidad de inventar algo para derrocar al régimen y mis hijos están orgullosos de ello y estamos orgullosos de ser la razón que ha dado a Irak un margen de democracia”, prosigue Al Janabi.

En la única entrevista que había concedido hasta la fecha, el iraquí negó tener nada que ver en la estrategia estadounidense para argumentar el derrocamiento de Husein, a pesar de que por culpa del régimen se había visto obligado a huir a Alemania en 1995.

Servicios secretos

Al Janabi había contactado con los servicios secretos alemanes, el BND. Concretamente, en 2000 localizó a un agente alemán identificado como Doctor Paul que le catalogó como un ingeniero químico formado en Bagdad y le consultó sobre estas cuestiones. El BND, que confiaba en su versión, le dio un manual de ingeniería química para ayudarle a explicar los hechos.

Entretanto, personal del BND se desplazó a mediados de 2000 a la región del Golfo para hablar con su antiguo jefe en la Comisión de Industrias Militares de Irak, el doctor Basil Latif. Éste negó toda la información sobre el transporte de armas biológicas y que doce personas hubieran muerto durante un accidente en unas instalaciones secretas del sureste de Bagdad. Al Janabi dio entonces más credibilidad a la versión de su antiguo jefe.

El informante asegura además que en 2002 los agentes le amenazaron con no poder reunirse con su esposa, entonces embarazada, si no seguía colaborando con ellos. La mujer se encontraba en España y los servicios secretos podrían obligarla a volver a su Marruecos natal antes de viajar a Alemania con él.

Testimonio clave

Además, sostiene que no le volvieron a preguntar sobre el armamento hasta principios de 2003, poco antes del inicio de la guerra el 19 de marzo de aquel año. El ex secretario de Estado norteamericano Colin Powell se sirvió en buena medida de la información facilitada por el iraquí para justificar ante Naciones Unidas la necesidad de invadir el país árabe.

Poco después el iraquí reprochó a su contacto en el BND que la información hubiera sido compartida con un tercer país, en este caso Estados Unidos, pues ello suponía un incumplimiento del acuerdo mutuo. Las autoridades le pidieron que guardara silencio y le detuvieron durante tres meses.

Pese a las secuelas de la guerra y las cerca de 100.000 víctimas civiles, Al Janabi se muestra satisfecho con sus acciones, al entender que era la única forma de llevar la libertad a Irak.

Fuente  :  20  Minutos

 

Recuerda…

La familia de Couso acusa al Gobierno de “mentiroso”

Indica la existencia de una “conspiración” entre Estados Unidos y ministros españoles

Entre el aluvión de documentos secretos destapados por Wikileaks, la familia de José Couso obtiene cada vez más pruebas de “una conspiración” entre EEUU y el Gobierno español. Según las nuevas revelaciones, ambas administraciones colaboraron desde 2004 “para dejar de investigar” la muerte del cámara ferrolano. Los entonces ministros de Justicia y Exteriores, Juan Fernando López Aguilar y Miguel Ángel Moratinos, “trabajaron para frenar el proceso contra los tres militares norteamericanos” implicados en la muerte de Couso. El fotoperiodista falleció en 2003 bajo fuego de un tanque de EEUU cuando cubría la guerra de Irak.

Según la familia de Couso, “el Gobierno español ha mentido y conspirado contra nosotros”. Tal y como adelantó ayer este periódico, los parientes del cámara de Telecinco iniciarán acciones judiciales contra la Fiscalía General del Estado “por un posible delito de encubrimiento”. Según Javier Couso, hermano del fallecido, “con las nuevas revelaciones vemos aún más indicios delictivos”. La acusación podría ampliarse al Gobierno español por “mentiroso, nos engañó cuando dijo que no interferiría con la Justicia”. Enrique Santiago, el abogado que trabaja gratis para la familia en el caso, estudia iniciar acciones legales.

Las comunicaciones entre la Embajada de EEUU y los ministros españoles se fortalecieron en 2005, con apoyo de la entonces vicepresidenta del Gobierno. Según Wikileaks, María Teresa Fernández de la Vega le confió al embajador que “el fiscal general del Estado me informa de la excelente cooperación con autoridades norteamericanas para concluir el caso”. Javier Couso indicó ayer en una entrevista digital que “Moratinos, De la Vega, Pumpido, Aguilar o Pajín se han reído de nosotros para lograr réditos electorales”.

Fuente  :  Elcorreogallego

Bush se presenta como un “disidente” opuesto a la guerra de Irak

El ex presidente de EEUU George W. Bush dijo este martes, en su primera entrevista televisiva tras dejar la Casa Blanca, que fue una voz “disidente” en su Gobierno contra la guerra en Irak, aunque finalmente decidió apoyarla.

“Era una voz disidente. No quería utilizar la fuerza” contra Irak, dijo Bush en una entrevista con el presentador Matt Lauer, de la cadena de televisión NBC.

Las declaraciones llegan un día antes de la publicación de sus memorias “Decision Points” (Momentos decisivos) que salen el miércoles, 10 de noviembre, a la venta.

Según los extractos de la memoria que se han filtrado a los medios, Bush dice que todavía siente “náuseas” cuando piensa que no se encontraron armas de destrucción masiva en Irak, el argumento que se utilizó para justificar la invasión del país en el 2003.

Aún así, insistió en su entrevista para la NBC que el mundo “está definitivamente mejor” sin Sadam Husein en el poder.

Esas declaraciones son similares a los comentarios de sus memorias, en las que dice que “pese a todas las dificultades que siguieron (a la decisión de invadir Irak) EEUU es un lugar más seguro sin un dictador homicida que perseguía armas de destrucción masiva y respaldaba el terrorismo en el corazón de Oriente Medio”.

La obra de 481 páginas mezcla lo personal y lo político al arrancar, por ejemplo, con un capítulo en el que Bush explica su decisión de dejar de beber en 1986.

Eso se mezcla con la invasión de Irak, sus decisiones durante la crisis financiera del 2008 y los motivos por los que autorizó la “asfixia simulada” (waterboarding) a terroristas. Según el ex presidente, “salvaron vidas” de ciudadanos británicos.

En la obra el ex presidente reconoce varios errores, como la mala gestión de la catástrofe que siguió al huracán ‘Katrina’ que asoló la ciudad de Nueva Orleans en el año 2005.

En el caso de Irak dice que lamenta “no haber respondido de forma más rápida y enérgica” cuando la seguridad en el país comenzó a deteriorarse tras la caída del régimen de Sadam Husein y añade que “recortar el nivel de tropas demasiado rápidamente” fue el mayor fallo en la ejecución de la guerra.

Fuente  :   20 Minutos

Wikileaks difunde nuevos vídeos sobre abusos de EEUU en Irak

La organización Wikileaks, que hace unos días divulgó cientos de miles de documentos sobre la guerra en Irak, dio a conocer hoy un vídeo supuestos abusos a civiles cometidos por las tropa estadounidenses.

El vídeo ha sido facilitado a la cadena británica Channel 4, que tiene previsto emitir un amplio reportaje hoy al respecto en el programa ‘Dispatches’.

Como anticipo, la organización y el canal han difundido un extracto de 12 minutos del programa, en el que se han compilado declaraciones de los presidentes George W. Bush y Barack Obama referidas a la guerra en Irak, y materiales de archivo.

En la grabación se ven breves segmentos de vídeo con imágenes filmadas desde helicópteros militares estadounidenses.

En uno de los vídeos, la tripulación de un helicóptero solicita autorización para disparar contra un edificio en el cual se sospechaba la presencia de insurgentes iraquíes, aunque no se les ve en la imagen.

Cuando los tripulantes del helicóptero reciben autorización para disparar un misil Hellfire, un peatón sin armas cruza frente al edificio y su imagen desaparece en la explosión del proyectil.

En otro de los vídeos que, según Wikileaks, forman parte del acervo documental, se ve un automóvil blanco que transita por una carretera seguido desde la altura por helicópteros militares estadounidenses.

El automóvil se detiene, y un hombre sale de él, sin armas y con los brazos en alto. De inmediato al menos dos misiles aire-tierra estallan junto al automóvil y el hombre desaparece.

El locutor hace referencia a otro incidente, aunque no hay vídeo que acompañe la versión, en el cual un par de presuntos insurgentes iraquíes intentan rendirse.

El tripulante del helicóptero desde donde se hace la filmación pide asesoramiento legal y un abogado militar le indica que los iraquíes no pueden rendirse a una aeronave por lo cual siguen siendo un blanco válido.

Según el locutor los dos hombres murieron alcanzados por misiles.

El documental consiste de un montaje de breves vídeos, supuestamente inéditos y no difundidos hasta ahora, con imágenes de archivo desde la invasión estadounidense de Irak en marzo de 2003, incluidas imágenes de los abusos cometidos contra presos iraquíes en Abu Ghraib en 2004.

Fuente  :  El Mundo

 

El Pentágono niega las acusaciones de WikiLeaks

EE. UU. desmiente haber ignorado las torturas en las cárceles de Irak y haber revisado a la baja el número de muertos

El Ejército de EE. UU. niega haber revisado a la baja el número de muertes civiles en la guerra de Irak y haber ignorado los casos de abuso cometidos por las fuerzas iraquíes contra prisioneros, tal y como se apunta en los archivos de inteligencia desclasificados recientemente por la página Wikileaks. EE. UU. había condenado la filtración desde el primer momento, pero hasta ahora, no había negado la información desvelada.

 

El jefe del Estado Mayor del Ejército, George Casey

 

En los documentos, dados a conocer el viernes, se habla de una diferencia de 15.000 víctimas mortales entre los datos oficiales del Ejército estadounidense y las cifras reales. El jefe del Estado Mayor del Ejército, George Casey, aseguró que los soldados entraban en las mezquitas para contar los cadáveres. “No recuerdo haber minimizado las bajas civiles”, señaló quien estuviera al mando de la operación militar en Irak entre 2004 y 2007.

El portavoz del Pentágono, coronel Dave Lapan, afirma que el Ejército nunca dijo que contara con un balance exacto de bajas civiles, y señala que las estimaciones hechas por organizaciones privadas también suelen variar. “Durante los años ha resultado imposible para las distintas organizaciones (…) llegar a un acuerdo sobre una cifra específica”, declaró. Durante la contienda las fuerzas norteamericanas recogían en sus balances menos bajas civiles que la Policía o fuentes del hospital.

Abusos a prisioneros

Respecto a los supuestos casos de abusos a prisioneros, Casey negó que los soldados estadounidenses los hubieran ignorado. “En todo momento nuestra política fue que donde los soldados americanos fueran sorprendidos abusando a un prisionero serían detenidos y se informaría inmediatamente a las cadenas de mando estadounidense e iraquí”, relató. Sin embargo, esta afirmación no menciona los abusos cometidos por los agentes iraquíes, tolerados sistemáticamente por el Ejército de EE. UU. tal y como se denuncia en la filtración.

El Pentágono no ha anunciado una investigación de los hechos. Mientras, las autoridades iraquíes ya han prometido indagar. Otros implicados en la guerra, como el Reino Unido, también se han pronunciado. El ministro británico, Nick Clegg, insiste en la gravedad de las informaciones y pide igualmente investigar.

 

Fuente  :  ABC

El Ejército británico aconseja el maltratar y la humillar a los iraquíes

 

El Ejército británico emplea torturas en los interrogatorios a los prisioneros iraquíes, según denuncia el diario The Guardian. Entre las técnicas empleadas por los soldados se incluirían la privación sensorial, las amenazas y la obligación de desnudarse.

Según un documento al que habría tenido acceso el diario británico, los mandos del Ejército recomiendan desde 2005 que para conseguir su objetivo, los soldados humillen a los prisioneros, les creen inseguridad, les provoquen ansiedad y miedo, les desorienten y les dejen agotados.

Las indicaciones del Ejército contravienen Los Convenios de Ginebra, que protegen el respeto al honor y a la persona de los prisioneros de guerra. Además, señalan que “no se podrá infligir a los prisioneros de guerra tortura física o moral ni presión alguna para obtener datos de la índole que fueren”.

Pese a que según este convenio los prisioneros que se nieguen a responder “no podrán ser amenazados ni insultados ni expuestos a molestias o desventajas de ningún género”, los mandos británicos abogaban por incomunicarlos, privarles del sueño, usar vendas y hacerles que se desnudaran durante el interrogatorio.

Vejaciones y humillaciones

Un manual elaborado en abril de 2008 sugiere mantener al “personal capturado”, como se le denomina, en condiciones de malestar físico, desnudo y continuamente intimidado y explica que la privación sensorial es legal si “hay motivos operacionales válidos” para ello.

Otras instrucciones más recientes indican que las vendas para los ojos, los tapones en los oídos y las esposas para maniatar a los presos son instrumentos esenciales en los interrogatorios militares y señala que a los prisioneros sólo deben permitírseles cuatro horas de sueño ininterrumpido aunque puedan descansar hasta ocho horas al día.

Igualmente, proponían que los prisioneros fuesen interrogados en lugares preferentemente sucios e incómodos.

El caso de Baha Mousa

Lee el resto de esta entrada

Wikileaks revela que EEUU mató a 70.000 iraquíes desde que inició la guerra

La filtración a través de WikiLeaks de 391.000 documentos sobre la guerra de Irak revela numerosas denuncias de torturas y abusos que nunca se investigaron, muertes de civiles de las que no se informó y la ayuda iraní a milicias iraquíes.

La organización que en julio pasado publicó 92.000 informes secretos de las Fuerzas Armadas de EEUU sobre Afganistán divulgó hoy en la página warlogs.wikileaks.org los informes de campo, o SIGACT, redactados por los soldados estadounidenses entre enero de 2004 y diciembre de 2009.

Entre otras cosas, los informes ponen de manifiesto que las fuerzas estadounidenses dejaron sin investigar centenares de denuncias de abusos y torturas, e incluso de posibles asesinatos, por parte de las fuerzas iraquíes.Además, dan a conocer las muertes de más de 15.000 civiles en incidentes desconocidos hasta ahora.

Esta web ha convocado a los medios a una rueda de prensa el sábado a las 11.00 (hora peninsular española) en un hotel de Londres, para dar a conocer estos documentos.

Las primeras revelaciones recibieron la condena inmediata del Gobierno de EEUU. El portavoz del Pentágono, Geoff Morrell, aseguró que en los documentos “no hay nada que pueda indicar la existencia de crímenes de guerra” pero sí aparecen “300 nombres de iraquíes en posible peligro” y consideró que “el país es más vulnerable ahora”.

Previamente, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, había condenado “en los términos más claros posibles” cualquier filtración de documentos que “pongan en peligro vidas estadounidenses o de sus aliados”.

Latigazos, quemaduras y palizas

En centenares de informes se aluden a latigazos, quemaduras y palizas, y en un caso en particular los soldados estadounidenses apuntan sus sospechas de que los soldados iraquíes cortaron los dedos y quemaron con ácido a uno de los presos.

Otros dos casos revelan la ejecución de dos prisioneros maniatados. En otro informe se lee cómo el cuerpo de un prisionero, muerto supuestamente por un “fallo renal”, presenta una incisión quirúrgica en el abdomen.

En algunos de los casos, los militares estadounidenses abrieron una investigación pero en la mayoría parecen haberse limitado a informar a sus superiores y dejar las pesquisas en manos de las fuerzas iraquíes.

La frase “ningún soldado de la coalición estuvo implicado en el incidente” es frecuente en los informes. En otros casos, se salda con el comentario “no es necesaria una investigación”.

El diario ‘The New York Times’, una del puñado de publicaciones internacionales que tuvo acceso previo a los documentos, recoge las declaraciones de un portavoz del Pentágono que indican que la política estadounidense “está, y siempre ha estado, en línea con las prácticas y el Derecho internacionales”, que obligan a informar de posibles abusos.

Si fueron perpetrados por iraquíes, corresponde a las fuerzas iraquíes investigarlo, según el portavoz.

Más de 100.000 iraquíes muertos

La filtración a través de Wikileaks revela también que desde la invasión estadounidense de Irak, en 2003, han fallecido más de 100.000 iraquíes, de los que unos 70.000 fueron civiles.

Hasta ahora, ni el Gobierno de EEUU ni las fuerzas aliadas han facilitado un número oficial de las víctimas iraquíes que ha ocasionado el conflicto, con el argumento de que no se llevaba una contabilidad al respecto.

Sin embargo, los documentos del Pentágono a los que ha tenido acceso la organización dan cuenta, por ejemplo, de la muerte de 109.032 personas entre el año 2004 y 2009, de los que más de la mitad, 66.081, eran civiles inocentes.

Esas cifras incluyen 15.000 muertos desconocidos hasta ahora, según la organización Iraqi Body Count.

El mes más mortífero fue diciembre de 2006, cuando fallecieron un total de 2.566 iraquíes.

La mayor parte de las muertes, cerca de 30.000, se produjeron a consecuencia de las minas colocadas por los insurgentes a lo largo del territorio del país. También registran “más casos de víctimas civiles de (la antigua empresa de seguridad) Blackwater“.

Civiles muertos por accidente

Pero los documentos también revelan situaciones lamentables en que las tropas estadounidenses, por error, accidente o precipitación, mataron a civiles inocentes.

Lee el resto de esta entrada

El Pentágono pide a los «medios serios» que no den credibilidad a WikiLeaks

El sitio web de Julien Assange prepara la publicación inmediata de 500.000 documentos sobre la guerra de Irak

Los equipos de rescate desescombran una vivienda destruida por una bomba en Tikrit.

 

El Pentágono insta a los grupos de prensa internacionales a no publicar el contenido de los cerca de 500.000 documentos clasificados sobre la guerra de Irak que WikiLeaks tiene previsto divulgar en los próximos días. Se trata de la tercera tanda de revelaciones divulgadas por este sitio web, tras dos primeras filtraciones masivas de documentos dedicadas, desde el pasado julio, a la guerra de Afganistán.

Un portavoz del Pentágono, el coronel David Lapan, dijo que el Ejército de Estados Unidos está urgiendo «rotundamente» a WikiLeaks a «devolver los documentos robados al Gobierno estadounidense, y le conmina a que no los publique». Además, Lapan apeló a los medios de comunicación para que se abstengan de difundirlos si acaban viendo la luz. «Los medios deben ser precavidos y no facilitar la filtración de documentos clasificados por parte de esta organización de dudosa reputación», señaló el portavoz del Pentágono. Lapan apuntó que la credibilidad de este sitio web, fundado por Julien Assange, depende de la fiabilidad que den a los documentos los «medios de comunicación serios».

Un equipo puesto en marcha por el Pentágono, integrado por 120 expertos, ha revisado todos los documentos que se cree que WikiLeaks tiene previsto publicar en las próximas horas. Este grupo de trabajo está preparado para actuar con rapidez ,una vez que los documentos sean colgados en internet, para evaluar el daño que podrían causar al tratarse de material clasificado.

El Departamento de Defensa espera que este equipo sirva para mitigar el daño que la filtración podría causar a sus fuentes de inteligencia y a los métodos con que desarrolla sus operaciones. La principal preocupación, precisó Lapan, es la «seguridad de los iraquíes mencionados en los documentos», colaboradores de las fuerzas de seguridad estadounidenses.

Los cerca de 70.000 folios publicados el pasado julio por WikiLeaks sobre la guerra de Afganistán revelaron que el Ejército estadounidense había silenciado la muerte de civiles, y la preocupación del Pentágono por la colaboración de las autoridades paquistaníes con los talibanes.

Fuente  :  ABC

Wikileaks pone en alerta al Pentágono con otra filtración

El Pentágono se prepara para una inminente filtración de la página de internet Wikileaks de unos 400.000 documentos secretos del Ejército estadounidense sobre la guerra en Irak.

El Departamento de Defensa ha constituido un grupo de trabajo de 120 personas para revisar las bases de datos sobre Irak en el Pentágono y determinar “cuál podría ser el impacto” de la publicación, según ha informado el portavoz militar, coronel David Lapan. “Hay cosas que podrían estar incluidas en los documentos y que podrían ser perjudiciales para las operaciones, para las fuentes y para los métodos”, agregó Lapan.

El Pentágono considera que los documentos son informes de campo sobre la guerra en Irak, conocidos como “Significant Activities” o SIGACTs, en jerga militar.

De hacerse realidad, la filtración sería mucho mayor que la que ya protagonizó Wikileaks en julio, cuando publicó 92.000 informes secretos de las Fuerzas Armadas de EEUU sobre Afganistán.

Aunque Wikileaks, cuya página de internet se encuentra desconectada desde finales de septiembre, no ha indicado cuándo podría publicar los nuevos documentos, los medios estadounidenses conjeturan con que podría ocurrir a partir del domingo.

La filtración, de suceder, tendría lugar en un momento delicado para Irak, donde los partidos políticos tratan de acordar la formación de un Gobierno de coalición y las fuerzas de combate estadounidenses completaron su retirada el pasado agosto.

Fuente  :  20 Minutos